DEPORTES › PASSARELLA Y LA VOLPE, LOS TECNICOS DE BOCA Y RIVER, CAMPEONES MUNDIALES EN 1978

Años que no se ven Daniel y el Bigotón

Compartieron aquella Selección campeona y copiaron varios recursos del técnico Menotti, aunque le agregaron una impronta personal. Para el DT de River, el del domingo será su 54º superclásico; en cambio, para el de Boca, será el primero.

Un año atrás, el ambiente futbolístico esperaba con atención el clásico entre Boca y River porque iba a producirse, en el marco de ese enfrentamiento, el primer topetazo deportivo entre dos entrenadores a los que unía una relación amistosa, ampliamente difundida, amiga de la noche y las sobremesas, como era la que mantenían Alfio Basile y Reinaldo Merlo. El partido pasó con más pena (especialmente desde lo futbolístico) que gloria, sin goles y sin situaciones de peligro. Un año después, circunstancias bien distintas barrieron a los dos amigos de sus puestos: a Merlo se lo llevó puesto el desplante de Gallardo en la primera semana del año y lo reemplazó Daniel Passarella. A Basile se lo acaba de llevar, no hace tanto, la Selección Argentina, después de que su superclásico contra Passarella terminara 1-1, el 26 de marzo pasado. A Basile lo sucedió Ricardo La Volpe, de manera tal que el partido del domingo en el Monumental enfrentará a dos ex campeones mundiales de 1978. Para Daniel Passarella (52 años) será su 205º partido como entrenador en el fútbol oficial de la AFA; para Ricardo La Volpe (54 años), en cambio, será apenas el cuarto...

Tanto Passarella como La Volpe eran históricos en la Selección que dirigía César Luis Menotti. El defensor, que terminó siendo capitán del seleccionado durante el Mundial, jugaba como titular en el equipo argentino aun cuando era suplente en River; el arquero, que en 1976 pasó de Banfield a San Lorenzo, fue titular en la Selección en algunos partidos ese año, aunque llegó como tercer arquero al Mundial y no disputó ningún encuentro. “Una rotura de menisco me dejó medio nocaut y deprimido –contó Gatti–. Pero aun con una pierna yo era mejor que La Volpe y (Héctor) Baley, mis rivales.”

La renuncia de Gatti le abrió paso a Ubaldo Fillol, que terminó siendo el arquero titular, mientras Baley iba al banco y La Volpe cumplía una curiosa función en los entrenamientos, como recordó el propio Passarella hace poco: “Eramos 22 en el plantel, no 23 como ahora, y entonces, cuando se armaban los picados, faltaba un jugador de campo y sobraba un arquero: entonces La Volpe iba a jugar arriba en el equipo de los suplentes. Jugaba bien, pero cuando ligaba algunas patadas se iba a jugar a otro sector del campo...”

Aquella del ’78 fue la única vez en la que ambos DT coincidieron en un equipo, porque La Volpe emigró al año siguiente a México, donde vivió durante 27 años y cerró su ciclo como entrenador de la selección azteca en el Mundial de Alemania 2006.

Los dos entrenadores copiaron cierta vocación ofensiva, pero la aderezaron con sus propias historias: Passarella se “calcificó” en Italia, donde su ídolo como técnico no fue Arrigo Sacchi sino Giovanni Trapattoni, un amante del catenaccio. La Volpe insiste públicamente con su credo ofensivo, pero pretende dejar menos variables libradas al talento de los futbolistas con los que cuenta.

Otra de las coincidencias es que ambos entrenadores dirigieron selecciones nacionales, aunque Pa-ssarella llegó una ronda más lejos en los campeonatos del mundo. El Kaiser Passarella condujo a Argentina a los cuartos de final en el Mundial de Francia 1998, cuando la Selección cayó 2-1 ante Holanda. La Volpe trepó hasta los octavos de final en suelo alemán, pero cayó 2-1 ante Argentina en tiempo suplementario.

Tanto uno como otro son reconocidos por tener una fuerte personalidad, apego a la disciplina y por conformar equipos con marcado protagonismo ofensivo. No obstante, La Volpe parece ser un conductor más apegado a la táctica y estrategia e impulsó un brusco cambio desde que asumió el cargo en Boca, hace tres semanas.

En algo se diferencian: mientras que para La Volpe éste será su primer Boca-River, Passarella afronta la edición 54 de su particular campaña, primero como jugador de la banda roja y luego como entrenador del equipo de Núñez, un cargo que alcanzó por primera vez en 1990, 16 años atrás. La estadística no es benévola con él: 11 triunfos, 19 empates y 23 derrotas.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Passarella espera ganarle a Boca.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.