ECONOMíA › MULTA AL BBVA FRANCES POR OPERACIONES CAMBIARIAS

Un golpe al contado con liqui

 Por Tomás Lukin

El banco BBVA Francés y cuatro de sus gerentes fueron condenados a pagar multas por realizar sistemáticamente operaciones ilegales de fuga y blanqueo de capitales por 53 millones de dólares. Las maniobras denominadas contado con liquidación, la compra con pesos en el mercado local de activos que cotizan en el exterior, para luego venderlos en esas plazas y recibir los dólares, o la inversa, para ingresar divisas al país, fueron realizadas entre julio y diciembre de 2005. Se trata de las transacciones que fueron probadas por la Superintendencia de Entidades Financieras del Banco Central, el organismo encargado de controlar el funcionamiento del sistema bancario. Si bien el BBVA Francés ya apeló la medida, la sentencia del Juzgado Nacional Penal Económico Nº 8 del juez Gustavo Meirovich es la primera que condena ese tipo de maniobras para la fuga de capitales.

En noviembre de 2007, cuando Martín Redrado todavía era el titular del Banco Central, la Superintendencia de Entidades Financieras abrió un sumario al BBVA Francés tras detectar numerosas operaciones irregulares de contado con liquidación en el segundo semestre de 2005, que llegaron a superar seis millones de dólares en un solo movimiento. Los dólares ya fueron fugados y blanqueados, pero por primera vez una entidad financiera fue condenada. El banco recibió una multa de 191 mil dólares y los cuatro gerentes involucrados –los responsables de Tesorería, Back Office, Administración de Mercados y el ex gerente de Banca Mayorista–, una sanción por 64 mil dólares. Hoy el contado con liqui continúa siendo un canal para la fuga de capitales, pero desde el desembarco de Mercedes Marcó del Pont en el Central se endurecieron las regulaciones para realizar ese tipo de transacciones abusivas.

Las operaciones de fuga de divisas montadas por el Francés para sus clientes contabilizaron 32.880.677 millones de dólares. Esa cifra sólo contempla las transacciones irregulares probadas por la Superintendencia de Entidades Financieras durante el segundo semestre de 2005. Según estableció el BCRA y condenó la Justicia, la entidad vendía títulos de su propia cartera a un cliente contra el débito de una cuenta bancaria local y simultáneamente la entidad recompraba esos activos financieros al mismo cliente, transfiriendo fondos desde su corresponsal en Estados Unidos, el Standard Chartered Bank, a una cuenta del cliente en una entidad del exterior. La operatoria no es ilegal si se utiliza como un vehículo para realizar inversiones financieras, pero cuando tienen un carácter meramente cambiario, para hacerse de dólares al transferir divisas al exterior, están penadas por la ley.

Pero en 2005 el BBVA Francés no sólo operaba ese canal para fugar capitales, sino que ofrecía mecanismos para ingresar dólares al país sin pagar impuestos. Esas operaciones ascendieron a 20.992.845 millones de dólares. Con sus gerentes a la cabeza, la entidad vendía títulos de su cartera a un cliente que pagaba la operación mediante una transferencia al Standard Chartered Bank realizada desde una cuenta propia en el exterior y simultáneamente el Francés compraba los mismos títulos al mismo cliente, liquidando la operación con crédito a una cuenta bancaria local. “Esta operación es la compra por parte de la entidad al cliente de una transferencia de divisas desde el exterior del país con liquidación en la cuenta corriente en pesos del cliente, lo que constituía una clara operación de cambio”, argumentó el BCRA.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.