EL MUNDO › LAS VOCES A FAVOR Y EN CONTRA DE LA PROPUESTA SE HICIERON ESCUCHAR DENTRO Y FUERA DEL FA

Mujica abrió el debate de la renta agraria

Mujica hizo saber a sus ministros que la idea de aplicar el nuevo impuesto tiene por objetivo evitar la concentración de la tierra en pocas manos y afirmó que es una cuestión de principios de la cual no se va a bajar.

El contrapunto entre el presidente uruguayo José Mujica y su vice Danilo Astori por el impuesto a la tierra promovido por el primer mandatario ayer se encaminaba hacia una solución de consenso, pero quedaba trabajo por hacer, a juzgar por las declaraciones a la prensa por parte del diputado oficialista Carlos Gamou y el ministro de Transporte y Obras Públicas, Enrique Pintado. “Lo ocurrido debe ser entendido como una luz de alerta”, afirmó el primero. “Existen matices”, dijo el segundo.

Mujica y su vice se reunieron el viernes por la noche en privado para tratar de limar asperezas, y en el encuentro José Mujica ratificó su postura, mientras que Danilo Astori se comprometió a presentar un proyecto que trate de aunar ambas posturas. “Tiene que ser necesario y posible discutir las diferencias, enriquecer las propuestas con el debate y tomar decisiones que apoyamos todos en el marco de la unidad de acción, ingrediente fundamental de un gobierno responsable”, declaró Astori ayer en un mitin político realizado el Club Huracán Buceo del Paso de la Arena. El jefe de Estado lanzó públicamente hace tres semanas su idea de aplicar un impuesto a los grandes terratenientes y generó el primer enfrentamiento con su ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, quien no fue consultado y no estaba de acuerdo con la medida. A nivel de prensa se llegó a especular con la posible renuncia del ministro, pero tras un encuentro privado entre Mujica y Aguerre las cosas volvieron a la normalidad.

Cuando el presidente tupamaro avanzó en su idea y anunció que impulsará un impuesto para los productores rurales dueños de más de 2000 hectáreas de campo, quien salió al cruce fue el propio Astori, ex ministro de Economía y Finanzas del primer gobierno de izquierda y arquitecto de la actual política económica. Astori, derrotado por Mujica en la interna del Frente Amplio (FA) para presidente de Uruguay, alertó públicamente sobre supuestos efectos negativos que tendría la propuesta del presidente para con las inversiones extranjeras. El vicepresidente estimó que aplicar un impuesto a la tenencia de tierra es cambiar las reglas de juego del sistema tributario que se aplica desde que el FA llegó al poder en 2005. La coalición de izquierda agrupa a socialistas, comunistas, ex guerrilleros tupamaros, socialdemócratas e independientes, entre otros.

Mujica hizo saber a sus ministros que la idea de aplicar el nuevo impuesto tiene por objetivo evitar la concentración de la tierra en pocas manos y afirmó que es una cuestión de principios de la cual no se va a bajar. El mandatario pretende aplicar un impuesto de 8 dólares por hectárea a quienes tienen entre 2000 y 5000, 12 dólares para los propietarios de entre 5000 y 10.000 hectáreas y 16 dólares de impuesto por hectárea para los propietarios de más de 10.000.

Cuando el nerviosismo acerca de las versiones que indicaban una inminente ruptura entre el presidente y el vice luego de la reunión comenzó a hacerse más notable, los voceros y el mismo vicepresidente salieron a intentar poner paños fríos. “Porque es el presidente de la República que eligieron los uruguayos y habrá de contar permanentemente con nuestra lealtad y apoyo (...), hay que encontrar la parte de razón que tiene el otro y manejar la propuesta que tiene uno”, dijo Danilo Astori en el mítin político del viernes organizado por el Frente Liber Seregni. La fórmula final del proyecto será presentada el lunes cuando se reúna el Gabinete Ministerial, y su forma definitiva sería anunciada por el propio Danilo Astori.

Las voces en contra de la propuesta de Mujica se multiplican en el arco agroexportador. El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche, José Alpuán, se mostró contrario a la aplicación de nuevos impuestos a la producción agropecuaria porque ya paga muchos, según dice. Sin embargo, afirmó que el país merece una discusión en el Parlamento sobre el tema de la concentración de la tierra en pocas manos. “Acá viene cualquiera con plata y compra campos, pero en otros países como Argentina, Brasil, Estados Unidos o la Unión Europea eso está reglamentado y limitado”, afirmó.

El productor dijo que en los últimos años la producción de leche en Uruguay perdió 200.000 hectáreas que se vendieron y se dedicaron a otra cosa. En Uruguay, el sector agropecuario es el principal generador de riquezas y en los últimos años se ha visto beneficiado por un notable incremento en los precios internacionales de los granos, carne y lana, entre otros.

Este es el segundo gran debate que se da en el seno del Frente Amplio, tras la controversia suscitada dentro del partido por la Ley de Caducidad. En aquella oportunidad, la disputa entre el presidente José Mujica y el diputado Víctor Semproni con el resto del partido por la anulación de la ley que otorgaba impunidad a los culpables por delitos de lesa humanidad durante la dictadura en Uruguay desnudó las diferencias en el Frente.

Aquélla fue una derrota para los defensores de los derechos humanos, pero inmediatamente después del cimbronazo, el presidente José Mujica anunció que promovería una ley de carácter netamente progresista. Un impuesto a los grandes terratenientes para financiar nuevas obras de infraestructura para reemplazar a las vetustas actuales. Tras el anuncio, los distintos sectores comenzaron a reaccionar.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente uruguayo propuso hace tres semanas aplicar un impuesto a grandes terratenientes y chocó con su vice.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.