EL MUNDO › POLITICAS SOCIALES Y MODELOS DE EDUCACION EN VENEZUELA

Lo que se juega hoy

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Caracas

Ante un Hugo Chávez que derrochaba elogios, Noam Chomsky, el reconocido intelectual norteamericano, dijo en su visita a Caracas en 2009 que Venezuela estaba haciendo crecer las semillas de un mundo mejor con iniciativas promisorias como los programas de las misiones sociales y la reducción drástica de la pobreza. En nueve años desde su creación, en el 2003, las misiones sociales llevaron salud, educación y vivienda por primera vez al interior pobre venezolano. A la luz de los resultados, su rival Henrique Capriles se ha visto obligado a reconocer el éxito de estas iniciativas y ha prometido que no serían eliminadas.

El plan de alfabetización Misión Robinson incorporó enseñanzas del método cubano “Yo sí puedo”, que combina datos numéricos y de lenguaje para inducir al aprendizaje. La isla envió instructores a Caracas, que prepararon alfabetizadores venezolanos. El gobierno estableció un programa de incentivos –desde canastas de comida hasta tierras y créditos– para quienes aceptasen ocupar una silla en el aula. Las misiones Rivas y Sucre se orientaron a cubrir los niveles de educación secundario y terciario. Sus efectos no tardaron en hacerse visibles: en 2005, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró a Venezuela territorio libre de analfabetismo.

Barrio Adentro se llama el programa que llevó módulos de atención médica cubana a los espacios más recónditos del país. En algo más de una década, el gobierno bolivariano ha incrementado los establecimientos de la red de salud pública en un 161 por ciento. De 5174 centros de atención que existían para 1998, se ha pasado a contar con 13.512, lo cual significa que se construyeron 8338 centros. En el territorio de la población se resuelven los problemas sanitarios, salen los médicos y doctores cubanos a los barrios, las montañas y lugares lejanos. Además se instalaron los Centros de Diagnóstico Integral (CDI), de alta tecnología, que actúan como mecanismo de prevención de enfermedades, que trabajan las 24 horas. La Misión Milagro atiende los problemas oculares de las familias pobres.

Varios indicadores confirman el avance social en estos casi 14 años de gobierno socialista: según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), la pobreza, que en 1999 rondaba el 47 por ciento de la población, había caído en 2010 a 27, 8 por ciento y la pobreza extrema pasó de 21,7 por ciento a 10, 7 por ciento. Asimismo, se mejoró en la distribución del ingreso: en 1999, el 20 por ciento de la población más pobre recibía el 3,6 por ciento de los ingresos de Venezuela y el 20 por ciento más rico recibía el 54,4 por ciento. Diez años después, los más pobres se quedaron con un 5,4 por ciento de los recursos y los más ricos con el 45,2 por ciento.

El historiador Lionel Muñoz destaca la efectividad de las políticas sociales implementadas. “Venezuela abandonó la lista de los países donde hay analfabetismo; la matrícula educativa ha crecido de manera considerable; durante los años ’80 y ’90 los sectores populares estaban alejados de la educación superior del país y esa tendencia se ha revertido durante el gobierno de Chávez mediante la creación de universidades y nuevas instituciones educativas.”

Uno de los directivos del Banco Central de Venezuela, el economista José Félix Rivas Alvarado, señala en diálogo con Página/12 que el gobierno de Chávez incorporó una institucionalidad paralela a la que existía con las misiones. “El modelo económico se orientó hacia disminuir los niveles de desigualdad social y de pobreza. Y eso lo ha llevado a cabo a través de una distribución popular de la renta petrolera. Hay una lógica institucional. Veníamos de un Estado neoliberal privatizador y este gobierno, ante la incapacidad de ese Estado, asumió lo que se llaman las misiones.”

Rivas Alvarado advierte, más como académico y como profesor, que si ganara la coalición de Capriles retomaría la política neoliberal de años anteriores al chavismo, y que el principal paradigma sería la inversión extranjera. “La política económica estaría orientada a la apertura de los mercados e identificada más con los centros de poder económico mundial, como Estados Unidos.”

A las mencionadas, se suman una decena de misiones más, como la Che Guevara y la de participación barrial 13 de Abril. La Misión Niños y Niñas del barrio que atiende a niños de la calle, y la misión Negrita Hipólita, que atiende a los más desvalidos. La más reciente Gran Misión Vivienda censó a las familias que no tienen hogar tras las inundaciones de 2010. El censo arrojó que la deuda habitacional asciende a 2,5 millones. Esa cifra evidencia que queda todavía un camino por recorrer.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.