EL MUNDO › DESTRUYERON UN HOTEL DE LUJO EN PAKISTAN Y HUBO AL MENOS 60 MUERTOS Y 200 HERIDOS

Un ataque suicida cinco estrellas

Un camión repleto de explosivos destruyó el Marriott de Islamabad, lugar de un encuentro de periodistas y diplomáticos extranjeros, que ayer estaba repleto de turistas. La explosión generó un caos.

El resentimiento contra Occidente se convirtió ayer en sangre y desesperación en el corazón de la capital paquistaní. Un atacante suicida hizo estrellar en plena mañana un camión repleto de explosivos contra uno de los más reconocidos hoteles de cinco estrellas, famoso como punto de encuentro para turistas, periodistas y diplomáticos extranjeros. Más de 60 personas murieron y otras 200 fueron internadas. Sin embargo, anoche las autoridades paquistaníes advertían que el saldo de víctimas podría aumentar en las próximas horas, ya que no habían terminado los operativos de rescate. Ya entrada la madrugada (hora local), el grupo Tahreek-e-Taliban, cercano a Al Qaida, se adjudicó el ataque.

Hacía mucho que no se veía una situación de tal caos y desolación en Islamabad. Además del cráter de nueve metros de diámetro que dejó la explosión frente al hotel Marriott, todas las calles de los alrededores estaban regadas con sangre, escombros y millones de vidrios rotos. La escena se completaba con los cientos de personas, desgarradas y en pleno llanto, que buscaban a sus familiares y a sus amigos en el medio del operativo policial.

“Era como si el hotel se derrumbase, el techo de la cocina se desplomó con gran estruendo”, explicaba en una de las calles laterales uno de los cocineros del hotel, que logró salir ileso. “Había mucha gente trabajando en la cocina y muchos clientes en los restaurantes, no sé qué les ocurrió”, decía desesperado, mientras miraba para todos lados, buscando a sus compañeros de trabajo. A apenas una cuadra de allí, el hotel seguía en llamas y los policías intentaban descifrar de dónde venían los gritos de socorro. Para cuando cayó la noche, la escena se había acallado y los rescatistas buscaban, ya con más calma, los cadáveres que creían seguían dentro del edificio a medio derrumbarse.

Minutos antes del estallido, un hombre bajó de un pequeño vehículo frente a la entrada del hotel y les advirtió a los que estaban en la puerta del Marriott que tenían tres minutos para huir y salvar sus días, según relataron testigos al canal privado Geo TVs. Según informaron las autoridades paquistaníes, un estadounidense y varios daneses se cuentan entre los muertos de ayer. Además, entre los heridos hay al menos cuatro alemanes, tres estadounidenses, dos británicos, un libio, un saudita, un libanés y un diplomático danés, según difundió el canal televisivo Dawn.

El hotel no es sólo uno de los epicentros de los intereses occidentales en la capital, sino que está en el sector de edificios gubernamentales. Se encuentra a sólo pasos de la avenida de la Constitución, cita obligada de todas las grandes manifestaciones populares ya que en ella se agolpan el Parlamento, el Palacio Presidencial y la residencia del primer ministro. Anoche el secretario del Interior Kamal Shah repudió el atentado y explicó que la ciudad no dispone de detectores de explosivos, ni siquiera en esa zona. Varios líderes occidentales también condenaron el atentado, empezando por George Bush.

Desde temprano algunos funcionarios vincularon el atentado con el discurso que había dado apenas unas horas antes el nuevo presidente Asif Ali Zardari. El viudo de la ex premier Benazir Bhutto había pedido más firmeza para combatir al terrorismo y, como de paso, había ratificado la alianza con Estados Unidos en esta “guerra”.

Después del atentado, Zardari volvió a tomar el micrófono y fue aún más duro. “El terrorismo es un cáncer en Pakistán, estamos determinados, si Dios lo quiere, a eliminar este cáncer del país”, sostuvo. “Estos cobardes no nos harán renunciar, los paquistaníes son un pueblo valiente y sin miedo, no le temen a la muerte”, agregó. Esta vez no mencionó su alianza con Estados Unidos y las potencias occidentales.

Compartir: 

Twitter
 

Tras el atentado, voluntarios retiran un cadáver del hotel.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.