EL MUNDO › MERKEL DIJO QUE ESTABA INTERESADA “EN LA CULMINACION SOSTENIBLE DEL PROGRAMA DE AJUSTE” DE IRLANDA

A Kenny que ni se le ocurra aflojar

La canciller alemana recibió ayer en Berlín al primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, con quien debatió sobre las ayudas a los bancos irlandeses y lo específico de la crisis irlandesa.

La canciller alemana, Angela Merkel, recibió ayer en la Cancillería de Berlín al primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, con quien debatió sobre las ayudas a los bancos irlandeses y las circunstancias especiales del país. Durante la comparecencia posterior a la reunión, Merkel volvió a recordar que el caso de Irlanda representa una situación específica sobre la que hay que trabajar de manera particular. Merkel quiso diferenciarlo así de la situación que atraviesa España, que también solicita la recapitalización directa de los bancos a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para evitar que contabilice como deuda estatal. Sin embargo, la funcionaria alemana aclaró que aún es muy pronto para tratar el asunto de una posible ayuda directa a los bancos irlandeses y recordó que los ministros de Finanzas de los dos países trabajan en la actualidad para encontrar soluciones para el caso específico de Irlanda.

Irlanda atraviesa una grave crisis de sus entidades financieras, reconoció Kenny, para lo que es necesario tomar medidas. El primer ministro lleva tiempo exigiendo que se cumpla el acuerdo del Consejo Europeo firmado el pasado 29 de junio, en el que Bruselas certificaba la particularidad del caso irlandés. Esa recapitalización directa de sus bancos permitiría a Irlanda evitar que la ayuda compute como deuda soberana y romper así con el círculo vicioso entre la deuda bancaria y soberana.

En tanto, la canciller alemana evitó develar en qué términos se va a traducir la especificidad de Irlanda, alumno aventajado de entre los rescatados de la Zona Euro, y si Dublín conseguirá que su banca sea recapitalizada directamente. “Estamos interesados en una culminación sostenible del programa de ajuste de Irlanda”, deslizó Merkel, dejando entrever que está a favor de flexibilizar las condiciones para Dublín, pero sin determinar hasta qué punto. La jefa del gobierno alemán alegó que la renegociación de las condiciones del rescate a Irlanda es un asunto prioritario que se le encargó en junio a los ministros de Finanzas del Eurogrupo.

Merkel agregó que confía plenamente en la decisión que consensúe el órgano liderado por Jean-Claude Juncker y abogó por esperar a sus conclusiones sobre Irlanda, país que describió como excelente ejemplo de consolidación e implementación de reformas estructurales. “Europa entera debe seguir la senda de Irlanda y salir de la crisis más fuerte de lo que entró en ella”, indicó la canciller, quien no ocultó que los irlandeses están atravesando muchas dificultades a causa de los ajustes.

Kenny, por su parte, hizo un llamamiento para que se tenga en cuenta la singularidad de cada socio de la Zona Euro y subrayó ante los medios que Irlanda es un caso especial y que así debe ser tratado, teniendo en cuenta sus circunstancias especiales, repitiendo la terminología del comunicado conjunto que él y Merkel difundieron el 21 de octubre, en el que reconocían la situación única de la crisis irlandesa, contexto que demandaba un enfoque especial.

Dublín consideró con ese texto que Merkel veía con buenos ojos su pretensión de recapitalizar directamente a sus bancos –lo que liberaría de un importante lastre a las cuentas públicas del país–, pero a continuación Berlín matizó su posición. El vocero del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, negó entonces que Irlanda fuese a recibir un trato especial en la recapitalización de su sistema bancario y recordó que las inyecciones directas a la banca sólo serán posibles a partir de 2014, una vez que entre en marcha el supervisor financiero común.

Según analistas alemanes, la canciller teme que las concesiones que haga a Dublín –por su avezado cumplimiento del programa de ajustes y reformas– se tengan que ampliar después, en nombre de la equidad, a todos los demás países acogidos a un programa de ayuda financiera: Grecia, Portugal y España. Además indican que Irlanda se siente agraviada porque a estos tres países, ya se les han flexibilizado las condiciones: a Grecia, con la renegociación de los rescates, y a España y Portugal, con la concesión de un año extra para cumplir los límites de déficit.

Kenny indicó que Irlanda cuenta con regresar a los mercados financieros en 2014 y que si Berlín diese su aprobación (a la recapitalización directa) estaría enviando un mensaje no sólo para los irlandeses sino para el conjunto de la Eurozona. El premier aseguró que una mayor claridad ayudaría a Irlanda a financiarse, y que todos los países deben trabajar de forma constructiva para traer la sostenibilidad a la región. Ambos jefes de gobierno abordaron en su encuentro la presidencia rotatoria de Irlanda en el Consejo Europeo, que arranca en enero, y su plan para potenciar las políticas comunitarias de fomento del crecimiento y la creación de empleo.

Irlanda decidió fortalecer a sus entidades financieras con medios propios a diferencias de otros países de la Zona Euro. A pesar de la difícil crisis que atraviesa el país, Kenny descartó la semana pasada que vaya a pedir un segundo rescate para continuar inyectando divisas en el sistema bancario y completar de ese modo el saneamiento del sistema financiero irlandés, dos años después de convertirse en el segundo país europeo en solicitar la ayuda por 85 mil millones de euros.

Compartir: 

Twitter
 

El premier irlandés, Enda Kenny, descartó que vaya a pedir un segundo rescate a Europa.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.