19:54 › POR ANDRéS VALENZUELA

La cultura se queda sin luz, agua, gas

El gigantesco salto de las facturas pone en jaque a centros culturales, clubes, cooperativas, centros de jubilados, teatros, medios comunitarios, clubes de música en vivo, peñas y milongas. “A veces es mejor cerrar la sala que abrir al público”, dicen sus responsables.

Los legisladores porteños del Frente para la Victoria presentaron ayer junto a representantes de la cultura y distintas organizaciones de la sociedad civil un paquete de proyectos para atenuar el impacto de los tarifazos de luz, agua y gas. Se trata de media docena de leyes que busca proteger áreas de la cultura y de la vida comunitaria de la ciudad de Buenos Aires y abarca a centros culturales, clubes de barrio, cooperativas y empresas recuperadas, centros de jubilados, medios comunitarios, la actividad teatral, los clubes de música en vivo, peñas y milongas. “Estas propuestas abarcan a distintos colectivos, sectores que están entre los más vulnerables, o deberíamos decir entre los más vulnerados, porque el tarifazo no espera y ya se hace sentir”, destacó Carlos Tomada, al frente del bloque de legisladores y los comuneros del FPV, durante la presentación de los proyectos en la legislatura porteña y en compañía de representantes de las distintas asociaciones interesadas. “Serán tratados en la comisión de presupuesto y vamos a comprometer nuestros esfuerzos en la celeridad de su tratamiento y, por supuesto, en que salgan”, prometió.

La situación es dramática. Antes del acto se podía escuchar a algunos de los responsables de los espacios, que se acercaron a apoyar la iniciativa, preocupados por la situación. Frases como “a veces es mejor cerrar la sala que abrir al público” se escucharon varias veces. Los testimonios posteriores daban cuenta de la difícil situación que atraviesan muchos de estos espacios. Liliana Weimer, de Artei, que nuclea a parte del teatro independiente porteño, habló en representación del colectivo de organizaciones Cultura Unida, que integran junto a Escena, Clumvi, MECA, Abogados Culturales y Peñas y Milongas, entre otros. “Si alguna vez planteamos el problema que significaba el tarifazo de luz, ahora se sumó el agua”. Es que es un servicio que se factura por superficie cubierta y, desde luego, los teatros suponen espacios muy amplios. “El agua vino a aniquilarnos”, lamentó. Además, pidió que se atienda a la implementación, para “evitar trabas burocráticas” y destacó que “es una iniciativa maravillosa para paliar el problema hasta que surja lo que queremos, que es una tarifa especial para la cultura de todo el país”.

Su contraparte de la Cámara de Empresarios del Teatro se hizo eco de la situación de las salas independientes y entendió que su sector tiene “más herramientas” para defenderse, pero señaló que los montos de consumo se multiplicaron. “Si un teatro de Avenida Corrientes consumía unos 15 o 20.000 pesos mensuales de luz, ahora pasó a 90 mil”, comentó. “Además, el teatro se hace inevitablemente de noche, cuando el valor del kilowatt es un 15 por ciento más caro”, ahondó.

El tarifazo eléctrico también compromete a los medios comunitarios. Melcíades Peña, de Urbana TV, llamó la atención sobre el riesgo que supone “para la vida cotidiana de todos los habitantes de la ciudad” que queden en peligro las vías de comunicación alternativas. “Se pone en riesgo el derecho a la comunicación, amén del derecho a trabajar.” Algunos de los presentes pidieron incluso mejoras sobre lo presentado por los legisladores. Algunos proyectos contemplan la posibilidad de recibir subsidios al consumo sólo por alguno de los servicios (agua, luz o gas) y esperan mayor cobertura, mientras otros ruegan por mejores porcentajes o atender a la insuficiente distinción entre casas particulares y el resto de los espacios, que caen inevitablemente en la categoría “comerciales”, aunque se trate de organizaciones sociales y sin fines de lucro. Coco Meneces, del Foro de Adultos Mayores, destacó que por ese motivo la cuenta de luz del espacio donde trabaja pasó de un mes para el otro de los 800 a los 5000 pesos. “Tenemos que organizarnos para este tiempo difícil, que no elegimos pero que sufrimos”, convocó. Los proyectos también abarcan a las empresas recuperadas y las cooperativas. Desde la Gráfica Patricios contaron que en electricidad pasaron de pagar 37 mil pesos por mes a superar los 130 mil y que con el aumento del agua deben sumar otros 92 mil. “Además del impacto de la devaluación, donde pasamos de pagar insumos a 9,70 para pasar a pagar 14,50, y si pedís papel a 60 días, te hacen un dólar a futuro a 17 o 18 pesos”, desarrolló y pidió que el gobierno porteño elabore un informe sobre el sector y que cuente en qué condiciones se halla la Secretaría de Desa- rrollo Económico que velaba por el universo cooperativo.

“Todas estas inquietudes ameritan la validez de esta reunión”, rescató Tomada. El legislador y ex ministro analizó que el tarifazo es parte “del mecanismo que han elegido para combatir la inflación, que es la recesión”. También advirtió “que no nos pase lo mismo que en los 90, porque combatir la inflación con recesión sólo genera más sangre, más marginalidad, más hambre”. Y concluyó: “Queremos que en los centros culturales se siga haciendo arte, que en los centros de jubilados puedan acompañar a los hombres y mujeres de la tercera edad, que los medios comunitarios sean otras voces ahora que las quieren acallar a todas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.