EL MUNDO › NO BIEN ATERRIZó EL EMBAJADOR DE EE.UU. VOLVIó A TRENZARSE CON EVO

Volvió a Bolivia Mister Opositor

Después de la violenta manifestación frente a la embajada estadounidense en La Paz, Philip Goldberg fue llamado a consulta. Ayer volvió con amenazas veladas y Morales lo recibió con un pedido para que no haga más oposición.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

Luego de dos semanas en Washington, regresó a Bolivia el embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg. “He vuelto a pedido de la secretaria de Estado (Condoleezza Rice) para hablar con el gobierno sobre los problemas y asuntos que se tienen en este momento”, dijo ayer en el aeropuerto de El Alto. El diplomático afirmó que entre sus países hay “muchos asuntos que necesitamos conversar y prefiero no declarar exactamente sobre el futuro de ciertos programas”, dijo cuando lo consultaron sobre Usaid, recientemente expulsada de Cochabamba, y la Corporación del Desafío del Milenio, que suspendió la evaluación para que el país más pobre de Sudamérica accediera a los más de 650 millones de dólares de la Cuenta del Milenio.

El gobierno de Evo Morales sospecha del embajador. “Sabemos que la oposición está dividida por el referéndum revocatorio y, bueno, espero que Goldberg no vuelva para unificar a la oposición de cara al revocatorio y ser el articulador político de una oposición que no sabe qué hacer”, consideró el ministro de Gobierno, Alfredo Rada. Y aseguró que, cuando el embajador no estaba, sus funcionarios se reunieron con políticos opositores a Evo.

“Me llama la atención que en vísperas del retorno de Goldberg se produzcan reuniones entre el prefecto de Beni, Ernesto Suárez, quien llegó ayer a La Paz y está alojado en un hotel en Calacoto –informó Rada–, donde realizó reuniones con funcionarios de la embajada de los Estados Unidos, que posteriormente se dirigieron a reunirse con Samuel Doria Medina”, empresario cementero y creador del partido Unidad Nacional (UN). Para el gobierno, en estos encuentros los opositores piensan la manera de evitar el referéndum revocatorio, que el 10 de agosto definirá la partida, o no, de ocho prefectos más el presidente y el vicepresidente. El martes, la Corte Nacional Electoral (CNE) rechazó el recurso de inconstitucionalidad presentado por el diputado de UN Arturo Murillo Prijic para suspender el revocatorio. Y habilitó a 4.090.711 bolivianos para la votación de agosto.

La CNE indicó que Savina Cuéllar, prefecta electa de Chuquisaca, no se someterá al referéndum, por lo que este departamento sólo decidirá sobre la permanencia de Evo y Alvaro García Linera. La Corte también dio los resultados finales de estas elecciones, que aliviaron a los militantes del MAS. Cuéllar obtuvo el 51,58 por ciento de los votos, mientras el masista Walter Valda consiguió el 44,17 por ciento. La candidata de Alianza Comité Interinstitucional (ACI) –vinculado a las agresiones a quechuas en la ciudad de Sucre el 24 de mayo– sólo ganó en una provincia, Oropeza, donde está la capital boliviana. Valda ganó en las otras 9 provincias de Chuquisaca, de poblaciones campesinas.

Los prefectos de la Media Luna (Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija) anhelan verse con Evo, pero el aymara ya avisó que “cualquier prefecto es bienvenido para gestionar la realización de escuelas y caminos. Para temas políticos hay que esperar hasta el 10 de agosto”. Y se justificó: “Siempre hemos pedido reunión y ellos siempre han suspendido”, dijo. Los opositores se juntarán el viernes en Cochabamba como Consejo Nacional Democrático (Conalde) para planear la fuga del revocatorio, entre otros temas. En el Congreso, varios legisladores afines a la Media Luna –los que aprobaron la ley para el próximo referéndum– quieren modificar esta ley para dar una mano a los prefectos.

En este clima, Bolivia y Estados Unidos buscarán “mejorar las relaciones”, según Goldberg. Para el ministro de Defensa, Walter San Miguel, las relaciones mejorarían si EE.UU. descongelara la Cuenta del Milenio. Pero subrayó que “Bolivia no es el país del 2000 y 2001, ya que existe otra realidad económica y si nos preocupa es algo relativo”. La relación entre estos países se resquebrajó cuando se supo que EE.UU. dio asilo político al ex ministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, acusado de genocidio por la masacre de octubre del 2003. Tras el escrache de miles de alteños a esa embajada, el 9 de junio, Washington llamó a Goldberg “para consultas”. Durante su ausencia, campesinos del Chapare expulsaron a la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid), acusada de operar contra Evo. El gobierno anunció que presentará un informe sobre las actividades de Usaid y entonces decidirá si se queda o se va. San Miguel dijo: “Así como Estados Unidos se molesta de algunos temas, pues Bolivia también”.

Compartir: 

Twitter
 

Philip Goldberg, según Evo Morales, unifica a la oposición.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.