EL PAíS › EL CENTRAL INTENTARA RECUPERAR LOS FONDOS CONGELADOS DESDE 2006

La apelación va por todo

La autoridad monetaria tiene bloqueados 105 millones de dólares en Estados Unidos por un embargo de Griesa desde hace casi cuatro años. El juez ahora dispuso que dos fondos buitre pueden disponer del dinero. El BCRA buscará dar vuelta las dos decisiones.

 Por Cristian Carrillo

El Banco Central aprovechará la apelación al fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa para avanzar en la discusión de fondo: el congelamiento de la cuenta por 105 millones de dólares en la Reserva Federal (FED) desde 2006. El magistrado concedió anteayer un nuevo pedido de los fondos buitre Dart y Elliot para que puedan disponer de ese dinero. Ahora, el buffet de abogados que asesora al Central trabaja contrarreloj, en los tiempos legales estadounidenses, para enviar la apelación. Según pudo conocer este diario, la apuesta de los letrados no sólo es revertir el fallo sino dejar sin asidero la justificación que mantiene inmovilizada la cuenta desde hace más de tres años. “Si se da vuelta el fallo de Griesa, es muy probable que se descongelen esos depósitos”, señaló un estrecho colaborador de Mercedes Marcó del Pont. De hecho, se espera que la FED eleve también un escrito en esta causa en favor de la Argentina. En tanto, la plaza cambiaria local operó habitualmente y el Central adquirió un volumen importante de dólares.

No bien se conoció el fallo de Griesa, los abogados del Central empezaron a definir la defensa. En esta tarea, los letrados que asesoran al organismo se encontraron con una puerta abierta para discutir el acuerdo que mantiene inmovilizados 105 millones de dólares en la FED. Luego de la reestructuración de la deuda en default en 2005, Griesa dictó un embargo sobre esa cuenta apelando a la figura del alter ego (falta de independencia de una institución respecto del Ejecutivo). Tras varias idas y vueltas, en 2006, se acordó congelar los depósitos. Es decir, ni la Argentina ni los fondos buitre podían disponer del dinero, que quedaría allí hasta que se resolviera la cuestión de fondo sobre el juicio por el default de 2001.

Los fondos de Dart y Elliot solicitaron ahora disponer de los 105 millones, y Griesa falló a su favor. La medida no tiene vinculación con la puesta en marcha del Fondo del Desendeudamiento para el pago de deuda con reservas del Banco Central. “Es sólo la confirmación del embargo que ya existía”, coincidieron las fuentes oficiales consultadas. De todos modos, este nuevo dictamen les permite a estas sociedades, con sede en el paraíso fiscal de Islas Caimán, echar mano al dinero. El Banco Central tiene otras cuentas activas en la FED.

Los abogados argentinos enviarán en los próximos días su escrito a la Cámara de Apelaciones de los Estados Unidos. La estrategia será ir por todo, adelantaron desde el Central. Existen antecedentes en esa Cámara favorables al país, como los casos de los embargos a la Anses y al Banco Nación que había dictado Griesa, y que ese tribunal anuló. “Es probable que la respuesta de ese tribunal demore algunos meses, aunque podría definir la cuestión central: el hecho de que se mantenga o no congelada esa cuenta”, explicaron. La apuesta es que, en el caso de que se revierta este último fallo, quedaría con escaso sustento la decisión de continuar con los activos congelados, sobre todo luego de la reapertura del canje de deuda para los holdouts.

En el Central se mostraron optimistas al conocer que la propia Reserva Federal podría tomar parte en el asunto. “La FED está analizando con lupa este fallo porque involucra una presentación del organismo”, informaron. Tal como informó este diario, el fallo de Griesa hace mención a una solicitud que elevó la FED en enero para que no se inhiban los fondos del BCRA. La fundamentación es que “crea un mal precedente para las relaciones entre bancos centrales y la Reserva”. Griesa desestimó ese pedido. Ante ello, según llegó a oídos de los abogados del BC, la FED “podría hacer una nueva presentación, dentro de esta causa, en favor de la posición argentina”.

En el Central dicen que los buitres no podrán usar el dinero, porque la apelación será con “efecto suspensivo”. Por su parte, la escasa claridad en la argumentación del juez neoyorquino, aseguraron, sería un factor clave de la estrategia. “El fallo es cualquier cosa menos algo jurídico y contiene mucha declaración política. Por eso entendemos que no habrá problemas para revertirlo”, dijo a Página/12 el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. Fuentes de la entidad que conduce Marcó del Pont volvieron a remarcar que el fallo es “muy endeble jurídicamente”.

En el escrito de Griesa se critica la destitución de Martín Redrado y la designación de Mercedes Marcó del Pont en ese cargo. A su vez, se sostiene que “el Estado argentino actúa de mala fe”. El escrito se compone de numerosos recortes periodísticos de medios estadounidenses acerca de la situación argentina. La apelación apuntará a esas desprolijidades. “No nos tomó por sorpresa el contenido del fallo, aunque sí el momento elegido”, señaló Lorenzino. Griesa les habría manifestado a los funcionarios argentinos que no iba a afectar el proceso del canje de deuda.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.