EL MUNDO › JAVIER DIEZ CANSECO, REFERENTE HISTORICO DE LA IZQUIERDA PERUANA Y HOY HUMALISTA

“Con Toledo podría haber entendimiento”

Diez Canseco, elegido congresista en los comicios del domingo por Gana Perú, dialogó con Página/12 sobre el ballottage entre Humala y Fujimori. El miedo que despierta el candidato nacionalista en algunos sectores y las posibles alianzas.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

Sociólogo y líder del Partido Socialista, por el cual se postuló a la presidencia en las elecciones de 2006, Javier Diez Canseco es el más reconocido dirigente de la izquierda histórica peruana, la que integra la coalición Gana Perú que lidera Ollanta Humala, ganador de las elecciones presidenciales con el 31 por ciento. Diez Canseco, elegido congresista en los comicios del domingo, dialogó con Página/12 sobre la segunda vuelta entre Humala y Keiko Fujimori, la hija del ex dictador Alberto Fujimori, el miedo que despierta Humala en algunos sectores, las posibles alianzas de la candidatura progresista y sus principales propuestas de gobierno.

–¿Cómo ve la segunda vuelta entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori?

–Keiko Fujimori ha asumido el activo y el pasivo de la gestión de su padre, que está condenado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad y actos de corrupción, y lleva en su lista parlamentaria a ex ministros y ex congresistas de su padre, que encubrieron crímenes de lesa humanidad y participaron, como conjunto, en hechos de gravísima corrupción. Con el fujimorismo hay una historia vivida de violaciones a los derechos humanos y fundamentales. El parte aguas en esta segunda vuelta va a tener que ver con temas de derechos humanos y corrupción, y con un crecimiento que sea capaz de incluir efectivamente a un amplio sector que ahora está excluido y, por lo tanto, tocar el tema de la redistribución de la riqueza afectando los intereses de aquellos que tienen rentas enormes y no contribuyen adecuadamente al país, esencialmente la minería. Estoy absolutamente seguro de que tenemos muy buenas posibilidades de ganar.

–Ollanta Humala ganó la primera vuelta, pero para llegar al gobierno necesita el voto de la derecha que apoyó a Kuczynski, Toledo y Castañeda. ¿Cómo lo esperan conseguir?

–Tenemos que tener el voto que tuvieron candidatos de derecha, que no es lo mismo que tener el voto de la derecha. Hay diversos sectores de capas medias y populares que han sido presa de una campaña de terror y demolición contra Gana Perú y Ollanta Humala. Creo que ese miedo va a ser dejado de lado.

–¿Y cómo van a hacer para despejar ese miedo de Humala?

–Debemos llevar adelante un proceso de convencimiento de que lo que representamos no solamente no es una amenaza, sino que beneficia y atiende las necesidades de las grandes mayorías. Los grandes grupos de poder que inciden sobre los principales medios han pretendido imponer un enorme temor a Humala. Se ha generado miedo diciendo que vamos a estatizar todo, que con Humala habrá una economía centralmente planificada, es decir, que estaremos en la Rusia de los años cincuenta. Eso no tiene nada que ver con la realidad. Ese temor que ha sido sembrado sobre la base de una serie de falsedades se irá develando. Vamos a ampliar la explicación de las propuestas que tenemos como alternativa de gobierno.

–¿Para ganar Humala tendrá que moverse más al centro de lo que ya lo ha hecho?

–Creo que no. Humala tiene que mantener los ejes de lo que se ha comprometido. Eso es, en primer lugar, terminar con la impunidad frente a la corrupción, lo que implica investigación y procesamiento, y cambios legales para poner sanciones enérgicas y promover la vigilancia ciudadana. Segundo, crecimiento con redistribución para que ese crecimiento se sienta en los salarios de la gente y en sus condiciones de vida. Tercero, una inversión significativa en una revolución educativa, que es el eje y objetivo del proceso que levanta Humala. Hay que duplicar el presupuesto en educación y combinar la educación con atención médica y apoyo alimentario a los niños. Eso pasa por una reforma tributaria para subir la recaudación fiscal, aumentando los impuestos a las grandes empresas, particularmente a la renta minera. En cuarto lugar, necesitamos fortalecer el mercado nacional con mecanismos de apoyo a los productores nacionales y de crédito barato a los micro y pequeños empresarios y a los agricultores, no solamente a los que exportan sino a los que producen para el mercado interno.

–¿Humala propone un cambio al modelo económico neoliberal o reajustes al modelo para una mayor redistribución?

–Nuestra perspectiva es un cambio del modelo económico. Este modelo hace más ricos a los ricos y mantiene a una amplia mayoría de la población en condición de pobreza, con servicios públicos paupérrimos. No queremos seguir siendo un país que dependa exclusivamente de las exportaciones de materias primas y del mercado internacional, queremos ir a un país que apunte a la industrialización, que fortalezca su mercado y proteja y apoye a los productores nacionales, lo que la Constitución actual no permite. El modelo económico imperante, fundado en el Perú por Alberto Fujimori (1990-2000), generó brechas sociales enormes. Nosotros nos planteamos terminar con estas distancias sociales. Como diría Lula, quisiéramos que en nuestro país todos desayunen, almuercen y cenen.

–Humala ha dicho que está dispuesto a hacer concesiones. ¿Qué concesiones harían?

–Eso implica compartir el desarrollo de esta gestión y de este proyecto, que está abierto para sumar a los mejores profesionales y técnicos para implementar las propuestas para un Perú con oportunidades y derechos para todos. En las propuestas centrales nosotros no podemos cambiar la oferta que hemos hecho al electorado. Podemos cambiar procedimientos, los mecanismos para conseguir objetivos, pero los objetivos centrales se mantienen.

–¿Es con Toledo con quien están más cerca de llegar a un acuerdo para esta segunda vuelta?

–De las fuerzas políticas, creo que Toledo es la figura más viable para ese entendimiento. Pero nuestro primer acuerdo busca ser con los ciudadanos. El Perú es un país desarticulado políticamente, los partidos no tienen la representación necesaria como para pretender garantizar un endose de votos.

–Si llegan al gobierno no van a tener mayoría en el Congreso, que estará dominado por las distintas fuerzas de la derecha. ¿Cómo van a hacer para gobernar con un Congreso en contra?

–Hay gente decente en varios de los grupos políticos. Cualquier congresista con dos dedos de frente entenderá que hay cosas que deben ser aprobadas por el beneficio del país, como una reforma tributaria, el enfrentamiento a la corrupción para poner término a la impunidad, priorizar una reforma educativa, renegociar los contratos de Camisea para que el gas se destine prioritariamente al mercado interno.

–Se especula que Humala convocaría a personalidades ligadas al empresariado para que formen un eventual gobierno suyo. ¿Será así?

–Alguien que quiere ser mayoría en el país y generar un gobierno que sea capaz de gobernar con estabilidad y no con un país escindido, que tenga la capacidad de hacer el cambio con firmeza pero también con serenidad y estabilidad, tiene que constituir una mayoría consistente. Estamos en disposición de una convocatoria amplia.

Compartir: 

Twitter
 

“De las fuerzas políticas, creo que Toledo es la figura más viable para ese entendimiento”, afirma Diez Canseco.
Imagen: Roberto Gonzalez - Gentileza La Primera
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared