ECONOMíA › TREPO A 3,10 PESOS Y EL BANCO CENTRAL SALIO A VENDER PARA FRENAR LA ESCALADA

El dólar sigue de racha y subió un centavo

La incertidumbre financiera global le metió presión a la divisa estadounidense, que recuperó tres centavos en una semana.

El dólar se mostró ayer más demandado desde el inicio de las operaciones y sólo las ventas del Banco Central lograron amortiguar su cotización. Al igual que en todas las plazas internacionales, en la local el movimiento del billete verde acompañó la incertidumbre financiera global. Ese escenario explicó un dólar a 3,10 pesos en las agencias del microcentro, un centavo más que el día anterior y tres respecto de la semana pasada. Para contener la escalada inicial, la estrategia oficial debió combinar ventas de dólares a futuro con intervenciones “de contado”. Además extendió el límite de exposición de esos contratos de 400 a 600 millones de dólares, lo que permitió ampliar el margen de maniobra de los bancos privados. El neto de la intervención restó unos 62 millones de las reservas internacionales, que finalizaron en 47.005 millones de dólares.

Cuando faltaba una hora para cerrar la rueda, el Central salió decidido a cumplir una tarea que, en principio, parecería imposible: desarticular la demanda local de dólares, mientras en todo el mundo la divisa se transforma en refugio. Lo destacable es que logró su cometido. Tras haber alcanzado la cotización de 3,10 pesos en el segmento mayorista, el organismo monetario se impuso inundando de dólares la plaza y redujo el valor hasta los 3,08 pesos. De esta manera, la divisa finalizó con un alza de medio centavo respecto de la víspera. El comentario de los operadores coincidió en que el Banco Central es y seguirá siendo en el país el que le ponga el valor al dólar.

Desde el Central afirmaron a PáginaI12 que “no se llevó a cabo una venta grosera de dólares” y que el objetivo “fue evitar la volatilidad que se evidenció sobre el comienzo”. A la operatoria habitual de pactar contratos de dólar a fin de mes “a la par” (al mismo valor que el billete presente), con el objetivo de ponerle un techo a la cotización, se adicionó la venta directa de dólares, para retraer el precio mayorista. El neto de la intervención fue algo menor a lo que volcó sobre el final de la jornada, debido a que la mesa de cambios de la entidad realizó algunas compras por la mañana “para atender a los pagos del día”. El volumen de negocios alcanzó ayer a los 800 millones de dólares, unos 332 millones más que anteayer.

La entidad monetaria extendió también el límite de “máxima exposición de futuros contra el BCRA” para los bancos. El tope en el monto en contratos a término en cartera era de 400 millones de dólares o el ciento por ciento de la responsabilidad patrimonial de la entidad. “Como muchas estaban ya muy cerca de esos 400, se amplió el monto a 600 millones, y eso distendió también mucho el mercado”, explicó un directivo de la autoridad monetaria. La medida enfrió, tras ser anunciada, la demanda de dólar presente y extendió la cobertura a futuro.

No obstante, la demanda continuó de la mano de los bancos privados, casi exclusivamente internacionales. “Responde a órdenes de sus casas matrices a nivel mundial para mantener liquidez frente al contexto actual”, explicó a este diario Carlos Lizer, responsable de la mesa de cambios de Puente Hnos. El analista descartó cualquier vinculación entre la suba del dólar y el escenario local. Hay malestar y noticias que todavía no son bien digeridas por el mercado, pero “no es por eso que sube el dólar”, explicó.

El chiquitaje diario estuvo algo más entonado. “Recién hoy se vio algo de demanda, pero es mínima con lo que fue la seguidilla de mayo”, reconoció Lizer. Por su parte, el titular del banco homónimo, Alfredo Piano, sostuvo que la “demanda de dólares se da por estos días contra venta de euros y no contra pesos”. “A diferencia de otras épocas, ahora estamos exportando los euros. La gente prevé que seguirá la presión a la baja en la moneda europea y en el plano local sabe que el precio del dólar lo maneja el Central”, explicó Piano. De hecho, el atesoramiento no está induciendo una caída en los depósitos. Según el último informe monetario del BCRA, las colocaciones a plazo fijo del sector privado registraron un aumento en agosto de 2620 millones de pesos respecto de igual mes del año anterior, lo que equivale a una mejora de 4,3 por ciento.

En el plano mundial, la incertidumbre financiera generó una estampida de capitales hacia los Estados Unidos, en busca de seguridad. Así, el dólar marcó nuevos records, de 1,3877 por euro. Las preocupaciones sobre la salud de la economía mundial y la aversión generalizada al riesgo, si bien perjudican en primer término al euro, favorecieron ampliamente al yen, una divisa “segura” pero de rentabilidad limitada, que también marcaba máximos en 106 unidades por dólar. En la región, la escalada del dólar replicó el mismo escenario. En Brasil, el dólar se valorizó 1,62 por ciento a 1,814 reales. El peso chileno cayó 0,18 por ciento a 530,50 por dólar, mientras que la moneda mexicana retrocedió cuatro centavos, a 10,74, y la uruguaya evidenció un retroceso de medio centavo a 20,37.

Compartir: 

Twitter
 

La intervención del Central restó unos 62 millones de las reservas, que cerraron en 47.005 millones
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.