ECONOMíA › LOS BANCOS CENTRALES DE LAS POTENCIAS GARANTIZARáN LA LIQUIDEZ

Un respaldo contra la corrida

Los bancos de varios países europeos están sufriendo una acelerada salida de depósitos y la desconfianza hace que sean cada vez más reticentes a prestarse dinero entre sí. La inyección coordinada de liquidez busca ahuyentar temores.

En el tercer aniversario de la quiebra de Lehman Brothers, los bancos centrales de las principales potencias anunciaron ayer una acción concertada para inyectar liquidez y dejar en claro que no dejarán caer a ningún banco en medio de la crisis. Las entidades financieras de varios países europeos están sufriendo una acelerada salida de depósitos y la desconfianza creciente hace que sean cada vez más reticentes incluso a prestarse dinero entre sí. Para ponerle un freno a esa situación, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal estadounidense, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional Suizo le prestarán a la banca comercial los dólares que necesiten a una tasa de interés fija. Lo harán a través de tres subastas en octubre, noviembre y diciembre. Los inversores celebraron la medida y las bolsas cerraron con fuertes subas.

El problema de fondo sigue siendo la crisis griega y la amenaza de que un default derive en un corrida especulativa contra países más grandes con fuerte endeudamiento como España, Italia, Portugal e Irlanda. A mediados de julio, los gobiernos de la Eurozona acordaron un segundo paquete para evitar el default griego, pero la mayoría –salvo Francia y Bélgica– aún no lo ratificaron, ni se han cerrado los detalles de la participación privada. “Hemos entrado en una nueva fase peligrosa de la crisis. Sin una determinación colectiva, la confianza que el mundo tanto necesita no retornará”, alertó ayer la titular del FMI, Christine Lagarde.

Atenas necesita en las próximas semanas una inyección de 8000 millones de euros del sexto tramo del primer plan de ayuda, pero el de-sembolso todavía no está confirmado por las dudas sobre su capacidad de aplicar las reformas y recortes acordados. Para tratar de despejar las dudas, Grecia anunció nuevas medidas de ajuste en los últimos días, pero la desconfianza no se disipa y el descontento social crece. El lunes los mercados abrieron con fuertes bajas debido a los rumores sobre un inminente default griego y su salida de la Eurozona. Por eso el miércoles, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se mostraron “convencidos” de que el futuro de Grecia está junto al euro para ahuyentar temores.

En ese contexto de fuerte incertidumbre, la sangría no se detiene, los bancos griegos perdieron el 20 por ciento de sus depósitos el último año y la banca irlandesa casi 40 por ciento en un año y medio. A las entidades francesas y alemanas no les va mucho mejor porque son importantes acreedores de Grecia y cuando el rumor sobre una cesación de pagos aumenta también son observados con desconfianza. De hecho, el banco francés BNP Paribas se vio obligado el martes a desmentir que tenga problemas para refinanciarse en dólares, después de que el diario Wall Street Journal dejara trascender esa información. Por todos estos motivos, es que se anunció la inyección de liquidez. Los bancos comunicaron que celebrarán tres subastas adicionales con vencimiento a tres meses hasta finales de año, que tendrán lugar el 12 de octubre, el 9 de noviembre y el 7 de diciembre.

El aporte de los bancos centrales será en dólares y la explicación es sencilla. Las entidades financieras europeas tienen que afrontar vencimientos de su deuda en dólares en las próximas semanas. Lo lógico es que cuando se presenta esa situación se financien en el mercado, pero el temor creciente sobre el futuro de la Eurozona lleva a que las entidades sean más reticentes a los préstamos interbancarios. Entonces la tasa sube y el temor se acrecienta aún más.

Ahora esa dificultad se despeja, al menos hasta fin de año. Por eso las bolsas subieron. El índice selectivo Ibex 35, el principal del mercado madrileño, repuntó un 3,6 por ciento. En Alemania, el Dax subió 3,15 y la tendencia al alza también se pudo constatar en las bolsas de Londres (2,16) París (3,3) y Milán (3,4 por ciento). Del otro lado del Atlántico los mercados del continente americano también se plegaron al festejo de la futura inyección de liquidez en dólares. El Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, trepó 1,6 por ciento y el Nasdaq Composite subió 1,3 por ciento. En América latina la Bolsa de México subió 1,5, en Brasil el Bovespa ascendió 0,2 por ciento y en Buenos Aires el MerVal trepó 0,8 por ciento. En la plaza local el dólar permaneció sin cambios a 4,24 dólar. La banca oficial vendió unos 100 millones de dólares y las reservas del Central bajaron a 49.451 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

Ben Bernanke, titular de la Reserva Federal, participó de la acción coordinada.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.