EL MUNDO › A 24 HORAS DE UN IMPORTANTE VENCIMIENTO, TSIPRAS NEGOCIA SU PLAN ECONóMICO EN BRUSELAS

Momento clave en la negociación griega

El premier griego se reunió con Juncker cuando Grecia debe pagar al FMI unos 300 millones de euros, parte de los 1600 millones que tiene que devolver al organismo este mes.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunieron ayer en Bruselas para alcanzar un acuerdo con los acreedores internacionales que permita a Atenas desbloquear la ayuda financiera necesaria para evitar caer en default. Tsipras fue recibido en la sede del Ejecutivo comunitario por Juncker y ambos posaron para las fotos dándose la mano, aunque no realizaron ninguna declaración, pese a las expectativas que genera la cena de trabajo que mantendrían esa noche. Grecia debe afrontar el viernes el pago del próximo tramo de la deuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), unos 300 millones de euros (384 millones de dólares) que forman parte de los 1600 millones que debe devolver al organismo este mes. Por ello, en las últimas semanas se intensificaron los contactos para dar impulso a las negociaciones que permitan alcanzar un acuerdo por el cual Atenas pueda afrontar sus deudas sin necesidad de seguir aplicando impopulares medidas de ajuste que hunden a Grecia en una crisis cada vez más profunda.

Pese a que el gobierno griego electo en enero pasado prometió poner fin a los ajustes, Tsipras reconoció ayer que como parte de los acuerdos para destrabar la ayuda financiera debió hacer concesiones. “Sabemos que estas concesiones serán difíciles, pero hemos presentado una propuesta realista de salida de Grecia de la crisis. Un plan realista cuya aceptación por las instituciones, los acreedores y nuestros socios de Europa marcaría el fin de los escenarios de división de Europa”, aseguró.

La CE ve en este encuentro una gran oportunidad para imponer a Atenas las reformas y condiciones macroeconómicas y financieras necesarias para cerrar la quinta y última revisión del segundo rescate a Grecia. La Comisión indicó que no esperaba una decisión final ayer, aunque ambos políticos se centrarán en las cuestiones que quedan pendientes para tratar de superar las diferencias y facilitar así un compromiso que conduzca a un acuerdo.

Antes de la cena con Tsipras, Juncker se reunió con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, quien rebajó las expectativas de la cita de ayer, al afirmar a su llegada a la sede de la CE que “queda un duro trabajo” para alcanzar ese acuerdo definitivo. Además, descartó que Atenas pueda contar con una inyección financiera esta semana, aunque se lograse un acuerdo en las próximas horas o días, porque no es técnicamente posible un desembolso inmediato.

En tanto, fuentes del gobierno griego informaron que Tsipras dialogó telefónicamente con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente galo, François Hollande, y los tres acordaron la necesidad de fijar “superávit primarios más bajos” y lograr una “solución inmediata” a las negociaciones.

“Estamos a unos días, a unas horas de un posible acuerdo”, dijo Hollande, quien precisó que “pedir demasiado a Grecia sería impedirle que vuelva a crecer”, aunque no hacerlo “tendría consecuencias para el conjunto de la Zona Euro”. Hollande anunció que iba a hablar por teléfono con el primer ministro griego Alexis Tsipras y la canciller alemana, Angela Merkel, esta misma tarde.

No obstante, el optimismo de Hollande contrasta con el pesimismo del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien aseguró ayer que las propuestas de reformas de Atenas “confirman” su opinión de que un acuerdo está todavía lejos.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, aseguró ayer que está trabajando “a toda máquina” junto con el presidente francés, para lograr una solución a la crisis griega en los plazos previstos. Merkel explicó que todas las “conversaciones y llamadas” que mantienen Hollande y ella persiguen un acuerdo que permita destrabar las ayudas pendientes a Atenas. Sin embargo, recordó que antes el gobierno griego debe llegar a un acuerdo con los acreedores de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Schäuble consideró que Grecia sigue sin haber cambiado nada “decisivo” en la búsqueda de acuerdo. Lo que escuchó hasta ahora de la lista de reformas elaborada por el gobierno de Alexis Tsipras no cambia esa percepción, añadió: “Más bien la refuerza”.

Compartir: 

Twitter
 

Tsipras y Juncker, cara a cara en Bruselas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.