EL MUNDO › COLOMBIA APOYO A PESAR DE LOS VINCULOS CON EL TERRORISMO PARAMILITAR

El balón de oxígeno que necesita Uribe

La visita de Bush a Colombia no podría llegar en mejor momento para el presidente Uribe, cuyo gobierno se encuentra a la defensiva por las revelaciones de la infiltración paramilitar. El Plan Colombia y el tratado de libre comercio copan la agenda.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Hablaban en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y Tom Shannon mencionó a Colombia. Habló bien y elogió a Alvaro Uribe Vélez. El escándalo de la parapolítica “es el producto de las acciones y reformas que los colombianos han tomado desde la elección del presidente Uribe”, dijo Shannon –subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental de EE.UU.– el pasado miércoles, once días antes de la visita de George W. Bush a este país que tiene a ocho de sus senadores en la cárcel por presuntos vínculos con los paras, también a un ex director del organismo de Inteligencia (DAS, Departamento Administrativo de Seguridad) tras las rejas, y a decenas de militares investigados por connivencia con los desmovilizados grupos paramilitares en las más grandes masacres a civiles.

En Colombia, el mismo Uribe ha sido señalado por partidos de oposición y organizaciones de derechos humanos de haber fomentado el paramilitarismo cuando fue gobernador del Departamento (Provincia) de Antioquia. Pero Shannon defiende al presidente y, en el intermedio de las declaraciones que daba ante los representantes gringos, dijo que Bush también le reiterará el apoyo a Uribe en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo cuando venga a Colombia el próximo 11 de marzo.

Así lo confirma el comunicado de prensa de la Casa Blanca, donde se explica que el mandatario norteamericano estará en Bogotá “para reunirse con el presidente Alvaro Uribe y reiterar el compromiso de Estados Unidos de apoyar la exitosa lucha de ese país contra el narcoterrorismo y respaldar los esfuerzos por mejorar el nivel de vida de los colombianos”. Es la segunda vez que Bush visita Colombia, pues en 2004 había estado en Cartagena. Era la primera gira del norteamericano, después de ser reelegido, con fines de alianzas políticas bilaterales. En esta ocasión serán cuatro horas de encuentro entre Uribe –de derecha y vecino incómodo de Venezuela y Hugo Chávez– y el presidente de EE.UU. –de quien Chávez se considera enemigo– para hablar sobre los temas de cooperación de seguridad, antinarcóticos y comercial.

“Viene un Bush fracasado que busca aislar a Chávez del contexto latinoamericano, donde Colombia es el principal aliado de Estados Unidos”, opina Gustavo Petro, senador del partido de oposición Polo Democrático Alternativo. Esa percepción sobre el papel del país ante la potencia mundial es popular no sólo en la oposición. “Bush trata de promover una división entre los países latinoamericanos que no conviene en un contexto de globalización como el de hoy, y ante el cual los pueblos deben unirse”, declaró Petro a Página/12.

El paso del presidente estadounidense por Colombia es un respaldo a la firma del Tratado de Libre Comercio, que ahora enfrenta dificultades en el Congreso norteamericano. Colombia busca agilizar el trámite del TLC, y espera que rápidamente los congresistas lo ratifiquen, pues tan sólo hasta junio 30 se tienen las preferencias arancelarias de EE.UU.

La visita de Bush se produce también en medio de la solicitud de nuevos fondos para la Fase II del Plan Colombia (antinarcóticos), que Tom Shannon pidió aprobar junto al TLC. La extensión del Plan sería de unos US$3900 millones, que se sumarían los 5 mil que Washington ha entregado desde que se creó el Plan, en 2000.

La capital colombiana se prepara para la llegada de George W. Bush. La policía anunció que habrá un contingente de siete mil hombres al cuidado del presidente, “apoyados por 14.600 policías que normalmente tienen a su cargo la vigilancia de Bogotá”, señaló en conferencia de prensa el general Jorge Daniel Castro, director de la Policía Nacional. Las fuerzas militares y los servicios de Inteligencia del Estado estarán coordinados para no “permitir que se vaya a perturbar el orden durante esta visita tan importante para el país”.

El senador Petro cree que la infiltración para en el Estado colombiano es un tema poco trascendente para Bush: “Con tal de contar con un aliado contra Chávez, Bush respalda a Colombia a pesar de todas las dudas.”

Compartir: 

Twitter
 

A pesar de los paras, el presidente liberal Alvaro Uribe es el principal aliado de Bush en Sudamérica.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.