DEPORTES › MASONI DE MOREA, REPRESENTANTE DEL TENIS Y FLAMANTE PRESIDENTA DEL COMITE OLIMPICO ARGENTINO

Alicia en el país de los dinosaurios

Es la reemplazante de Cassanello, el ex intendente de la dictadura que debió renunciar, y la primera dama que asume la presidencia del COA, que estuvo gobernado por el coronel Antonio Rodríguez durante 28 años y luego quedó en manos de su triste delfín.

 Por Gustavo Veiga

Alicia Masoni de Morea puede considerarse dichosa. Quedó al frente del Comité Olímpico Argentino porque así lo indica el estatuto (era la vicepresidenta 1ª del renunciante Julio Cassanello), la favorece la política del COI que impulsa una mayor presencia femenina donde siempre dominaron los hombres y es la primera mujer en acceder al máximo cargo desde 1923, el año en que se fundó el COA. Esta dirigente que representa al tenis, deporte que cumplió un deslucido papel en los Juegos de Beijing, también es afortunada porque nadie le preguntó a fondo por su relación con el vapuleado ex intendente de Quilmes durante la última dictadura.

“Muchos votamos a Cassanello hace tres años”, admitió cuando se presentó el jueves en conferencia de prensa. Pero no aclaró que, en plena embestida contra su antecesor, ella era uno de sus principales respaldos en los últimos días. Sin embargo, como si el ahora ex presidente tuviera una enfermedad contagiosa, se desligó de él como si nunca hubieran estado juntos. “Se logró el objetivo de que no esté más acá adentro”, comentó. ¿Será cierto? Cassanello todavía figura en la página oficial del Comité como uno de sus miembros permanentes.

En sus declaraciones, la esposa de Enrique Morea, el mejor tenista argentino hasta la década del ‘70, cuando Guillermo Vilas revolucionó este deporte, dejó algunas frases sin memoria: “A veces uno vive en otro mundo” y “él (por Ca-ssanello) estuvo 33 años adentro y nadie tuvo nada que decir como dirigente deportivo”. ¿Quién hubiera dicho algo donde el coronel Antonio Rodríguez gobernó 28 años sin ser molestado (1977-2005)? Está muy claro: nadie.

Con todo, Masoni de Morea recibió en la sede del COA a un reducido grupo de personas entre quienes estaban Mabel “Tati” Almeida, de Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora) y el atleta Martín Sharples. Ante ellos se comprometió a lo que finalmente hizo: despegarse de Cassanello y sepultar su nombre como un lastre del pasado. “Ahora pensamos en cómo relanzar el COA”, comentó al día siguiente de aquel encuentro que no terminó en un escrache contra el ex presidente porque éste se les adelantó a todos con su renuncia.

“Yo pensé que iba a dar pelea. Hace tres años lo enfrenté y ganó la elección por un voto (26 a 25). Ahora habrá que esperar a 2009, aunque el estatuto señala que debía seguir Alicia Morea y así se aprobó”, contó Fernando Aren, el presidente de la Confederación Argentina de Deportes (CAD) y miembro del Comité por el sóftbol, una disciplina que ya no estará en los Juegos de Londres 2012.

En la señorial sede del COA –un petit hotel de Juncal 1662–, dejó de ser un secreto que Masoni de Morea aspira a convertirse en miembro COI, una distinción a la que muy pocos acceden (el último por la Argentina había sido el fallecido coronel Rodríguez). La nueva política de mayor participación femenina en los cargos de conducción favorece sus aspiraciones. Aunque el COA nunca estuvo muy a tono con esta corriente de darles más espacio a las mujeres. Fundado en el ’23, recién en 1979 la profesora Elena Lario, de la Federación de Gimnasia, accedió por primera vez al consejo directivo, que hasta ese año era un coto cerrado integrado sólo por hombres.

Si es por cuestiones de género, Masoni de Morea representa una transformación en el Comité Olímpico. No puede asegurarse lo mismo por razones políticas. Pese a que la flamante presidenta acusó a Cassanello de “personalista”, habrá que ver cómo gobierna, rodeada de viejos dinosaurios y federaciones burocráticas que favorecen la cría de cargos vitalicios. Esos cargos desde los que siempre se apoyó a dirigentes como el coronel Rodríguez y su delfín ahora caído en desgracia.

Compartir: 

Twitter
 

Masoni de Morea, esposa de Enrique Morea, una leyenda del tenis local y actual titular de la AAT.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.