EL PAIS › ALEGATO POR LOS CRIMENES COMETIDOS EN BAHIA BLANCA

Pedido de castigo a los represores

 Por Diego Martínez

“La Patria no hace al soldado para que la deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza de abusar de estas ventajas ofendiendo a los ciudadanos con cuyos sacrificios se sostiene.” La frase del general San Martín la recordó ayer la abogada Mónica Fernández Avello, en representación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, como cierre del alegato en el que pidió penas de prisión perpetua para 14 de los 17 militares, policías y penitenciarios juzgados por delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca. “Por la memoria y la verdad. Por los compañeros y compañeras detenidos desaparecidos y asesinados, en especial por las víctimas del Quinto Cuerpo de Ejército y sus familiares, solicito que se haga justicia”, concluyó con la respiración entrecortada. Siguió un silencio de tres segundos y un aplauso del centenar de personas presentes en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Sur. El juicio al primer grupo de represores bahienses seguirá el martes con el alegato de los fiscales federales Abel Córdoba y Horacio Azzolín, a quienes acompañará en la última etapa del juicio el fiscal federal Félix Crous.

Los acusados transpiraban mientras Fernández Avello desmenuzaba sus responsabilidades. Del general Juan Manuel Bayón, quien sugirió la existencia de un Estado Mayor paralelo bajo el mando del fallecido Adel Vilas, explicó que era “hasta irritante pensar que en una organización piramidal como las fuerzas armadas un comandante pueda modificar a su antojo la relación funcional” establecida por reglamentos militares. Sobre el mayor Hugo Delmé, hombre de crucifijo en pecho, destacó el cinismo de prestarse a recibir y negar información a los familiares de las víctimas secuestradas a metros del comando. Del teniente coronel Osvaldo Páez, abocado al dibujo durante el juicio, destacó que fue reconocido por un sobreviviente como el hombre de voz calma y cejas gruesas que mientras lo picaneaban le decía “no sea boludo, no se haga golpear, m’hijo”. Del entonces subteniente Jorge Masson recordó que “iba a la mayoría de los operativos” y volvía excitado, según contaron ex colimbas. La abogada pidió perpetua para los cuatro y para los oficiales Jorge Mansueto Swendsen, Walter Tejada y Hugo Fantoni, para los ex miembros del Destacamento de Inteligencia 181, Norberto Condal, Carlos Taffarel y Jorge Horacio Granada, para Mario Méndez, y los ex policías Vicente Forchetti, Héctor Goncálvez y Horacio Avelleira. Para los penitenciarios Andrés Miraglia y Héctor Seleya y para el policía Carlos Contreras pidió 20 años de prisión.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.