EL PAíS › HOMENAJE A RODOLFO WALSH

Esperanza y certeza

El primer acto en conmemoración del Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia se realizó en las primeras horas de ayer en el centro porteño. La convocatoria del artista Gabriel Serulnicoff y del escritor Juan Diego Incardona para homenajear al escritor y periodista Rodolfo Walsh inauguró en la esquina de San Juan y Entre Ríos la jornada de actos en todo el país. La lectura de la “Carta Abierta a la Junta Militar”, difundida por Walsh en el primer aniversario del golpe militar, en la esquina donde fue asesinado, fue el corolario de una marcha que había comenzado frente al edificio de la ex ESMA horas antes y simulaba el recorrido inverso al que realizó el cuerpo del periodista tras enfrentarse con un grupo de tareas el 24 de marzo de 1977.

Cerca de las 22 del martes, Serulnicoff –coordinador de artes visuales del Espacio Cultural Nuestros Hijos (Ecunhi)– emprendió junto a un grupo de manifestantes la caminata desde la puerta de la ex Escuela Mecánica de la Armada, empujando una carretilla. En el trayecto iban dejando testimonio de su paso pegando afiches en la vía pública. “Sin la esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido”, rezaban los carteles que hacían referencia a la última frase escrita por Walsh en su Carta Abierta. Una premonición de lo que le sucedería apenas se hiciera público el documento que denunciaba las aberraciones de la dictadura, a un año del golpe que derrocó a María Estela Martínez de Perón.

Mientras, en la esquina de San Juan y Entre Ríos, bajo la placa recordatoria colocada en la pared del Banco Nación, cerca de un centenar de personas aguardaba la llegada del artista. “Podríamos haber leído Operación Masacre entero”, comentaban entre risas en referencia al tiempo que tuvieron que aguardar la llegada de Serulnicoff, que se demoró más de lo previsto. Finalmente, a las 2 de la mañana de ayer, el grupo arribó al lugar donde el 24 de marzo de 1977 el escritor y periodista fue interceptado por un grupo de tareas. Luego de tratar de defenderse parapetado detrás de un árbol, fue asesinado en ese lugar, horas después de haber despachado en el correo el escrito que detallaba con fechas y lugares los crímenes organizados por la Junta Militar.

La idea de la “intervención” artística fue realizar el recorrido inverso al que realizó el cuerpo de Walsh una vez asesinado. Según testimonios de ex detenidos en la ESMA, el cadáver fue expuesto ante otros cautivos como un trofeo de guerra, antes de ser “desaparecido”. La pegatina de afiches se realizó a lo largo de la Avenida del Libertador hasta su nacimiento, y continuó por Leandro N. Alem hasta Avenida de Mayo. Por esa arteria caminaron hasta doblar por Entre Ríos y concluir el trayecto en la intersección con San Juan. En total, 17 kilómetros recorridos con la intención –según los organizadores– de que “Walsh y la Carta cobren vida” en ese acto.

Emocionado y cansado, el coordinador del área de Letras del Ecunhi y autor de El Campito, Incardona, fue el primero en comenzar, megáfono en mano, la lectura de la carta. Un fuerte aplauso y el grito “Rodolfo Walsh, presente”, cerraron el homenaje al escritor, a treinta y tres años de su asesinato.

Informe: Gabriel Morini.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.