16:06 › ESTADOS UNIDOS

Más desalojo y detenciones a "indignados"

Con un dispositivo de 1400 efectivos, la policía detuvo a más de 200 miembros del movimiento "Ocupa Los Ángeles", que acampaban desde hace dos meses en el centro de esa ciudad. El jefe del operativo, Charlie Beck, afirmó que la expulsión de los manifestantes fue pacífica, que no hubo heridos ni se hallaron drogas ni armas durante los allanamientos al lugar. En Filadelfia, otras 50 personas fueron apresadas mientras se resistían al desalojo.

Durante la operación, más de una docena de "indignados" se sentó en un círculo cerrado en el centro del campamento con los brazos entrelazados para evitar el desalojo que, pese a los arrestos, finalmente se produjo. Este campamento se había convertido en el más grande que quedaba en Estados Unidos después de que la policía desmantelara la Plaza Zuccotti, en Nueva York, el pasado 15 de noviembre.

El alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, alegó motivos de seguridad y salud pública al anunciar la semana pasada el desalojo del parque, mientras que en Filadelfia los agentes dijeron que los manifestantes debían marcharse para permitir unas obras de renovación de un valor de 50 millones de dólares. Equipos de cuatro o cinco agentes avanzaron entre la multitud, deteniéndolos uno por uno, y maniatándolos con esposas de plástico.

EN Filadelfia allanaron los campamentos de "Ocupemos Wall Street" (nombre de los indignados estadounidenses), durante la noche para detener y ahuyentar a los activistas más radicalizados, ya que movimientos de ocupación similares concluyeron en el resto del país. Las detenciones se produjeron cuando los manifestantes se negaron a abandonar una calle situada a varias cuadras del ayuntamiento, dijo el jefe de policía Charles Ramsey. Esposados, fueron cargados en autobuses por los agentes. Otros seis fueron detenidos horas antes en una calle que la policía intentó desalojar.

Ramsey dijo que el desalojo del campamento durante la madrugada ayudó a minimizar las interrupciones de la actividad empresarial y del tránsito. "Reconocemos que tenemos que abandonar este lugar, aunque por otra parte esto fue nuestra casa por dos meses y nadie quiere que lo desalojen de su casa", indicó Bri Barton, de 22 años, cuando la policía comenzó el desalojo. "Tengamos o no este espacio, nuestro trabajo en la ciudad no concluyó ni mucho menos", agregó el joven manifestante.

Compartir: 

Twitter
 

Durante la operación, más de una docena de "indignados" se sentó en un círculo cerrado en el centro del campamento con los brazos entrelazados para evitar el desalojo que, pese a los arrestos, finalmente se produjo.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.