ECONOMIA › AUMENTAN EXIGENCIAS DE CAPITAL MINIMO A LOS BANCOS PARA PREVENIR LA SALIDA DE FONDOS. NUEVOS REQUISITOS PARA GIRAR DIVIDENDOS

Si hay viento de crisis, ate el capital para que no se vuele

El sector financiero exhibe ganancias record. La insolvencia de la banca europea podría hacer que requieran a las filiales la remisión de fondos. El Banco Central tomó prevenciones con nuevas exigencias de capitalización al sistema.

 Por Cristian Carrillo

Las entidades financieras que quieran distribuir utilidades a partir del mes próximo deberán cumplir con mayores requisitos de liquidez. El directorio del Banco Central aprobó ayer un aumento de la exigencia de capital mínimo, del 15 por ciento, que deberán conservar en sus filiales, con el objetivo de fortalecer la posición de los bancos, reducir los riesgos de la crisis internacional y afianzar el de-sarrollo del crédito en el país, justificó el organismo. Además, se incrementó al 75 por ciento de ese monto el colchón adicional que las entidades tendrán que demostrar a la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias (Sefyc) previo al pedido de remisión de dividendos. La medida apunta principalmente a reducir la salida de capitales por parte de un sector que viene exhibiendo en los últimos años ganancias record. Para el conjunto del sistema representará unos 7000 millones de pesos adicionales, que quedarán bajo la forma de capital en el país.

La crisis financiera global golpeó duramente a los bancos, en especial a los europeos, que muestran claros síntomas de iliquidez e insolvencia. Desde el Gobierno se anticiparon a una jugada clara que los grandes bancos podrían implementar para capitalizarse: utilizar las ganancias que obtienen sus filiales en la región, las cuales muestran una solidez y liquidez sin precedentes. “Es una posibilidad que nadie descarta, teniendo en cuenta la tendencia global”, reconocieron desde un banco público. En los primeros once meses de 2011 el sector financiero argentino acumula una ganancia neta record de 12.729 millones de pesos.

Este sector en los últimos años distribuyó ganancias y en el caso de las entidades de capital extranjero fueron remitidas a sus casas matrices. En 2009 se postergó esa distribución y en abril del año pasado, la aprobación de una salida de 500 millones de dólares en concepto de dividendos sin informar al directorio del Banco Central derivó en la remoción del entonces titular de la Sefyc, Carlos Domingo Sánchez. Tal como se apuntó a otros sectores, la salida de dólares del sistema es una preocupación dentro del Ejecutivo nacional, en un año en que la crisis global puede ser un problema para la región. También se encuentra la cruzada que lleva adelante la presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont, para aumentar el nivel de préstamos. En esos objetivos se enmarcan las nuevas medidas que regirán desde el 1º de febrero.

Junto con los encajes que los bancos deben inmovilizar en concepto de resguardo sobre los depósitos de sus clientes, también tienen que integrar un porcentaje de capital mínimo como medida “preventiva”. Este capital mínimo apunta cubrir al banco de dos posibles anomalías, encuadradas en riesgo de crédito y de mercado. Este monto es actualmente del 9,5 por ciento sobre los activos ponderados por estos dos tipos de riesgo. Desde el mes próximo se suma el riesgo operacional, elevando en 1,2 punto ese capital mínimo, al 10,7 por ciento. La incorporación de este ítem responde a los acuerdos de Basilea II –marco internacional acordado en el ámbito de los bancos centrales del mundo– y está destinado a absorber las pérdidas que se pudieran originar en fallas de los procesos, del personal o de los sistemas, o bien a causa de acontecimientos externos. La aplicación de esta nueva exigencia será gradual, para dar tiempo a la capitalización de las entidades. De tal modo, en febrero del presente año se deberá integrar el 50 por ciento de la nueva exigencia, en agosto el 75 por ciento y el total en diciembre de 2012.

La segunda disposición se refiere al “Colchón adicional de conservación de capital”. Este punto se creó el año pasado, con el objetivo de obstaculizar la remisión de utilidades. En esa oportunidad, el Central dispuso que los bancos que buscasen distribuir dividendos debían integrar un 30 por ciento adicional de “capital mínimo”. Este adicional fue aumentado a 75 por ciento. Esto equivale a decir que los bancos deberán demostrar un colchón de 18,7 por ciento del volumen promedio de “los ingresos brutos positivos de los últimos tres años” para que sean autorizados por la Sefyc a una distribución de dividendos.

“El colchón sobre la remisión de utilidades no es sólo una medida de la Argentina. También la aplican la Fed y el Banco de Inglaterra”, aclararon a este diario desde el Central. Por su parte, respecto al requisito mínimo de liquidez, mientras que en el país es de 9,5 por ciento de los activos ponderados por riesgo –riesgo de crédito, 8 por ciento; riesgo de tasa, 1,25; y riesgo de mercado, 0,25–, otros mercados fijaron mínimos más altos. En los países del G-20 va del 11,6 a 18,2 por ciento. También en la Argentina las entidades funcionan con un exceso importante de capital que les permite absorber “gran parte de las modificaciones normativas necesarias para implementar, paulatinamente, Basilea II y III”, según el Banco Central. Las entidades argentinas mantienen actualmente reservas de capital de un 17,7 por ciento, que las sostiene en sintonía con los requisitos internacionales, pero no les alcanzaría para distribuir utilidades.

Compartir: 

Twitter
 

Las nuevas normas del Central le exigirán al sistema asentar unos 7000 millones de pesos adicionales de capital.
Imagen: Rafael Yohai
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared