EL MUNDO › EL PREMIER ERDOGAN VOLVIO Y LAS PROTESTAS SE ENCENDIERON

Semana de furia en Turquía

El viernes pasado la policía desalojó una protesta de cientos de personas que se oponían a la demolición de un parque, y resultó el detonante de una seguidilla de manifestaciones contra las políticas del gobierno islamista moderado.

Las tensiones en Turquía siguieron después de siete días de protestas en varias ciudades que ya dejaron un saldo de 4 muertos y más de 4000 heridos, mientras que el premier Recep Tayyip Erdogan aseguró que no negociará nada con los manifestantes. El cuarto muerto se conoció ayer, cuando se reveló que un agente de policía, que sufrió graves heridas al caerse en una zanja durante una persecución, falleció en el hospital en la ciudad de Adana, en el sur del país.

El pasado viernes la policía desalojó una protesta de cientos de personas que se oponían a la demolición del parque Gezi, en Estambul, para la construcción de un centro comercial y un complejo de viviendas. Ese desalojo desencadenó manifestaciones en todo el país que derivaron en quejas contra las políticas del gobierno islamista moderado de Erdogan.

Anteanoche, decenas de miles de personas volvieron a reunirse en las plazas de las principales ciudades convocadas por dos importantes sindicatos para protestar contra las políticas del gobierno. Hubo enfrentamientos entre la policía y manifestantes en Ankara y en Tuncelli, en el este de Anatolia, mientras que en el resto del país las protestas se desarrollaron en relativa calma. Por primera vez desde que comenzaron las manifestaciones, la policía no atacó a los activistas de Estambul.

Sin embargo, Erdogan insinuó que no retrocederá en sus planes de demoler el parque Gezi, origen de la actual crisis. “Los ciudadanos que tienen una responsabilidad en la protección del medio ambiente tienen que saber que algunas personas que participan en las protestas están condenadas por actos de terrorismo”, afirmó el primer ministro en una conferencia de prensa en Túnez, donde finalizó ayer una gira regional. Aseguró también que hay “terroristas” entre los manifestantes que protestan en las calles de su país.

Además, el premier turco declaró que algunas personas que participan en las protestas están fichadas por los servicios secretos como responsables de los ataques a la embajada estadounidense en Ankara perpetrados por un grupo de extrema izquierda el pasado 1º de febrero. “Nuestro servicio secreto los conoce”, afirmó Erdogan en conferencia de prensa.

Sobre el proyecto urbanístico, dejó entrever que seguirá adelante al sostener que el objetivo es mejorar el lugar, conservar y proteger las ruinas históricas y el patrimonio. “Estamos intentado cambiar el país, que progrese, pero no hablé de organizar un referéndum para aprobar los cambios en el parque”, explicó el premier ministro.

Al ser consultado sobre la posibilidad de abrir un diálogo con los manifestantes fue tajante. “No podemos concretar nada con la gente que provoca incendios. Ya declaré que pido perdón por el uso excesivo de gases lacrimógenos, pero no existe ningún país que no los utilice”, dijo el jefe de gobierno en Túnez al finalizar un foro empresarial turco-tunecino. Sostuvo también que quien quiera manifestarse debe hacerlo en los lugares correspondientes.

Por otro lado, el comisario europeo, Stefan Fule, llegó ayer a Estambul, para reunirse con los activistas y participar de una conferencia sobre las relaciones de la Unión Europea (UE) y Turquía en la que esperaba reflexionar sobre las lecciones extraídas de los acontecimientos en los últimos días, según informó su oficina.

En el séptimo día de protestas, varios medios informaron sobre la detención, ayer por la madrugada, de 15 extranjeros a los que la policía acusa de incitar a las protestas contra el gobierno, aunque la información no fue confirmada oficialmente. Los datos sobre las detenciones varían según el medio. El diario Radikal habló de 11 estudiantes extranjeros de un programa de la UE que fueron detenidos. En cambio, el periódico Zaman afirmó que los jóvenes son de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Grecia y agregó que entre las pertenencias de los detenidos encontraron cartuchos de gas y petardos y que algunos tenían pasaportes diplomáticos. Por su parte, el diario islamista Yeni Akit declaró que los detenidos son presuntos “terroristas” que intentaron cometer un atentado y agregó que hay fuerzas extranjeras involucradas en las protestas.

Mientras, la Cancillería turca dijo no estar al tanto de las detenciones y las embajadas europeas comunicaron que están investigando para confirmar la veracidad de la información. Erdogan había anunciado el lunes pasado que detrás de las manifestaciones hay grupos extranjeros que son investigados por los servicios secretos.

Compartir: 

Twitter
 

Activistas llevaron a cabo una sesión colectiva de yoga en el parque Gezi de Estambul.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.