EL MUNDO › EXCAVACION PARA ENCONTRAR RESTOS DE DESAPARECIDOS EN URUGUAY

Enterramientos clandestinos

Los trabajos forenses se harán en torno de un polígono de tiro en terrenos del Batallón de Paracaidistas 14 de Toledo. Allí habían sido hallados los restos del maestro Julio Castro y del militante comunista Ricardo Blanco.

Un tribunal de Montevideo autorizó ayer excavaciones en terrenos del Batallón de Paracaidistas 14 de Toledo. Buscan restos de detenidos-desaparecidos durante la dictadura militar uruguaya.

Los trabajos se harán en torno de un polígono de tiro a 300 metros del lugar donde fueron hallados los restos del maestro Julio Castro y del militante comunista Ricardo Blanco. Fue la Secretaría de Derechos Humanos la que pidió ampliar la zona de búsqueda dentro del Batallón 14, en virtud de una nueva información sobre posibles zonas de fosas clandestinas durante la dictadura militar. “Por el momento se ingresará en una nueva etapa, pero el factor conocimiento puede hacer sufrir variantes con el tiempo y si bien ahora se suspende la búsqueda en esa zona, no quiere decir que se termina”, indicaron fuentes de la secretaría al diario uruguayo La República. Como precisó este medio, la solicitud daba cuenta de un informe firmado por el jefe del Equipo de Antropología Forense de la Universidad de la República, José María López Mazz, en el que se refería a nuevos datos sobre posibles enterramientos clandestinos en el predio y un análisis comparativo de fotos aéreas que confirmarían modificaciones del terreno en las adyacencias del polígono de tiro. En el informe del antropólogo, según explica el periódico, se identificó a la zona como de interés arqueológico y contiene un análisis comparativo de planos aéreos tomados sobre el campo de Vidiella entre 1966 y la actualidad, lo que constata la aparición de dos montículos de tierra detrás del polígono de tiro y un cambio en el curso natural del arroyo Meirelles. Hechos que pueden implicar movimientos de tierra en el área.

Fuentes judiciales consultadas por La República relataron que el juez penal de Segundo Turno, Pedro Salazar, recibió la información y se constituyó en la zona, junto a López Mazz y el fiscal Ariel Cancela. También indicó que, después, se dispuso una medida de no innovar en el predio en un área situada detrás de los espaldones de un polígono de tiro, construido junto al arroyo Meirelles, y se autorizó el inicio de los trabajos de búsqueda de restos.

Los integrantes del equipo de antropología procedieron a limpiar la zona y personal del ejército comenzó a trabajar en la detección de posibles objetos subterráneos o explosivos para garantizar la seguridad de los investigadores. Sin embargo, como advirtió el medio gráfico, las tareas de búsqueda aún no comenzaron.

La búsqueda de restos de desa-parecidos en el Batallón 14 se enmarca en la investigación abierta por la desaparición de María Claudia García de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, y por la supresión de identidad de la hija de ésta, Macarena Gelman, que le fue arrebatada a su madre al nacer. García y su esposo, Marcelo Gelman, fueron secuestrados en 1976: él fue ejecutado y ella, trasladada de forma clandestina al Uruguay. Se estimaba que en los predios del Batallón 14 de Infantería en Toledo podrían estar sepultados más de veinte personas, entre ellas María Claudia García de Gelman y Elena Quinteros, en fosas comunes e individuales. Por esa causa, en manos del juez Pedro Zalazar, fueron acusados cinco militares cuyo procesamiento con prisión fue confirmado por el Tribunal de Apelaciones en lo Penal (TAP), según informó el diario uruguayo. De acuerdo con investigaciones periodísticas y testimonios judiciales, los predios se habrían usado como enterramientos clandestinos de víctimas de terrorismo de Estado. Las excavaciones comenzaron en 2005 sin éxito y en 2009 se retomaron con el hallazgo de dos restos óseos. En octubre de 2011, durante las tareas de búsqueda de María Claudia García, fueron hallados en el cuartel del Batallón 14 los restos del maestro Julio Castro, que también ejerció como periodista y que de-sapareció en 1977, con 68 años. Un mes después del hallazgo de los restos de Castro –quien habría sido torturado brutalmente hasta su muerte por los militares–, el ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Bonilla, pidió que se esclarezca quiénes fueron los militares responsables del asesinato.

Fue la primera vez que un militar uruguayo activo, y en esa ocasión el máximo jerarca militar del país, pidió enjuiciar a sus pares por delitos cometidos durante la dictadura. En marzo, las autoridades uruguayas encontraron nuevamente restos óseos en el cuartel, a unos veinte metros del lugar en que estaban enterrados los del maestro Julio Castro. A raíz del hallazgo, un equipo de arqueólogos y antropólogos dirigido por José López Mazz trabajó en la zona.

Compartir: 

Twitter
 

Militares uruguayos desfilan frente a carteles de desaparecidos el año pasado en Las Piedras.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.