EL MUNDO › GUATEMALA IMMIGRANTES Y NARCOS

Sorpresa y media

 Por Virginia Scardamaglia

El presidente Oscar Berger nunca hubiera imaginado que en su último año al frente del gobierno guatemalteco recibiría a su colega estadounidense George W. Bush. La ocasión, aunque inesperada, no será desperdiciada: Berger ya comenzó a preparar la agenda, en la que se destacan temas como inmigración, comercio y combate al narcotráfico. Por otra parte muchos se preguntan qué se trae entre manos Bush al visitar el país centroamericano. La Casa Blanca sólo indicó que se pretende “enfatizar la cercana relación entre los dos países y experimentar la rica diversidad cultural”. Pero se sabe que el tiempo de Bush vale oro.

El itinerario está establecido: el próximo domingo 11 por la noche Bush estará pisando suelo guatemalteco y tras una noche de sueño reparador se reunirá con Berger para un desayuno el lunes por la mañana. “La visita nos tomó a todos de sorpresa porque es muy tardía. Bush está finalizando su mandato. Es simplemente una visita de imagen, de buena voluntad”, explicó a Página/12 Fernando Mack, coordinador del Area de Estudios Sociopolíticos de Flacso-Guatemala.

Berger indicó que la decisión de Bush de incluir a Guatemala como parte de la gira que realizará por América latina “es una buena señal de confianza para el gobierno, un soporte y un apoyo”. Por su parte, para el vicepresidente Eduardo Stein la visita se debe a que los mandatarios guatemalteco y estadounidense han tenido muy poca interrelación –-solamente una reunión bilateral en la Casa Blanca en abril del 2004– y a preocupaciones de Washington sobre potenciales giros políticos en la región, sobre todo con la reciente asunción de Daniel Ortega en Nicaragua. Para los analistas, Estados Unidos intenta consolidar el bloque de gobiernos aliados contra el avance de la izquierda, donde Guatemala puede desempeñar un papel importante conjuntamente con México, Colombia y El Salvador. Pero ni siquiera Stein tiene claras las intenciones de Bush. “Es muy difícil saber lo que está en la mente de Bush”, afirmó.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de Guatemala, proveyendo el 41 por ciento de las importaciones del país centroamericano y recibiendo el 34 por ciento de sus exportaciones. Justamente uno de los temas que estarán sobre la mesa es el Tratado de Libre Comercio suscrito entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (Cafta-RD), que otorga preferencias arancelarias a los países miembros. “En parte, Bush viene a terminar de consolidar el Cafta. Hacen falta unos pequeños detalles”, afirmó el analista Mack.

Para Guatemala, el tema más importante es el relacionado con los cerca de 1,2 millones de emigrantes guatemaltecos cuyas remesas –que llegan a los 3600 millones de dólares anuales– constituyen la fuente de divisas más importante con la que cuenta el país. “Vamos a buscar que se cambie uno de los elementos fundamentales sobre la migración irregular para que pase de un asunto punitivo a un enfoque laboral”, indicó Stein.

La visita serviría además para tratar de reparar ciertos baches en la relación. Estados Unidos está inconforme con el combate al narcotráfico que lleva adelante el gobierno de Berger. En un informe dado a conocer recientemente, el Departamento de Estado norteamericano señaló a Guatemala como un centro importante del tráfico de drogas, una de las causas de la violencia en el país centroamericano. El tema se tensó aún más con la muerte en el país hace dos semanas de tres diputados salvadoreños, en un supuesto ajuste de cuentas narco. Bush reclamó a las autoridades de Guatemala que investiguen los asesinatos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.