ECONOMíA › EL SEGUNDO SEMESTRE CONTEMPLA VENCIMIENTOS DE INTERESES POR 3600 MILLONES DE DóLARES

El Gobierno gambetea a los mercados

El secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, aseguró ayer que el cumplimiento de las obligaciones financieras previstas para este año está garantizado, “sin depender del mercado internacional ni del doméstico”.

 Por Cristian Carrillo

El secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, aseguró ayer que el cumplimiento de las obligaciones financieras previstas para este año está garantizado, “sin depender del mercado internacional ni del doméstico”. “Acá no hay plan B ni C, simplemente cumplir con el programa financiero para lo que resta del año, lo que es una tarea sencilla pensando en la robustez que presenta la economía gracias a su solvencia fiscal”, remarcó durante la clausura de un seminario organizado por la Comisión Nacional de Valores. Así de categórico se mostró el funcionario en su primera aparición pública, desde que asumió, hace poco más de dos meses. De esta manera, el país buscará evitar el alto costo de financiarse a través del mercado, haciéndolo mediante instrumentos propios, ya sea con parte de las reservas del Tesoro nacional o con depósitos públicos.

La volatilidad en el contexto internacional y su impacto en la escena local –exacerbada por el conflicto con el campo– hace muy costoso tomar fondos con nuevas emisiones. Es por ello que Economía estudia la manera de cubrir los vencimientos de este año, los cuales rondan los 15.000 millones de dólares, sin ir a la Bolsa. Lorenzino aseguró ayer contar con los “instrumentos necesarios” para cumplir el programa de financiamiento de 2008. En esa tarea, la ayuda del Banco Central comprando bonos locales fue decisiva a la hora de contener el incremento del riesgo país que, no obstante, se encuentra en sus máximos desde el canje de deuda.

El segundo semestre contempla vencimientos de intereses por un total de 3600 millones de dólares, según el programa difundido por el Palacio de Hacienda. De ese monto, unos 1400 millones de dólares corresponden al tercer trimestre y el resto al cuarto y último, sobre una suma total de 6100 millones de dólares en intereses para todo el año. “Ya tenemos identificadas las fuentes de financiamiento para lo que resta del año, por lo tanto eso está lejos de ser un problema”, insistió Lorenzino, quien dijo estar ahora enfocado “en el mediano plazo”. Según fuentes de la Secretaría de Finanzas, el perfil de vencimientos de capital e intereses para el año próximo será de 12.947 millones de dólares.

La caída en el precio de los activos argentinos, producto de la intervención del Indec, provocó una disparada en el riesgo país que hace demasiado costosa cualquier nueva emisión. El riesgo país argentino, que mide el diferencial de tasas entre los bonos locales y sus pares en los Estados Unidos, avanzó hasta los 642 puntos básicos, niveles que no tocaba desde la reestructuración de la deuda en cesación de pagos. Con el objetivo de reducir ese spread (diferencia entre puntas), el Central volcó algo más de mil millones de dólares de sus reservas comprando títulos locales. “La actitud del Banco Central es muy interesante de cara a la próxima emisión, además de dar una buena señal al mercado, porque compra deuda”, dijo a PáginaI12 Juan Ignacio Di Santo, analista del mercado de capitales locales de Puente Hermanos. De todos modos, el “riesgo país es muy alto y si tiene pensado una renovación de deuda, el accionar del Central es un buen test”, agregó. Hoy el Descuento, el papel más líquido del mercado, da un rendimiento de 10 por ciento más el CER anual. “Lo que más está comprando el Central son los títulos Descuento y cupón del PIB, y lo está haciendo contra dólares de las reservas”, explicó a PáginaI12 Mariana de Mendiburu, analista de Compañía Inversora Bursátil.

Un estudio de la consultora Economía & Regiones sostiene que “al Tesoro Nacional le basta con obtener un superávit primario en el orden del 4 por ciento del PIB para hacer frente a sus obligaciones, lo que resultaría posible si la dinámica de crecimiento de recursos y gasto se mantiene”. Si los ingresos crecen en una banda de entre 37 y 45 por ciento y los gastos en un rango de 35 y 40, el Tesoro podrá obtener un superávit de 3,7, según estima la entidad que conduce Rogelio Frigerio. En lo que va de 2008 el gasto redujo su expansión, aunque también cedieron los recursos del Estado. El último informe del estudio Bein & Asociados coincide con lo anterior y agrega que “sería necesario forzar demasiado los supuestos para tener como resultado un escenario de insolvencia fiscal”.

El documento de Bein destaca el ahorro en las cuentas que se produce con la manipulación del índice de precios. En 2007, el ahorro de intereses y amortizaciones por diez puntos de diferencia entre el CER y la inflación ascendió a 300 millones de dólares, mientras que en términos de stock de deuda superó los 5000 millones. Para todo 2008, la consultora prevé entonces un ahorro “de 550 millones de dólares para los flujos y de 7300 para el stock”. De esa manera, el esquema de financiamiento se encuentra encaminado para este año y con buenas perspectivas para el próximo. Antes del 31 de diciembre, las AFJP deben repatriar unos 4500 millones de dólares desde Brasil por una disposición del Gobierno del año pasado. El Central podrá aportar algo en conceptos de adelantos y los bancos privados otro tanto (esto implicaría secar más la liquidez del sistema financiero). En caso contrario, siempre está el gobierno de Hugo Chávez dispuesto a comprar títulos argentinos, aunque la última colocación le haya costado al país una tasa de interés de 13 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

“Acá no hay plan B ni C, sólo cumplir con el programa financiero el resto del año”, sostuvo Lorenzino.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice
  • EL SEGUNDO SEMESTRE CONTEMPLA VENCIMIENTOS DE INTERESES POR 3600 MILLONES DE DóLARES
    El Gobierno gambetea a los mercados
    Por Cristian Carrillo

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.