DEPORTES › RECURSOS PARA VER A ARGENTINA

Un falso Maradona

El entusiasmo que produce la presencia de Lionel Messi y la Selección Argentina en Brasil genera historias increíbles entre los hinchas que llegaron a Río de Janeiro para ver el partido presentación del próximo domingo en el estadio Maracaná. Tal es el caso de Daniel “Pelusa” González, que arribó hace 19 días desde Las Toninas después de dos días de agotador viaje en micro, para disfrazarse de Diego Armando Maradona en la puerta del estadio Maracaná y de esa forma ahorrar para comprar la entrada del partido del debut de Argentina, ante Bosnia.

González, que luce la remera de la Selección modelo Le Coq Sportif con el número diez en la espalda, el short negro cortito del ’86 y una peluca que emula la melena enrulada que solía usar Maradona en los años ochenta, coloca una tarima en la puerta del Maracaná y espera que los extranjeros, en lo posible los europeos, se acerquen para sacarse una foto y de esa forma lograr alguna propina.

“Este es mi trabajo, llego al estadio a las 10 de la mañana y me voy a las cinco de la tarde, cuando cae el sol. Lo hago con mucho placer, porque amo a Maradona, de paso conozco gente y, si llego con los números, me compro una entrada para el partido ante Bosnia”, explica González, y comenta sobre las ganancias diarias que consigue en las puertas del mítico estadio: “Al principio me llevaba 50 reales (250 pesos), pero esta semana comenzó fuerte el clima del Mundial y ando por los 200 o 300”. De profesión artesano, González se aloja en un hostel de la zona de Lapa, un barrio similar a San Telmo, donde abundan la bohemia y el arte.

Otro personaje que se la rebusca para vivir el clima del Mundial con la ilusión de conseguir un pase para el primer partido de la Selección es Daniel Brusa, oriundo del barrio de Saavedra e hincha de Boca y Platense. Brusa no tiene el mismo “make up” de González. El sólo tiene una réplica de la Copa del Mundo y la ofrece en la puerta del mismo estadio Maracaná para que los extranjeros decoren una fotografía en la puerta del estadio con el trofeo en las manos.

“No hago más que ofrecer la Copa y me dan buenas propinas. Llegué a recolectar 500 reales un día y pienso quedarme hasta el final del torneo”, comentó. Historias como éstas sobran en la previa al Mundial de Brasil y cada uno hace lo que se le ocurre con tal de vivir de cerca la cita máxima del fútbol mundial.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.