ECONOMíA › TENDENCIA ALCISTA DE LAS MATERIAS PRIMAS AGRíCOLAS. LA SOJA MARCó UN RECORD EN EL MERCADO LOCAL

Nueva etapa de oro para el país sojero

El comportamiento del mercado mundial sigue señalando un rumbo alcista para la oleaginosa, pero también para el maíz. La noticia coincide con la confirmación de la recuperación del mercado chino para el aceite de soja.

Los principales cultivos del país evidencian una escalada de precios que, según parece, se mantendrá al menos en el corto plazo. La soja volvió a negociarse en el mercado local en niveles record de precio con importantes volúmenes operados. El precio de la oleaginosa trepó ayer a 1140 pesos en el mercado granario rosarino, impulsada por el buen desempeño que experimentó en Chicago. Lo mismo sucedió con otros granos. La mala performance que obtuvo el sector en los Estados Unidos (una cosecha menor a la esperada, frente a un aumento de la demanda) y la vuelta de China como comprador de los productos agropecuarios argentinos benefició esas exportaciones. A eso se suma una alentadora estimación para la cosecha local. De esa manera, las corporaciones rurales vuelven a encontrarse con una situación de alta rentabilidad, muy cercana a la que exhibían previo al lockout contra la aplicación de las retenciones móviles.

El contexto internacional está nuevamente del lado de los commodities, y en particular de los alimentarios. La mala proyección para el cultivo de maíz que presentó este fin de semana el Departamento de Agricultura estadounidense provocó una fuerte ola de compras que potenció los precios al alza intradiaria más pronunciada desde 1973. En otros países agrícolas las cosechas también fueron malas. Pero el principal factor sigue siendo la solidez de la demanda. Esto beneficia al resto de los países productores, principalmente a los exportadores. En el caso argentino, además, la cosecha para este año será record.

La siembra de girasol alcanzará en esta campaña a 1,62 millón de hectáreas, lo que significará un aumento de 24,6 por ciento en comparación con la de 2009-2010. Las buenas condiciones de humedad facilitaron el comienzo de las siembras en el centro, oeste y sudoeste de la provincia de Buenos Aires. También favoreció la seca de Europa del Este, que malogró más de dos millones de toneladas. El precio de exportación de aceite de girasol se ubica actualmente en 1105 dólares la tonelada, casi un 50 por ciento más que el año pasado, informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Por su parte, la Asociación Argentina de Girasol explicó que “la devaluación del dólar en todo el mundo hizo volar los precios”.

Los cultivos estrellas del sector continúan siendo maíz y soja. Sobre esos granos también influyó la revisión a la baja de las estimaciones de rendimientos en los Estados Unidos. El mercado estadounidense redujo en 4 por ciento el pronóstico de cosecha de maíz. En soja no hubo modificaciones en las estimaciones. Sin embargo, jugó positivamente para la Argentina el hecho de que se reanudaran las exportaciones de aceite de soja a China, luego del viaje que realizó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en julio último al gigante asiático, con el objetivo principal de destrabar esos embarques.

En el Chicago Board of Trade la tonelada de maíz para entrega en diciembre se pactó en 277,90 dólares, mientras el contrato por soja para el mes próximo cerró en 433 dólares. En la plaza rosarina, tras una jornada sin operaciones debido al feriado, los ajustes fueron incluso más significativos. En la rueda sobresalió entonces la suba de la soja, con un alza de 40 pesos por tonelada respecto del viernes último, para tocar los 1140 con descarga inmediata. El maíz concretó operaciones a 610 pesos los mil kilos, de acuerdo con las pantallas de la Bolsa rosarina.

Más allá de estos precios de mercado, los valores FOB que reciben los exportadores también se acercan a sus máximos históricos, que datan de la primera parte de 2008. Esos precios son los que se toman en cuenta al aplicar la alícuota de los derechos de exportación. En marzo de 2008 las expectativas eran que la soja rompería la barrera de los 600 dólares la tonelada, mientras se encontraba en 526 dólares. Allí el Gobierno dispuso un esquema de retenciones móviles, conocido por la Resolución 125, que buscó atemperar los efectos de la suba de precios, evitando la sojización de la economía. El esquema planteaba una fórmula que aumentaba los porcentajes de las retenciones a medida que se incrementaba el precio del grano, tomando los valores FOB. Ese cálculo llevaba la alícuota a 46 por ciento si superaba el valor de 600 dólares.

Las corporaciones opusieron una fuerte resistencia a la medida e iniciaron un lockout que se extendió por varios meses y, con la ayuda del vicepresidente Julio Cobos, la implementación de la medida fracasó en el Congreso. La soja presente cerró ayer con un valor FOB de 455 dólares. Los analistas advierten sobre el riesgo de que la actual suba de precios de estos commodities desate una nueva burbuja especulativa a nivel mundial.

Compartir: 

Twitter
 

Precios record y cosecha abundante, la mejor combinación posible para la producción argentina de soja.
Imagen: Alejandro Elías
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.