EL MUNDO › VAGNER FREITAS, PRESIDENTE DE LA CENTRAL UNICA DE LOS TRABAJADORES DE BRASIL

“Marchamos por la reelección de Dilma”

Gracias a la movilización de los sindicatos y los movimientos sociales, la campaña del PT ganó la calle, dijo el líder de la CUT, la organización gremial más poderosa de América latina, que dice contar con una base de 22 millones de representados.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

“La gente en la calle fue fundamental para la remontada de Dilma sobre Aécio en los últimos días, la derecha tiene consigo a los medios, pero no tiene la capacidad de movilización que tenemos los sindicatos y los movimientos sociales, la campaña del PT ganó la calle.” El balance de la campaña hacia el ballottage de este domingo es de Vagner Freitas, presidente de la Central Unica de los Trabajadores, la organización gremial más poderosa de América latina, que dice contar con una base de 22 millones de representados.

“Gracias a la unidad con otras centrales sindicales, pudimos hacer que la clase trabajadora marche junta por la reelección de Dilma contra el candidato patronal” Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), sostiene Freitas desde las oficinas de la CUT en el popular barrio Brás, en San Pablo, durante un diálogo telefónico con Página/12.

–¿La amenaza de una victoria de Neves favoreció el reencuentro entre los movimientos sociales y el PT?

–La CUT siempre estuvo firmemente al lado de la candidatura de Dilma, que poco a poco fue atrayendo el apoyo de los trabajadores sin tierra, de los trabajadores sin techo, de los estudiantes, porque el pueblo sabe distinguir entre quien representa sus intereses y quien está del lado de las minorías. Históricamente los movimientos sociales fueron aliados del PT, con momentos de mayor acercamiento y a veces con diferencias. Esta campaña tuvo muchos golpes bajos, Dilma comenzó a quedar acorralada por la derecha, los medios y los banqueros. Pero allí los trabajadores y los movimientos sociales le dieron un respaldo fuerte, la gente ocupó las calles.

–¿Son las elecciones más polarizadas desde 1989?

–No me parece mala la polarización, eso ayuda a la politización del pueblo, nosotros hemos andado por todo el país donde vimos que el pueblo al principio estaba medio apático hasta que fue adhiriendo a esta onda roja. Estas elecciones pusieron de un lado la defensa de 12 años de conquistas y del otro lado el retroceso neoliberal. Estos 12 años de gobiernos de Lula y Dilma fueron años de reducción del desempleo, ahora es del 4,9 por ciento, de aumento permanente del salario mínimo que este año llegó a 724 reales y era de 200 reales en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, que siempre es puesto como un modelo por Aécio Neves. La gente sabe diferenciar entre la autenticidad de nuestros militantes y los alquilados por el PSDB para llenar un acto o mover banderas en las esquinas. Aécio sólo convoca a los ricos en sus actos.

–La entrada en campo de Lula, ¿motivó a la militancia?

–Sí, claro, mucho, el liderazgo de Lula es increíble, tiene una convocatoria impresionante.

–Hasta principios de año todavía había gente proponiendo la candidatura presidencial de Lula.

–Hubo una corriente que planteó esa propuesta, pero esa discusión ya fue saldada, ahora trabajamos por Dilma, ella ha hecho mucho por los trabajadores. Lo que más importa son los trabajadores, antes que los dirigentes sindicales que pueden tener éste o aquel interés particular. Ella se comprometió y cumplió lo que dijo, apoyó y promulgó la ley que regula el trabajo de las domésticas.

–¿Los sindicatos tenían más diálogo con Lula?

–Se dicen muchas cosas sin fundamento, la prensa escribe rumores sobre el trato más frío entre ella y los sindicalistas. Yo diría que ella tiene un estilo propio de alguien que viene de la lucha política contra la dictadura, una persona muy formada, universitaria. Lula tiene otro trato porque él es un sindicalista que se maneja con nuestros mismos códigos, uno se sienta a charlar con él compartiendo una cachaça. Esa diferencia de estilos existe. Es lógico que nosotros no tengamos la misma confianza personal con Dilma, pero eso no tiene importancia política. Ella tiene nuestro respeto porque demostró estar comprometida con los trabajadores, la relación es muy buena, hace una semana nos convidó a grabar un spot publicitario para su campaña.

–¿Fue la primera vez?

–Sí, fue acá en San Pablo, y después de grabar tuvimos la oportunidad de mantener una charla muy abierta con la presidenta junto a unos doscientos compañeros de la CUT, de Fuerza Sindical (la segunda central), Nueva Central, Unión General de los Trabajadores, Central de Trabajadores Brasileños y otros compañeros. Fue algo bastante unitario.

–¿Cuál es la estrategia de la CUT si vence Dilma?

–Los trabajadores no podemos aguardar que nada nos sea dado, ni por un gobierno del PT ni por un gobierno de la patronal como sería el de Aécio. Los derechos se conquistan, nadie los da de favor. Si gana Dilma, estamos convencidos de que va a ganar, en noviembre los trabajadores vamos a iniciar una serie de movilizaciones por reivindicaciones muy concretas como reformar la ley que no permite negociaciones paritarias de los gremios estatales, la supresión del factor previsional (que afecta a jubilados) y la reducción de la jornada laboral sin baja de salarios. Hablando de esto le digo que Aécio siempre se opuso a la reducción de la jornada, él votó en contra en Asamblea Constituyente (1988), donde también apoyó la propuesta de los empresarios sobre las horas extras.

–¿Y si triunfa Neves?

–Neves es enemigo de los trabajadores, cuando gobernó Minas Gerais su política era atacar a los sindicatos, no negociar y hacerles la guerra en los tribunales para acobardarlos. Nosotros decimos que como presidente va a ser peor que lo que fue como gobernador, porque ahora tiene acuerdos con los banqueros que va a tener que respetar. En una de las reuniones con empresarios dijo, a puertas cerradas, que no le va a temblar el pulso para tomar medidas antipopulares. ¿Qué medidas? Congelamiento de salarios, aumento del desempleo, recorte del crédito, ésa es la receta de su ministro de Hacienda, Arminio Fraga. Arminio ya ha dicho con todas las letras que el salario brasileño es alto y afecta la competitividad y que causa inflación. Son dos falsedades gigantescas que se usan como propaganda para justificar el ajuste que se viene si ganan los “tucanes” (apodo de los socialdemócratas).

–La CUT respalda la democratización de los medios, ¿espera que Dilma impulse el tema en un eventual segundo mandato?

–Estamos viendo que la presidenta está más atenta al tema, más sensibilizada, ella misma habló durante la campaña sobre la necesidad de la regulación para poner límites a los monopolios. Nosotros esperamos que impulse avances como los que hubo en otros países latinoamericanos.

La verdad es que gente que trabaja en la campaña le aconsejó a Dilma no tocar mucho el por temor a que (multimedios) Globo, (revista) Veja y otros medios confundan a la gente diciendo que la regulación busca censurar la libertad de expresión.

–Para Neves, cuestionar a los medios equivale a censurarlos.

–El candidato Neves tiene muy buena imagen porque lo blindan los medios seguros de que él va a dejar todo como está. Neves es el niño mimado de los dueños de los bancos y de los dueños de los medios. Aquellos que lo conocen en serio, la gente de Minas Gerais donde fue gobernador, dicen cosas muy críticas de él. En Minas los medios de las familias tradicionales son todos alcistas, allí hay censura dura, si un periodista escribe algo contra Aécio que se dé por despedido, esto no lo digo yo, lo han denunciado siempre los compañeros del sindicato de prensa de Minas. La hostilidad con la clase trabajadora está en el ADN de los “tucanes”, en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso él mandó la policía y el ejército a reprimir la huelga de la Federación Unica de Petroleros, que vino antes del proceso de reformas para debilitar a Petrobras. Y no pierda de vista que el proceso privatizador de Petrobras que empezó Cardoso va a ser retomado por Neves, todas estas denuncias contra Petrobras son un pretexto para vaciarla si ellos ganan.

–¿Qué opina la CUT sobre las multinacionales brasileñas que violan los derechos laborales en el exterior?

–Nosotros no estamos de acuerdo con el comportamiento de algunas multinacionales brasileñas con los trabajadores de otros países latinoamericanos, no aceptamos que un trabajador de Venezuela, o de otro país donde están estas empresas, cobre menos que un trabajador brasileño por igual tarea, como representantes de la clase trabajadora esperamos que la integración regional avance en esos temas. Para los trabajadores es importante que el Mercosur y Unasur le den más espacio a lo social y lo laboral, que esperamos sean avances que se logren con otro gobierno del PT, porque si ganan los “tucanes” habrá retrocesos en el Mercosur, ellos ya han dicho que en un gobierno de Neves van a dar más importancia a Estados Unidos.

Compartir: 

Twitter
 

“Los trabajadores y los movimientos sociales le dieron un respaldo fuerte a Dilma.”
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.