EL PAíS › EL G20 RECHAZO FLEXIBILIZAR LAS EXPORTACIONES AGRICOLAS

Los alimentos suben y las presiones aumentan

Los países exportadores de bienes agrícolas, nucleados en el Grupo de los 20, rechazaron el miércoles una propuesta presentada por Suiza y Japón ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) para que se flexibilicen progresivamente las exportaciones de alimentos. Estas dos naciones habían solicitado que las restricciones sean notificadas a la OMC para ser discutidas con países importadores de alimentos como ellos y remarcaban que, en caso de no llegar a un acuerdo, la controversia debía ser sometida a un arbitraje en el plazo de 60 días. Sin embargo, Brasil, en nombre del G20, pidió que se mantenga la excepción de la notificación. El debate expresa la disputa entre países desarrollados y en desarrollo para ver quién afronta los costos que supone la fuerte suba del precio internacional de los alimentos.

“No estamos en contra de las prohibiciones y las restricciones a las exportaciones. Pero los países fuertemente dependientes de las importaciones como nosotros no queremos poner en peligro la seguridad alimentaria de nuestras poblaciones”, señaló Takaaki Kawakami, primer secretario de la misión de Japón ante la OMC. La propuesta cuenta con el aval de la Unión Europea.

El problema es que la liberación progresiva de las exportaciones que reclaman serviría para asegurar el abastecimiento en sus países, pero poniendo en riesgo la soberanía alimentaria de las naciones en desarrollo que apelaron a las restricciones para intentar frenar la suba de sus precios internos.

De hecho, en los últimos meses los principales exportadores prohibieron o restringieron sus ventas externas para garantizar el abastecimiento de sus habitantes. Además de Argentina, los que siguieron este camino son Brasil, Vietnam, Camboya, Indonesia, Kazajstán, India, Egipto, Rusia, China y Nepal, entre otros.

Nepal ha sido la última nación en sumarse a este pelotón al anunciar ayer la prohibición de exportar granos. “Existe una alta posibilidad de una crisis alimentaria en un país pobre como el nuestro, donde la producción doméstica no es suficiente. La prohibición nos ayudará a almacenar alimentos para nosotros”, aseguró Hari Dahal, portavoz del Ministerio de Agricultura. En las últimas semanas, el precio del arroz en ese país subió 35 por ciento.

Por su parte, Brasil, que la semana pasada también restringió las exportaciones de arroz, lanzará un programa para estimular el incremento de la producción de “alimentos sensibles” con el propósito de frenar el aumento de precios sin reducir las exportaciones. El ministro de Hacienda, Guido Mantega, reveló que “el gobierno está preparando un programa de estímulo a la producción agrícola para el consumo interno y para exportar”. El plan contempla la implementación de líneas de crédito blandos y el Estado les garantizará a los productores el pago de precios mínimos. “En vez de sufrir los efectos de la crisis de alimentos debemos sacar ventaja, Brasil es el país que más puede aumentar la oferta de esos productos”, dijo Mantega.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.