EL PAíS

El debut del año en que votamos es en Catamarca

El domingo próximo, la provincia inaugura el calendario electoral y prueba la “concertación plural” del Gobierno. El enfrentamiento es entre el radical K Del Moral y ese viejo personaje, el diputado Luis Barrionuevo.

 Por Miguel Jorquera

Catamarca será el primer test del año electoral y pondrá a prueba la estrategia de la “concertación plural” trazada desde el gobierno nacional. El domingo 11, los catamarqueños podrán optar entre cinco boletas con distintos candidatos a gobernador y tendrán en el cuarto oscuro una oferta más diversificada para legisladores provinciales y cargos locales. Pero la pelea de fondo se concentrará entre el gobernador y candidato a la reelección por la alianza Frente Cívico-Frente para la Victoria, el radical K Eduardo Brizuela del Moral, y el candidato del Frente Justicialista para la Dignidad, el sindicalista gastronómico y diputado nacional Luis Barrionuevo, que cuenta con el sello del PJ y el apoyo del clan Saadi. En los últimos días de campaña, los principales contrincantes recalentaron el viejo enfrentamiento que hace cuatro años comenzó con el rechazo de la Justicia a la candidatura de Barrionuevo, siguió con la quema de urnas y la suspensión de la elección, y se saldó con ajustado triunfo de Brizuela del Moral sobre la hermana del líder gastronómico.

Aunque desde entonces ha pasado mucha agua bajo el puente. Dos años después, en las elecciones legislativas de 2005, la irrupción del kirchnerista Frente para la Victoria relegó al segundo y tercer lugar al Frente Cívico encabezado por el radicalismo y del PJ alistado tras Barrionuevo. Pero con su realineamiento en las filas del radicalismo K y a favor de la “concertación plural” lanzada desde el Gobierno, Brizuela del Moral empezó a tejer una alianza con el kirchnerismo, que ahora respaldará su reelección.

El ex cuñado presidencial, Armando “Bombón” Mercado, fue el encargado de sellar el acuerdo de un importante sector del Frente para la Victoria con el Frente Cívico, que incluyó la incorporación de Lucía Corpacci, delegada del Ministerio de Desarrollo Social en la provincia, como compañera de fórmula del gobernador. La coalición también sumó a socialistas, representantes de Recrear (el partido de Ricardo López Murphy) y otras organizaciones menores.

El acuerdo oficialista debilitó las aspiraciones de Barrionuevo, al que las encuestas tampoco parecen favorecer. Pero el sindicalista no se da por vencido: “Estamos bien en toda la provincia”, dijo y pronosticó que “va a haber una agradable sorpresa” en la elección. También sigue prometiendo, incluso a la Virgen de San Fernando del Valle de Catamarca, que “cambiaré la provincia en sólo cuatro años, no necesito más”. Uno de sus slogans preferidos de su campaña, que no interrumpió por vacaciones ni para asistir a las sesiones extraordinarias del Congreso ni a la apertura del año parlamentario que inauguró el presidente Néstor Kirchner.

Barrionuevo buscó con anhelo un candidato a vice que refuerce sus expectativas, pero no le fue fácil. Tentó –arrastrado por el síndrome de Misiones– al vicario general de Catamarca, Moisés Pachado, aunque el sacerdote desechó rápidamente el convite. Finalmente, lo acompañará Francisco “Pilo” Sotomayor, un veterano dirigente del PJ que enfrentó al clan Saadi cuando este cayó en desgracia. En tanto, Ramón Saadi intenta mostrarse como “prescindente” y su esposa, la senadora Pilar Kent de Saadi, participa activamente de la campaña barrionuevista.

Las otras posibilidades de elección para los 230 mil catamarqueños en condiciones de votar se complementan con tres opciones de izquierda a la gobernación: el Partido Obrero llevará a Enrique Traverso como candidato; el comunismo a Jorge Paerea, y el humanismo a María Bernarda Gil. La boleta del ARI no llevará candidato a gobernador pero sí aspirantes al Senado Nacional y cargos departamentales, donde, según los municipios, las ofertas superan la decena de papeletas. También se elegirán intendentes y concejales en 34 de las 36 comunas, 20 diputados y 8 senadores provinciales.

La disputa entre Barrionuevo y Del Moral pasó en los últimos días por las posibilidades turísticas de la provincia. “No existe una política para el turismo”, dijo el sindicalista tras presentar un plan acompañado por empresarios del sector. “Es la barbaridad más grande” que he escuchado y “no conoce la provincia”, fue la respuesta del gobernador.

El tema no es menor. Catamarca no tiene prácticamente industrias, el Estado es el principal empleador para casi la mitad de la Población Económicamente Activa (algo más de 80 mil personas) y los planes Jefas y Jefes de Hogar es la más extendida fuente de ingresos para la otra mitad. La elección se hará, por ahora y si no hay acuerdo, en medio del paro docente, por eso la provincia pagará 50 pesos a cada uno de 2030 presidentes de mesa, la mayoría de ellos maestros.

Brizuela del Moral y Luis Barrionuevo tienen depositadas todas sus expectativas para el domingo en las coaliciones que lograron armar, aunque hacia adentro de cada una de ellas aún predominan más recelos que afinidad entre los aliados.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Brizuela del Moral, gobernador y candidato por Frente Cívico-Frente para la Victoria.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.