SOCIEDAD › MACARRON DICE QUE, AUN SI FUERA SU HIJO, QUIERE SABER LA VERDAD

“Quiero que se descubra al autor”

El viudo hizo saber que no cree que su hijo sea el asesino. Facundo declararía la semana próxima. El fiscal espera los estudios del FBI.

Marcelo Macarrón, el viudo de Nora Dalmasso, manifestó su intención de seguir siendo querellante en la causa, aun en el caso de que su propio hijo, Facundo Macarrón, sea quien ocupe el banquillo de los acusados por el homicidio de su madre. “Yo no creo que sea mi hijo (el asesino), pero además, aunque fuera mi hijo, quiero que se descubra quién es el autor de la muerte de mi mujer y que responda ante la Justicia y la sociedad”, fueron las palabras que Marcelo Macarrón transmitió a través de su abogado Tirso Pereyra. Por su parte, Facundo Macarrón, imputado bajo “sospechas leves” de ser responsable del supuesto delito de “abuso sexual y homicidio” de su madre, se presentó ayer en los tribunales de Río Cuarto para notificarse de los cargos en su contra, pero recién será citado a indagatoria la semana entrante. Desde el otro lado, el fiscal Javier Di Santo dijo que aguarda el resultado de los estudios genéticos que está realizando el FBI, en los Estados Unidos, para determinar “la línea materna del patrón genético que nos definiría a una sola persona” como sospechosa del crimen.

Di Santo sostuvo su imputación “leve” sobre Facundo Macarrón basándose en la presencia, en 13 puntos de la escena del crimen, de células de piel cuyo perfil genético se corresponde con la rama masculina de la familia Macarrón. Las células fueron encontradas en el cinturón de la bata con la que estrangularon a Nora, en la vulva y en una de las sábanas de la cama donde fue encontrado el cadáver de la víctima. Ayer, el fiscal aclaró que todavía hay que esperar que llegue el informe del FBI y recalcó que, por ahora, “no se analiza pedir en lo inmediato” una muestra de sangre a Facundo Macarrón para cotejar el registro genético. El primer estudio, sobre el que se basó el pedido de Di Santo, se realizó sobre Félix Macarrón, abuelo de Facundo y padre de Marcelo.

Facundo Macarrón, de 20 años, llegó cerca de las 8,30 a los tribunales de Río Cuarto. Ingresó por una puerta lateral y de ese modo evitó todo contacto con la prensa. El abogado Diego Estévez, que representa a los padres de Nora Dalmasso, confirmó que el joven estuvo unos minutos en el despacho del fiscal, donde se notificó de la acusación. Estévez aseguró que a sus clientes “les interesa sobremanera identificar al asesino”, aunque aclaró que los abuelos maternos del chico creen que Facundo “no es el asesino”. En ese sentido, anticipó que “las pruebas que nosotros vamos a presentar van a estar orientadas a encontrar al verdadero asesino”.

Estévez comentó que Facundo “tuvo una charla con sus abuelos, a quienes les juró y perjuró que es inocente” y que “se siente tranquilo, aunque muy preocupado con todo lo que está sucediendo”. Por su parte, el defensor del muchacho, Benjamín Sonzini Astudillo, aseguró que su representado “está muy bien” y que tiene “una inmensa cuota de tranquilidad” luego del pedido del fiscal dado que “en los últimos 20 días lo detuvieron virtualmente siete veces”. El letrado pronosticó que el joven “va a permanecer en libertad”. Al mismo tiempo se declaró “conforme” con la acusación del fiscal, porque “si las pruebas fueran contundentes, a tenor de la calificación legal que tiene la causa, Facundo ya estaría detenido”.

También habló una tía de Facundo, quien aseguró que Nora Dalmasso tenía conocimiento de la supuesta relación homosexual que mantenía su hijo con un amigo y descartó que eso pueda constituir el supuesto móvil del crimen. “Norita fue muy abierta toda la vida y por eso lo aceptaba y lo apoyaba a su hijo”, explicó la mujer.

Sonzini Astudillo negó, además, que el amigo de Facundo lo haya complicado cambiando su declaración. “Hay más de 30 testimonios que lo ubican a Facundo en la ciudad de Córdoba. Estuvo hasta la medianoche en una fiesta en el Rotary Club y después se fue a comer con amigos a un restaurante de la calle Estrada y Buenos Aires, el cual ya no existe”, dijo el abogado, quien de ese modo insistió en que el chico estuvo lejos de la escena del crimen.

Astudillo aseguró que también cuentan “con el ticket del estacionamiento donde (Facundo) dejó el auto. Es un indicio más de que estuvo en Córdoba. La fiscalía ha investigado a fondo ese tema (...) los colectivos, las remiserías, la estación. Pero no hay ni una persona que lo haya visto en Río Cuarto” la noche del crimen, insistió.

También salió al ruedo Tirso Pereyra, abogado del viudo de Norita. “Marcelo Macarrón quiere saber quién mató a su mujer. Yo le pregunté qué quería hacer de ahora en más y le dije que había dos caminos: asumir que vamos a entrar en un rol donde del otro lado está su hijo o desistir de ser querellantes y esperar a ver qué sucede con la suerte de Facundo en este proceso”. Fue entonces que, según el abogado, el viudo respondió: “Yo no creo que sea mi hijo (el asesino), pero además, aunque fuera mi hijo, quiero que se descubra quién es el autor de la muerte de mi mujer y que responda ante la Justicia y la sociedad”.

De todos modos, el fiscal Di Santo fue ayer muy prudente al referirse a la imputación contra Facundo Macarrón. “La medida era necesaria porque no podíamos permitir que los presuntos implicados accedieran a información formal” del expediente. El representante del ministerio público respaldó el resultado del estudio de ADN realizado en el Ceprocor y reiteró que es un dato clave, al igual que “muchas de las testimoniales”. Dijo que hubo “un avance importante, pero no podemos hablar de avances definitivos”, hasta que no llegue el resultado de los estudios que se están haciendo en los Estados Unidos.

Compartir: 

Twitter
 

Los abogados Tirso Pereyra y Benjamín Sonzini Astudillo, en la puerta de Tribunales.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.