DEPORTES › ARGENTINA PERDIO EL DOBLES Y SE COMPLICO DE CARA A LA DEFINICION

Una jugada que no salió bien

El capitán del equipo argentino de Copa Davis, Alberto Mancini, se la jugó incluyendo a David Nalbandian en el dobles junto a Willy Cañas, pero al final el punto lo ganó Rusia, en cinco sets, y hoy el cordobés deberá volver a jugar en el primer turno.

 Por Facundo Martínez

No salió bien la apuesta fuerte del capitán del equipo argentino de Copa Davis, Alberto Mancini, quien con el ingreso de David Nalbandian en lugar de Agustín Calleri para jugar el punto del dobles junto a Guillermo Cañas buscaba definir el pleito de un tirón y obtener el pasaje a la final del torneo en la segunda jornada de la serie que enfrenta a argentinos y rusos. Con la derrota sufrida ayer por la pareja argentina, que cayó 6-2, 6-1, 6-7 (9), 3-6 y 8-6 ante Dmitri Tursunov e Igor Kunitsyn, el panorama podría ahora complicarse, ya que Nalbandian saldrá a jugar el cuarto punto ante el también top ten Nikolai Davydenko con tres horas más de tenis encima y, si no consigue un triunfo, cargará toda la responsabilidad sobre el juvenil tandilense Juan Martín Del Potro, que deberá cerrar la llave ante Igor Andreev.

Se la jugó Mancini por Nalbandian y si bien pudo haberse tratado de un acierto, con la derrota que le permitió a Rusia quedar 2-1 en la serie y con las mismas chances de vencer que tienen los argentinos, la jugada terminó siendo demasiado cara. Porque la pareja argentina, luego de un arranque de partido desastroso, revirtió y hasta se puso a tiro de la hazaña ante los rusos, quienes finalmente se alzaron con el triunfo y complicaron así la clasificación del equipo nacional a la final.

Con Tursunov implacable con su servicio, Rusia fue al principio mucho más que Argentina, donde un errático Cañas complicaba las cosas y por momentos arrastraba a Nalbandian en la confusión, y éste terminaba perdiendo ritmo y precisión en sus golpes. Así fue que no sorprendió que los rusos se adjudicaran la primera manga, con quiebres en el sexto y octavo juego a Cañas y Nalbandian, respectivamente, por un claro 6-2.

Todavía peor le fue a la dupla argentina en el segundo set. Tursunov volvió a arrancar con el saque y Cañas cedió su servicio en el segundo juego, poniendo a los rusos 2-0 arriba. Pero los argentinos experimentaron una leve reacción, que les permitió quebrar en el tercer juego a Kunitsyn, aunque el descuento no sirvió de mucho porque Nalbandian volvió a entregar su servicio en el cuarto juego, Cañas hizo lo propio en el sexto, y la dupla europea terminó llevándose la manga con un diferencia abrumadora por 6-1. La pareja argentina parecía entregada a sus errores, y el público acompañaba en silencio, sufriendo un poco el frío y la falta de sol que se escondía detrás de las nubes que cubrían el estadio del Parque Roca.

Sin embargo, todo cambió para bien de los argentinos en el tercer set cuando, perdido por perdido, tanto Nalbandian como Cañas sacaron a relucir su repertorio de doblistas, de pareja que ha jugado junta en el circuito. El sol salió, y entonces se vio el mejor tenis de los argentinos, quienes buscaron explotar el punto débil de la dupla rusa, el juego de Kunitsyn.

La pareja argentina levantó la cabeza y se llevó los tres primeros juegos en forma consecutiva y al cabo del quinto juego había conseguido una ventaja de 4-1. Pero entonces los rusos volvieron a apretar las clavijas y, jugando insistentemente sobre Cañas, para forzar sus errores, lograron emparejar el marcador en 4. Después Nalbandian y Cañas, Kunitsyn y Tursunov conservaron sus servicios y el set terminó yendo a la definición por tie break. El público se había despertado y les hacía sentir a los rusos que la victoria no sería fácil.

Tres pelotas para partido tuvieron a favor los europeos luego de un flojo comienzo de la dupla local. Pero entonces, cuando era factible dar por perdido el partido, apareció la mejor versión de Cañas y Argentina consiguió levantar los match points y luego, en la cuarta de tres chances que tuvo para cerrar el parcial, terminó imponiéndose 11-9.

En el comienzo del cuarto set, el público había instalado la idea de que Argentina debía poner más garra para dar vuelta el asunto. Con el envión de la gente y las ventajas que otorgaba Kunitsyn con su saque, los argentinos pudieron llevarse la cuarta manga por 6-3, a pesar del servicio entregado por Nalbandian en el octavo juego. El público alentaba y comenzaba a soñar con la hazaña, comenzaba a entender la jugada fuerte de Mancini. Se entusiasmaba.

El último set tuvo de todo. Dos quiebres y dos recuperos para ambos equipos y luego la ilusión, en medio del aliento que bajaba de las tribunas, de que el partido terminara en el duodécimo juego. Argentina ganaba 6-5 y los rusos debían defender el partido con el saque de Kunitsyn, que había perdido sus últimos cuatro servicios. Era una oportunidad, pero la dupla argentina no supo aprovecharla y el partido se puso 6-6. El recuerdo del maratónico partido de dobles jugado en Moscú en 2002, con 6 horas y 20 minutos, el más largo en la historia de la Davis, se hizo presente. Pero esta vez, de la mano de Tursunov, los europeos golpearon en el momento justo y cerraron el triunfo por 8-6.

Compartir: 

Twitter
 

Mancini, Cañas y Nalbandian, tras la derrota ante Tursunov y Kunitsyn.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.