EL MUNDO › ANTE CRISTINA KIRCHNER Y LOS DEMAS MANDATARIOS DE LA REGION

Hoy asumirá la presidencia

El acto de hoy está marcado no sólo por el espaldarazo del bloque sudamericano al proceso bolivariano y la movilización de los seguidores del chavismo, también por el faltazo anunciado por los legisladores de la oposición. Habrá auditoría del total de las urnas.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Caracas

La atención del mundo estará puesta en el acto de toma de posesión de Nicolás Maduro, previsto para hoy a las 11 de la mañana en la Asamblea Nacional, ubicada en el centro caraqueño. Contará con la presencia de la presidenta argentina, Cristina Fernández, y sus pares de Brasil, Dilma Rousseff; de Bolivia, Evo Morales, y de Uruguay, José Mujica, quienes llegaron a esta ciudad desde Lima, después de haber participado en la cumbre de la Unasur motivada por el escenario de confrontación y violencia que se vive en Venezuela.

El acto de hoy está marcado no sólo por el espaldarazo del bloque sudamericano al proceso bolivariano y la movilización de los seguidores del chavismo, también por el faltazo anunciado por los legisladores de la oposición liderados por Henrique Capriles Radonski, quien apenas conocido el resultado del domingo se negó a reconocer que había perdido por una diferencia de 1,8 por ciento (262.473 votos) y se empecinó en su reclamo.

El Consejo Nacional Electoral, que recibió el miércoles los documentos presentados por la oposición como pruebas del supuesto fraude se reunió ayer para discutir la solicitud de un recuento voto por voto. A última hora anunció que se auditará el 46 por ciento de las urnas que quedan después del 54 por ciento ya auditado, aunque aclaró que no se trata de un recuento voto por voto. El Consejo ya había proclamado presidente a Maduro el lunes y señalado que los resultados son irreversibles.

Tras el anuncio, Capriles aceptó la decisión, que en los hechos significa bajarse del reclamo del recuento voto por voto. De todos modos, se cuidó de reconocer su derrota. “Más temprano que tarde saldrá la verdad a flote”, dijo y llamó a sus seguidores a “quedarse en la casa” durante la asunción de Maduro.

Los miembros de la alianza Mesa de la Unidad Democrática no estarán presentes en los actos de investidura como respuesta a la decisión de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, de no concederles la palabra en el recinto y destituir a los opositores que presidían comisiones parlamentarias. Así lo confirmó el diputado Velázquez, quien criticó que sus colegas Julio Borges, María Corina Machado y Willian Avila fueran agredidos en la sesión del martes.

Después de prestar juramento ante Cabello, el flamante mandatario presidirá un gran desfile militar en el que estará acompañado por los presidentes del Mercosur –exceptuando Paraguay, país suspendido del bloque tras la destitución de Fernando Lugo–, el mandatario de Irán, Mahmud Ahmadinejad; su colega de Nicaragua, Daniel Ortega; además de altos funcionarios de Palestina, Arabia Saudita y China, entre las 15 delegaciones que confirmaron su presencia.

El clima se espesó en este país ese día, luego de que Capriles llamara a sus seguidores a protestar y manifestarse en las calles. Durante la noche del lunes al martes se registraron los hechos más violentos hasta ahora, con un saldo de ocho muertos, 61 heridos y 135 detenidos. El gobierno amenazó con abrir una causa contra Capriles y otros dirigentes de la Mesa de la Unidad al responsabilizarlos por los disturbios. Maduro pidió a sus seguidores que reaccionen ante lo que consideró una embestida de la oposición. “Todos debemos reaccionar. Acabamos de derrotar un golpe de Estado y ellos van a continuar con el sabotaje a la vida del país”, reiteró ayer antes de subir al avión rumbo a Lima. Y más, el ex canciller reiteró en varias oportunidades que existe una unidad cívico-militar, como la que se propone mostrar con el desfile de hoy. “Tenemos una fuerza armada chavista, es decir, patriota, bolivariana, antiimperialista”, dijo Maduro, quien señaló durante las recientes horas convulsionadas que un pequeño grupo de militares contactados por la oposición estaba siendo investigado.

Capriles se vio forzado por los hechos a suspender una marcha que había anunciado hacia el Consejo Nacional Electoral anteayer y que hubiera erizado aún más la piel de opositores y oficialistas. En lugar de la movilización, Capriles exhortó a cacerolear todas las noches a partir de la ocho. Además, el líder opositor llamó a usar “las ollas” durante la juramentación de Maduro.

Respaldado por sus pares de la región y por otros países del mundo, exceptuando Estados Unidos (ver recuadro), el heredero político de Chávez dijo que el próximo lunes arrancará el gobierno con una caravana que recorrerá el país buscando soluciones “inmediatas” a los problemas de la gente. Los más mencionados aquí son el aumento de los precios, la escasez de productos, los cortes de luz y el incremento de la delincuencia. Maduro viene diciendo que planea dirigir el poder con el programa de gobierno que dejó de testamento Chávez, el cual tiene como premisa “profundizar el socialismo del siglo XXI”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Maduro asumirá hoy después de volver de la cumbre de Unasur en Lima.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.