DEPORTES › LA SELECCION ARGENTINA EMPATO CON PARAGUAY EN UN PARTIDO QUE DEJO TODA CLASE DE SENSACIONES

Un vaso medio lleno y otro medio vacío

A su modo, todos se quedaron satisfechos con el empate. Argentina porque igualó con 10 jugadores (expulsado Tevez) un partido que venía muy mal; Paraguay, porque sigue en la cima. Heinze, en contra, y Agüero hicieron los goles. Abbondanzieri, lesionado.

 Por Juan José Panno

Hay muchas razones para cuestionar, casi tantas como para elogiar.

Hay razones para sentir desazón y también para ilusionarse respecto de lo que se viene.

Hay números que se pueden mostrar con el pecho inflado y otros que obligan a cerrar un poco el pico.

Hubo momentos luminosos y otros tan grises que se volvieron negros.

Al empate en un gol entre Argentina y Paraguay, en definitiva, le caben todos los peros.

Argentina jugó mal, pero llegó mejor y pudo ganar el partido, aun jugando con uno menos.

Paraguay hizo negocio con el empate, pero jugó casi una hora con uno más y no lo supo aprovechar.

Argentina produjo un flojísimo primer tiempo, pero mejoró notablemente en el segundo con los cambios.

Tevez había arrancado fenómeno, pero se hizo echar por calentón. Se descuenta que tiene mucho para darle al equipo, pero ya es la segunda vez consecutiva que se hace echar.

Paraguay se puso en ventaja y Haedo salió festejando como si la hubiese empujado él, pero la responsabilidad del gol es exclusiva de Heinze, que calculó mal el salto (primero) y tocó la pelota que iba a ser del arquero (después).

Es una pena que se lastimara Abbondanzieri, pero su salida permitió que Carrizo mostrara que el arco no le quedaba grande.

Carrizo atajó fenómeno, pero arriesgó demasiado, peligrosamente en un par de gambetas.

Messi jugó por debajo de sus posibilidades y de sus antecedente, pero fue vital en el arranque electrizante que siguió con la pared con Riquelme y el pase a Agüero en el gol del empate.

Riquelme no jugó lo que puede, pero hay que anotarle un tiro libre en el travesaño y su participación en el gol y un par de llegadas más.

Mascherano metió como sabe pero en una se le fue la mano y se ganó la amarilla que lo borrará del partido contra Perú.

La defensa fue un desastre en el primer tiempo, pero Basile corrigió a tiempo y la entrada del Cata Díaz por la derecha ordenó todo y ayudó a la mejoría de Demichelis y Coloccini.

Paraguay no juega nada mal, pero lo que hizo no alcanza para decir que juega bien. Marca a fuego, sabe presionar, las pelea todas, es duro, difícil, pero no genera mucho juego asociado y limita casi todas sus posibilidades ofensivas a un pelotazo afortunado.

Paraguay no tuvo variantes de ataque, como se dijo, pero se debe contemplar que le faltaron los dos delanteros titulares: Santa Cruz y Cabañas.

Hace 31 partidos que la Selección argentina no pierde de local en las eliminatorias sudamericanas, pero hace 4 partidos que no gana en estas eliminatorias (empates contra Ecuador, Brasil y Paraguay; derrota contra Colombia).

Paraguay mantiene la punta de la tabla, pero desperdició una oportunidad histórica de ganarle a Argentina al achicarse en el segundo tiempo. Recién en los últimos diez minutos recordó que estaba en la cancha con uno más ante un rival que estaba haciendo un gran desgaste para compensar la desventaja.

Se habían vendido todas las entradas, pero el Monumental no estaba lleno.

Los paraguayos eran menos, pero gritaron más.

El último “pero” –como la mayoría de los anteriores– es reversible:

Argentina no jugó bien, pero se va a clasificar.

Argentina se va a clasificar, pero no jugó bien.

Compartir: 

Twitter
 

Agüero ya tocó de zurda para vencer a Villar y marcar el empate, tras un buen pase de Messi. El Kun jugó bien.
Imagen: Gonzalo Martínez
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.