ECONOMIA › EL GOBIERNO IMPONE UNA REDUCCION EN EL INGRESO DE VEHICULOS EN 2011

Un freno a la importación de autos

La ministra de Industria, Débora Giorgi, reclamó a la cámara de importadores de autos que disminuyan en un 20 por ciento el déficit comercial que genera su actividad. Deberán ingresar menos unidades o ayudar a exportar autopartes locales.

 Por Javier Lewkowicz

El Gobierno les pidió a las compañías importadoras de vehículos terminados que presenten antes de los primeros días de enero un plan para reducir el déficit comercial que genera su actividad. El objetivo es que el año que viene bajen en un 20 por ciento el actual rojo de 1000 millones de dólares derivado de su comercio con países que no pertenecen al Mercosur. Como ninguna de estas compañías posee plantas de ensamblaje en la Argentina, pueden hacer lugar al planteo oficial de tres maneras: disminuir su actividad importadora, asociarse con autopartistas locales para que sus plantas en Brasil compren piezas nacionales o incentivar las ventas de autopartes locales al mercado de reposición brasileño. Desde el sector autopartista manifestaron a Página/12 que “coordinar la venta de partes nacionales en sólo un año es imposible, van a terminar importando menos”. De todas formas, esa reducción sería una manera de controlar la presión de los países desarrollados por colocar sus excedentes exportables en mercados emergentes como la Argentina.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, y el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, se reunieron ayer con el presidente de la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (Cidoa), Arturo Scalise, y el secretario de la entidad, Norberto Cavicchioli. La Cidoa tiene entre sus empresas asociadas a Alfacar, BMW, Hyundai, Indumotora, Kia, Volvo y Subaru. El objetivo del Gobierno es reducir el déficit comercial del sector para evitar el deterioro del sector externo, que históricamente representó la mayor restricción al crecimiento que sufrió la economía local. Se espera que el déficit global del sector automotor (incluyendo autopartes, vehículos y maquinaria agrícola, entre otros sectores) llegue a unos siete mil millones de dólares para fin de año, lo que representa más de la mitad de todo el superávit del comercio exterior de la Argentina.

Las empresas importadoras de vehículos terminados compran en países que no pertenecen al Mercosur por unos 1000 millones de dólares anuales. “Hay que reducir ese monto en un 20 por ciento”, plantearon las autoridades de la cartera industrial. Para ello, hay tres opciones, según el tipo de vinculación que las compañías tengan con Brasil.

Para el caso de empresas como Mitsubishi, Volvo y –próximamente– Hyundai, que tienen filiales de ensamblaje en el país vecino, una opción es que se asocien en Argentina con una autopartista para insertarla en la línea de producción brasileña, de forma de aumentar las exportaciones y aliviar el déficit. En el caso de Mitsubishi, la empresa viene analizando la posibilidad de enviar chasis fabricados de forma local a su planta de Brasil. “A las empresas con terminales en Brasil se les pidió que aprovechen esa oportunidad, ya que para exportar al país vecino no tienen costos de flete ni arancelarios”, dijeron a este diario fuentes de la cartera industrial que presenciaron la reunión.

Para las empresas que no tienen planta en Brasil, las autoridades de Industria les plantearon la posibilidad de asociarse con autopartistas locales para proveer repuestos en el mercado vecino. De no poder incentivar las ventas a Brasil, las importadoras se deberán autorrestringir. Esa posibilidad, sin embargo, parece la más factible en el corto plazo. “En menos de un año es imposible que se asocien con empresas locales y vendan a Brasil. Quizás algún accesorio, pero no van a llegar a todo lo que se les pide. Van a terminar importando menos”, consideró un empresario autopartista.

De todas formas, esa caída en las importaciones de vehículos terminados limitaría la presión que ejercen los automóviles producidos en los países desarrollados que compiten con la producción local. La iniciativa podría proteger la cuota de mercado que tienen las terminales locales que, si bien con muchas deficiencias en la integración de partes nacionales, generan directa o indirectamente buena parte del empleo industrial de la economía local.

Compartir: 

Twitter
 

Entre las empresas que recibieron el reclamo figuran BMW, Hyundai, Kia, Volvo y Subaru.
Imagen: Daniel Jayo
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared