ECONOMíA › EL EMPLEO PRIVADO EN BLANCO CRECIO MAS DE UN 10 POR CIENTO EN UN AÑO

Una temporada en que el negro pasó de moda

El crecimiento del empleo formal en el sector privado ya cumplió 36 meses consecutivos, pasando en un 10 por ciento los niveles previos a la crisis de fines del 2001. Fuerte incidencia del incremento del empleo en blanco en la construcción y la industria.

 Por Raúl Dellatorre

Los datos sobre crecimiento del empleo registrado en los principales centros urbanos sorprendieron a los propios funcionarios encargados de recabar la información. Con una variación mensual del 1,1 por ciento en septiembre, el indicador de demanda laboral del sector privado creció 10,1 por ciento en los últimos doce meses, completando 36 meses consecutivos de recuperación del empleo y, lo que es más significativo, con una aceleración del incremento de puestos de trabajo en el último año. Si bien en términos porcentuales la construcción es el sector en que se evidencia un mayor aumento de empleo en blanco, el sector que más aportó en cantidad de puestos creados es la industria manufacturera.
De acuerdo con la evaluación del Ministerio de Trabajo, nueve de cada diez puestos de trabajo creados en el último año en el sector privado son en blanco. “Es una proporción que no teníamos desde hace muchos años”, recordó un especialista del área, remontándose a principios de la década del 90. Según los técnicos que trabajan sobre la Encuesta de Indicadores Laborales, además del efecto persistente de blanqueo de personal en medianas y grandes empresas –son las que abarca el relevamiento–, mucho más incidencia tendría que el crecimiento de la actividad se centre en obra pública y en grandes obras privadas. De allí que ese rubro siga arrojando variaciones notables, como un incremento interanual a septiembre del 35,6 por ciento en los grandes centros urbanos, con la sola excepción de Rosario.
“Se observa una menor incidencia de obras de refacción en viviendas y más participación de obras grandes, muchas relacionadas con inversiones de empresas”, señaló un técnico de la cartera laboral. El incremento del empleo formal en la construcción es más fuerte en el Gran Córdoba (57,6 por ciento) y Gran Buenos Aires (41 por ciento) con respecto a los niveles de empleo de un año atrás, y menos impactante aunque igualmente significativo en el Gran Mendoza (24,3 por ciento).
La industria manufacturera también fue un factor importante en la creación de empleo en el último año. La cantidad de puestos de trabajo formales aumentó 9,3 por ciento de septiembre a septiembre, con picos del 11,7 en Córdoba y 10,5 por ciento en Gran Buenos Aires. Del total de empleos creados en los últimos doce meses, el 22 por ciento correspondió a la industria manufacturera y el 18 por ciento a la construcción. “El alto nivel de crecimiento del empleo industrial también tiene que ver con que en varios rubros ya se adelantó la producción de temporada, como la de alimentos referidos a las fiestas o la de indumentaria por el verano”, puntualizó la fuente.
Como, además, la encuesta se centra en empresas grandes y medianas, es más sensible a estas decisiones sectoriales de programar producción con meses de antelación. En buena medida, este factor estacional explicaría cierto desfasaje entre los resultados de la encuesta del Indec para el estimador mensual industrial, que señala para el cuarto trimestre perspectivas de estancamiento en la creación de empleo industrial, y lo expuesto como conclusión de la encuesta del Ministerio de Trabajo.
Esos mismos factores estacionales harían que, en los tres últimos meses del año, el crecimiento del empleo en los servicios pueda resultar más importante que el que se verifique en la industria. El renglón Comercio y Servicios reflejó, en los últimos doce meses, una expansión de sus dotaciones declaradas del 8,3 por ciento, con una evolución más moderada en Rosario que en el resto de centros urbanos relevados. En conjunto, este gran rubro explica el 60 por ciento del empleo creado en el último año, con un 15 por ciento proveniente de Comercio, restaurantes y hoteles; 19 por ciento de Servicios comunales, personales y sociales; 19 por ciento en Servicios financieros y a las empresas y 7 por ciento de Transporte, almacenaje y comunicaciones.
El empleo registrado en el sector privado creció ininterrumpidamente desde septiembre de 2002 hasta la fecha, con un incremento del 4,3 por ciento enel primer año, 6,7 por ciento en el segundo y 10,1 por ciento en el tercero. El informe de la cartera laboral no toma en cuenta la evolución de los salarios en el mismo período, pero ayer el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se refirió al tema en la Casa de Gobierno al dar a conocer los resultados de la Encuesta. “Con el crecimiento de la economía, la recuperación del empleo y la progresiva pérdida de la capacidad adquisitiva del salario (por inflación), es razonable y comprensible que aumente la conflictividad laboral”, admitió. Subrayó además que esta conflictividad “es perfectamente compatible con una economía en crecimiento y un estado de derecho”.
El informe del Ministerio de Trabajo también incluye otros datos descriptivos sobre la demanda laboral. Entre ellos, se destacan:
- Composición según sexo: en septiembre, tanto el empleo femenino como el masculino crecieron el 1,1 por ciento, manteniendo en consecuencia la proporción del 65 por ciento de empleo formal masculino y 35 por ciento femenino. La rama Servicios sociales, comunales y personales es la única que incorpora más mujeres (el 55 por ciento) que hombres.
- Razones del movimiento de personal: las altas de personal en septiembre se debieron, en el 53 por ciento de los casos, a la expansión de la demanda o a nuevos negocios u obras (es decir, directamente ligadas a la reactivación), y en un 27 por ciento de casos a la necesidad de cubrir vacantes (reemplazos de personal). Entre las bajas, el 40 por ciento fueron por decisión de los trabajadores (renuncias). Del 60 por ciento que dependió de decisiones del empleador, 31 por ciento derivó de disminuciones en la demanda, cierre de negocios o fin de obras, y 8 por ciento a desplazamiento de personal aduciendo razones disciplinarias o “inadecuación de competencias laborales” (el 21 por ciento restante está vinculado con otras razones relacionadas a la gestión del negocio).
- Puestos vacantes: el informe señala que durante septiembre el 9,5 por ciento de las empresas encuestadas tenía puestos disponibles que buscaba activamente cubrir. De ese conjunto, el 30 por ciento pertenecía a la industria manufacturera, el 25 por ciento a comercio, restaurantes y hoteles, y el 6 por ciento a construcción. De estos puestos vacantes, el 31 por ciento de las búsquedas estaban orientadas a varones, el 17 por ciento a mujeres y el 52 por ciento restante, indistintamente a personal de cualquiera de ambos sexos. En cuanto a la calificación, el 43 por ciento de los casos se buscaba cubrir con trabajadores de calificación operativa, el 21 por ciento con profesionales, 20 por ciento con técnicos y el 16 por ciento restante con trabajadores sin calificación.
“Esto revela que cuando hay una recuperación generalizada, la demanda laboral se esparce hacia todo tipo de calificación”, se entusiasmó un analista de la cartera laboral. “Hay demanda en todas las líneas, y esto tiene que ver con que no sólo crecen las grandes empresas, sino también otras que ofrecen servicios a éstas o se enganchan como proveedores”, puntualizó finalmente.

Compartir: 

Twitter
 

Con un crecimiento del empleo del 35,6 por ciento en un año, la construcción hace punta.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.