EL PAíS › EL CANJE QUEDó ABIERTO Y EL MINISTRO COMIENZA HOY EN ITALIA LA GIRA DE PROMOCIóN DE LA OFERTA

Boudou da el puntapié inicial de visitante

A casi seis meses de anunciar su apertura y luego de lograr la aprobación de las comisiones de valores de los países intervinientes, quedó habilitado el canje que puede decretar la salida definitiva del default. Página/12 detalla las claves del proceso.

Los inversores que poseen títulos de la deuda argentina en default ya pueden optar por ingresar al canje. A casi seis meses de haberse anunciado su apertura y luego de lograr la aprobación de las comisiones de valores de los países intervinientes, quedó habilitado el proceso, que se extenderá hasta el próximo lunes 7 de junio. El ministro de Economía, Amado Boudou, viajó ayer a Italia, donde hoy presentará la propuesta ante los acreedores minoristas de ese país, uno de los grupos más numerosos dentro del segmento minorista, el cual es considerado fundamental para que la operación resulte exitosa. Página/12 detalla las claves del canje que puede decretar la salida definitiva del default de 2001.

- ¿Por qué se abrió el canje de deuda?

El argumento oficial es que el canje le permitirá al Estado volver al mercado voluntario de crédito a tasas “razonables” y eso repercutirá también en el sector privado, que verá reducido su costo de financiamiento. Es una apuesta para mejorar las expectativas mostrando capacidad de pago y voluntad para solucionar de manera definitiva el frente de conflicto que se abrió en diciembre de 2001, cuando Adolfo Rodríguez Saá declaró el default.

- ¿Cuál es el monto a canjear?

El default de 2001 fue por 81.800 millones de dólares, el 62 por ciento de la deuda total, estimada por ese entonces en 132.000 millones de dólares. En marzo de 2005 se logró un recorte nominal de 65,6 por ciento, pero quedaron fuera de la renegociación un conjunto de bonistas que concentraban unos 20.000 millones de dólares. Ahora el monto elegible para el canje se fijó en 18.300 millones de dólares, tomando en cuenta los intereses hasta diciembre de 2001. A esa cifra hay que sumarle unos 9000 millones de dólares por los intereses caídos que se fueron acumulando desde entonces.

- ¿Cuál es la oferta oficial?

La propuesta discrimina entre inversores institucionales y minoristas:

- Institucionales. Son bancos y fondos de inversión que atesoran unos 10.000 millones de dólares en bonos impagos. Este grupo ya adelantó, a través de la presentación inicial que acercaron Barclays, Citi y Deutsche, que aceptará el canje, lo que garantiza un piso de adhesión del 50 por ciento. La propuesta que preparó el Gobierno contempla tres instrumentos: 1) Bonos Discount, con una quita nominal del 66,3 por ciento sobre el capital, 2) cupones atados al PBI, que asocian al bonista en las ganancias que se obtengan a partir del crecimiento de la economía, 3) Bonos Global 2017 por los intereses caídos desde 2003, que pagarán una tasa de 8,75 por ciento anual, aunque el capital recién se abona al momento del vencimiento. Este último bono será la primera emisión bajo legislación extranjera desde la salida del default. También se especuló con que a este grupo se le iban a reconocer los pagos efectuados entre 2006 y 2009 por el Cupón PBI, pero al final ese incentivo se desechó. Lo que aún no está resuelto es si los institucionales van a poner 1000 millones de dólares “frescos” a cambio de más bonos Global 2017. Eso dependerá de las condiciones del mercado a medida que vaya avanzando el canje, pues el Gobierno adelantó que no está dispuesto a pagar una tasa anual superior al 9,5 por ciento por esa emisión.

-Minoristas. Son aquellos inversores que tienen bonos por un valor menor a 50.000 dólares (o su equivalente en las distintas monedas). En este caso los instrumentos son dos: 1) Bonos Par por un máximo de 2000 millones de dólares que rinden un interés inferior al título que reciben los inversores mayoristas, pero que no tiene quita (por eso se llama Par) y 2) cupones PBI bajo las mismas condiciones que los institucionales, aunque con el incentivo adicional que supone un pago en efectivo por los intereses devengados desde 2003 (160 millones de dólares).

- ¿Cual es la quita prevista?

La quita total dependerá del porcentaje de aceptación. No obstante, Boudou pronosticó cuando presentó la oferta que podría llegar a ser de un punto o 1,5 punto más que la quita global del canje de 2005. En ese entonces terminó siendo del 65,6 por ciento.

- ¿Qué porcentaje de aceptación se prevé alcanzar?

El ministro Boudou declaró públicamente que esperan un 60 por ciento de adhesión a la propuesta oficial. Para llegar a ese porcentaje contabilizan los 10.000 millones de dólares que poseen los institucionales y a un piso de 2000 millones en poder de los minoristas. Sin embargo, en privado fuentes del Ministerio reconocen que el 75 por ciento está cerca e incluso se entusiasman con la posibilidad de arañar el 80 por ciento. Un dato auspicioso fue la declaración que formuló el miércoles pasado Tullio Zembo, abogado del Movimiento Nacional de Defensa de Derechos Italianos en el Exterior. “Les aconsejo que entren, sin duda. No hay ninguna opción a no entrar al canje. Este es el momento”, aseguró Zembo, quien representa a unos 400 mil bonistas italianos con deuda argentina todavía en default. Sin embargo, Nicola Stock, presidente de la Task Force Argentina, otro de los organismos que nuclean a los acreedores de ese país, aseguró que la oferta “no es satisfactoria”. Sólo los bonistas italianos tienen 4500 millones de dólares en bonos y serán clave en el canje.

- ¿Quien pagará las comisiones de la operación?

Las comisiones serán del 0,4 por ciento por cada 100 dólares que se canjeen y, a diferencia del canje de 2005, van a ser pagadas por los acreedores. “Los bonistas no tienen forma de trasladarlos al Estado argentino e implica un ahorro por 65 millones de dólares para el país”, aseguró Boudou.

- ¿Hasta cuándo estará abierto el canje?

La oferta tiene dos fechas de cierre. Una para los grandes inversores, que pueden adherir hasta el 12 de mayo próximo, y otra para los pequeños inversores, con plazo hasta el 7 de junio. Esta primera semana se espera la adhesión de los institucionales y cuando se conozca el porcentaje inicial de adhesión, el Gobierno utilizará ese número para tratar de convencer a los más díscolos de que ésta es la mejor oportunidad para sumarse. La intención de apurar a los institucionales quedó clara en el paper que distribuyó Economía el pasado 15 de abril, cuando difundió la propuesta. Allí se establece que si el tenedor mayorista “realiza la oferta después de la fecha límite inicial (primera semana), recibirá la contraprestación menos un valor nominal de los bonos Globales 2017 igual a 0,01 dólares por cada dólar de monto elegible”.

- ¿Cómo quedará la deuda después del canje?

La consultora Econviews, del economista Miguel Kiguel, estimó que si la adhesión al canje llega al 70 por ciento el stock de deuda se incrementará 8400 millones de dólares, casi 2,7 puntos porcentuales del PBI. En diciembre de 2009, la deuda pública era de 147.200 millones de pesos. Por lo tanto, luego del canje, y tomando en cuenta el supuesto mencionado, podría trepar a 155.600. Obviamente, si la adhesión es mayor esa cifra podría elevarse un poco más. No obstante, la solvencia de la deuda no depende del monto nominal de la misma sino de su relación con el PIB y con las exportaciones. Con respecto al producto, a fines del año pasado la deuda bruta del sector público nacional representaba el 48,8 por ciento, mientras que en 2002 ese porcentaje era del 166,4 por ciento y en 2001 del 53,7. A su vez, la deuda equivalía entonces al 119,2 por ciento de las exportaciones, mientras que en 2002 ese porcentaje era del 415,1 por ciento y en 2001 del 448,5 por ciento. La renegocación actual prácticamente no alterará los porcentajes de 2009 pese al incremento nominal esperado.

Compartir: 

Twitter
 

Amado Boudou intentará seducir a los bonistas italianos, uno de los grupos más numerosos dentro del segmento minorista.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.