DEPORTES › LA SELECCION ARGENTINA SE ENFRENTA DESDE LAS 16 A ALEMANIA EN LA FINAL DEL MUNDIAL DE BRASIL

A sólo noventa minutos de la gloria eterna

El conjunto de Alejandro Sabella afronta la definición del certamen con la chance histórica de quebrar una racha de 28 años sin títulos del mundo, nada menos que en el mítico Maracaná. En las apuestas, los germanos aparecen como favoritos.

Desde Río de Janeiro

La gloria vuelve a golpearle la puerta a Argentina. Los 28 años transcurridos desde el último título del mundo pueden ser quebrados hoy en Brasil, curiosamente, el lugar de los máximos campeones. El destino quiso que el adversario vuelva a ser el mismo de 1986: Alemania. Del Distrito Federal mexicano a Río de Janeiro ocurrieron todo tipo de visicitudes con el seleccionado, pero en ninguna situación estuvo ante una oportunidad semejante, ni siquiera en el partido decisivo de 1990, que lo afrontó con un equipo desmembrado en todos los sentidos. Esta Selección versión 2014 arriba a la final con el escenario ideal para alcanzar la tercera Copa de su historia, y así poder llegar a la cima futbolística del planeta.

El plantel viene con el respaldo anímico que le dan los resultados, luego de cinco victorias y un empate, que sirve para suplir algunos momentos no tan satisfactorios en el juego. El equipo que se fue consolidando por algunas ausencias obligadas hizo que Argentina recuperara solidez en un aspecto donde ofrecía incertidumbre: el defensivo. A pesar de que ello le quita un poco de lucimiento, los jugadores han sabido responder con este esquema de todas maneras.

El agregado de contar con Lionel Messi no es menor. El que está considerado como el mejor del mundo, capaz de darle al equipo la inventiva necesaria en los instantes menos esperados, como ya ha sucedido aquí, entregará el máximo esta tarde por ese trofeo tan preciado que le falta en sus vitrinas. El rosarino, que fue ganador cuatro años consecutivos del Balón de Oro; seis veces campeón de la Liga española; seis de la Supercopa y dos de la Copa del Rey; tres veces campeón de la Champions League; dos de la Supercopa Europea y dos veces del Mundial de Clubes, todo eso con el Barcelona; campeón mundial Sub-20 y campeón olímpico con Argentina, sabe que le falta lo más grande para la consagración real.

El duelo ante los alemanes no es uno más. El partido de hoy será el séptimo entre ambas selecciones en los mundiales, con tres triunfos para los europeos, uno para el conjunto nacional, y dos igualdades. A pesar de que Alemania viene de convertir siete goles, íntimamente saben que otra situación así no volverá a ocurrir hoy, y que Argentina no presenta las fragilidades que tuvo el local en Belo Horizonte.

El equipo de Sabella especula con que el desarrollo del encuentro sea más abierto que con los holandeses, debido a que Alemania no es de esperar las reacciones del rival, sino que su idiosincrasia es el ataque.

Los factores externos ubican a los alemanes como favoritos. Las casas de apuestas pagan menos si se la juegan por ellos, hay diarios alemanes que dicen que directamente les entreguen la cuarta estrella antes de jugar, y los brasileños heridos que estarán en el estadio harán fuerza por Alemania. Inslusive, entre los candidatos al mejor jugador hay más alemanes que argentinos. Sin embargo, en la cancha todo está abierto, y el coraje que vienen exhibiendo los futbolistas de Argentina equipara todo.

Alemania está acostumbrado a los procesos largos, y por eso viene mostrando un mecanismo colectivo para destacar. El técnico Joachim Löw lleva casi diez años en la selección, dos como ayudante de Jürgen Klinsmann, y como máximo responsable desde el 12 de julio de 2006. Desde 1936 hasta la llegada de Löw contó con sólo ocho entrenadores. Desde que asumió, Löw sumó un subcampeonato europeo en 2008, un tercer puesto en Sudáfrica 2010 y otro tercer lugar en la Eurocopa 2012. Por ello, este Mundial es una gran obsesión para él.

La campaña de los alemanes en Brasil es similar a la de Argentina, con cinco triunfos y un empate. La diferencia con el seleccionado argentino es que mostraron mayor contundencia. Mientras el conjunto de Sabella siempre ganó por la mínima diferencia, los alemanes alcanzaron dos goleadas (4-0 a Portugal y 7-1 a Brasil) que certifica su capacidad en ese aspecto.

Los europeos fueron campeones en tres oportunidades: 1954, 1974 y 1990. Y terminaron segundos en cuatro ocasiones: 1966, 1982, 1986 y 2002. Para Argentina será la quinta final del mundo después de las de 1930, 1978, 1986 y 1990. En el último duelo amistoso entre ambos, en agosto de 2012, en Frankfurt, Argentina se hizo fuerte y venció 3-1.

El inglés Gary Lineker fue un excelente goleador, y después de quedar eliminado en el ’90 ante los alemanes, en la semifinal, hizo popular una frase que recorrió el mundo: “El fútbol es un simple deporte; 22 hombres corren a un balón durante 90 minutos y en el final, los alemanes siempre ganan”. El último festejo alemán fue precisamente en aquel torneo, lo que refuta un poco la frase de Lineker. Argentina buscará que esa postergación de su éxito también se prolongue, al menos, por cuatro años más.

Compartir: 

Twitter
 

Brasil2014
Lionel Messi, la gran esperanza de triunfo de la Selección Argentina. En el Maracaná buscará el título que le falta, el más importante de su carrera.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.