ECONOMíA › LA INDUSTRIA CAYO 4,5 POR CIENTO EN MAYO Y 0,5 POR CIENTO EN EL AÑO

En la bajada por el peso de los autos

El retroceso en la actividad se explica fundamentalmente por el flojo desempeño en términos relativos que están experimentando la industria automotriz (-21,2 por ciento) y la producción de acero (-7,5 por ciento).

La industria cayó 4,5 por ciento en mayo y en lo que va del año la baja es del 0,5 por ciento, en ambos casos con respecto a iguales períodos de 2011, según informó ayer el Indec. El retroceso en la actividad se explica fundamentalmente por el flojo desempeño en términos relativos que está experimentando el sector automotor y las industrias metálicas básicas. La producción de autos disminuyó 21,2 por ciento y en lo que va del año la caída es del 10 por ciento, mientras que el acero y el aluminio retrocedieron en el mes 7,5 y 7,6 por ciento, respectivamente. De los diez bloques restantes que informa el Indec en el anticipo del Estimador Mensual Industrial, otros tres también cerraron mayo en rojo: metalmecánica (-9,9), caucho y plástico (-5,1) e industria del tabaco (-2,3). Los otros siete bloques tuvieron un desempeño positivo, aunque su incidencia es menor.

La industria automotriz creció 13,1 por ciento el año pasado, según el Indec. La cifra resultó muy positiva para los empresarios, sobre todo por el piso alto desde el cual se partió. Ese incremento permitió alcanzar las 828.771 unidades producidas, un record histórico para el sector. Aquel dato disimuló la desaceleración que ya se venía evidenciando en diciembre y que quedó al descubierto este año, cada vez con mayor magnitud. En enero el sector cayó 9,6 por ciento en términos interanuales. En febrero se recuperó al trepar un 21,2 por ciento y redondeó una mejora de 6,2 por ciento en el bimestre. En marzo volvió a caer (-5,1 por ciento), quedando en el trimestre apenas por encima de la línea de flotación (1,2 por ciento). En abril retrocedió fuerte (-23,1 por ciento) y este mes mantuvo la tendencia negativa con una caída de 21,2 por ciento.

La causa principal de este retroceso es el flojo desempeño de la economía brasileña, que no logra despegar. El año pasado, la principal economía de Sudamérica creció apenas 2,7 por ciento. Para este año, el gobierno de Dilma Rousseff había pronosticado una recuperación del 4,5 por ciento del PBI. Sin embargo, el Ministerio de Economía redujo esa previsión al 3 por ciento y la expectativa de los analistas privados es que incluso quede por debajo de ese pronóstico. El sector automotor concentra en el país vecino el 76 por ciento de sus exportaciones. Por lo tanto, cualquier tropiezo de Brasil retumba fuerte de este lado de la frontera. A raíz de ello, la ministra de Industria, Débora Giorgi, se reunió ayer con los principales directivos del sector y acordaron diversificar las exportaciones y corregir algunos cortocircuitos en la relación comercial con México y Brasil para revertir la caída e incluso terminar creciendo durante este año (ver aparte).

Más allá de los objetivos sectoriales, lo más probable es que al menos en junio la producción de autos continúe en baja. De hecho, la francesa Renault suspendió a dos mil operarios durante seis jornadas a principios de este mes y Fiat tomó una decisión similar a mediados de mes al suspender a 1600 de sus empleados en el país.

Las industrias metálicas básicas, otro sector clave de la economía, también se desaceleraron fuerte. La producción de acero cayó 7,5 por ciento, revirtiendo el débil crecimiento que venía registrando en el año. Mientras que la producción de aluminio volvió a caer (7,6 por ciento) y ya acumula un retroceso de 14,4 por ciento en el año. El dato resulta esperable en un contexto de menor actividad motivado por una combinación de factores entre los que sobresale la crisis económica internacional.

La industria textil, por su parte, creció 2 por ciento en mayo, pero en lo que va del año cae 3,1 por ciento, fundamentalmente por el derrumbe de la producción de fibras sintéticas y artificiales (-30 por ciento en mayo y -25,4 por ciento en cinco meses). En el caso de la industria alimentaria se observó una mejora de 7,8 por ciento que le permitió superar el amesetamiento en el que se encontraba. Todos los componentes de este bloque tuvieron un desempeño positivo, destacándose carnes rojas (9,5 por ciento), carnes blancas (17,9 por ciento) y azúcar y productos confitados (25,9 por ciento). En lo que respecta específicamente a la producción de yerba, cuya producción venía cayendo fuerte, en mayo subió 9,5 por ciento, una buena cifra, aunque el acumulado aún registra un rojo de 12,2 por ciento interanual.

Compartir: 

Twitter
 

El freno de la economía brasileña impactó en la industria automotriz y a principios de junio suspendieron personal en Renault.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.