ECONOMíA › GENERAL MOTORS, ATENTA A LA SUERTE DE LA CASA MATRIZ PERO CONFIADA EN ESQUIVAR LA CRISIS

La filial que quiere ser independiente

En veinte días, Estados Unidos define si GM subsiste o entra en liquidación. GM Argentina, en tanto, se siente al margen de la crisis. Tras la reducción de personal a fin de 2008, ahora sólo piensa en el lanzamiento de su nuevo modelo.

 Por Raúl Dellatorre

Aunque con oídos y mente puestos en la suerte que corra la casa matriz en Estados Unidos, desde la localidad de Alvear, cercana a Rosario, voceros de General Motors Argentina aseguran que el futuro de la planta local está asegurado. El proceso de violento ajuste que está poniendo en marcha la nueva conducción de GM en Estados Unidos llevará al cierre de 13 plantas, y la reducción del “portfolio” de marcas de la docena actual a tan sólo cuatro, como requisitos indispensables para ingresar en un proceso de “bancarrota asistida” (en términos locales, concurso de acreedores) que dejará la mayoría accionaria en poder del Estado. Todo ello, sin embargo, no debería afectar la continuidad operativa de la planta local, según sus voceros en el país. La filial argentina de GM ya hizo su propio proceso de ajuste, con la eliminación de 250 puestos de trabajo a fines del año pasado –por un proceso de suspensiones acordado por un año, sin compromiso de devolver el empleo– y el cese de la producción del modelo Chevrolet Grand Vitara –bajo licencia de Suzuki–. Y mantiene en firme la promesa de lanzamiento de un modelo mundial en el segundo semestre (proyecto Viva), que garantizaría la fuente de trabajo para todo el plantel remanente, de 2200 operarios.

El proyecto de reestructuración de la emblemática General Motors está jugado a que lo acepten, en Estados Unidos, sindicato, tenedores de títulos de deuda (bonistas) y gobierno federal, que brindaría los fondos necesarios para hacer sustentable el proceso. De los tres, el flanco más riesgoso y donde menos avances se perciben es en el de los acreedores, que deberían aceptar un canje de sus bonos por acciones de la nueva GM, luego de una generosa quita. “Si no aceptan, terminarán no cobrando nada”, es el único argumento de peso de quienes intentan convencerlos. El proceso debería culminar el próximo 1º de junio, para poder acceder a los beneficios del “Chapter Eleven” de la ley de quiebras estadounidense. De lo contrario, el destino de la megaempresa sería la liquidación.

Desde la filial local siguen el proceso confiados. Más que en las virtudes del nuevo titular de GM en Estados Unidos, Fritz Henderson, por las condiciones locales de la filial. De las 12 marcas que GM trabaja mundialmente, la única que fabrica la planta cercana a Rosario es Chevrolet (modelos Corsa Classic y II), una de las cuatro sobrevivientes (las otras son GMC, Buick y Cadillac). Ello, suponen, debería traducirse como una señal de tranquilidad hacia los clientes de la marca en el país. Por otra parte, la confirmación de la inversión necesaria para completar el proceso de puesta en producción de un nuevo “compacto” mediano (“competirá con el Palio y el Fox”, anticipan) para la segunda mitad del año es otro guiño en favor de la filial local.

General Motors Argentina carga sobre sus espaldas con un doble peso: la situación de la marca a nivel internacional y el antecedente de haber sido una de las terminales que desertó del país cuando fue la crisis de fines de los ’70. Volvió casi veinte años después, pero la amenaza de crisis internacional reavivó el recuerdo de la planta de avenida San Martín y General Paz abandonada. Aquí aseguran que esta vez es distinto: mientras las pérdidas de mercado a nivel mundial se miden en términos del 40 o 50 por ciento, aquí sólo padecen una caída del 15 por ciento. Y más por el bajón de la demanda chilena que por el mercado interno.

La filial local de GM sigue mirando hacia adelante con las “luces largas”, pero sabe que tiene por delante el 1º de junio, el día en que se juega la suerte de la matriz en Detroit. Si el resultado no es bueno, no le será un obstáculo sencillo de evitar.

Compartir: 

Twitter
 

Chevrolet Corsa, made in Argentina. Sobrevivió a la eliminación de marcas en casa matriz.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.