EL PAIS › LOS ENCUESTADORES ANALIZAN LAS REPERCUSIONES DEL LANZAMIENTO PRESIDENCIAL

“Una ratificación del deseo de la gente”

Según los analistas, la alta intención de voto que ya se tenía de la Presidenta significa que los electores descartaban su postulación. Difieren sobre las consecuencias que podría tener el momento elegido.

El momento fue justo, el secreto fue a voces, la definición fue esperada y el estilo fue propio. Estas conclusiones son algunas de las que expresaron los consultores y analistas políticos para caracterizar el anuncio de la Presidenta, quien competirá en la elección de octubre por un segundo mandato. Página/12 habló con encuestadores y analistas políticos para conocer el impacto que la definición puede llegar a tener sobre la opinión pública, la campaña presidencial, la de la Ciudad y la oposición.

Cristina Kirchner determinó que su postulación presidencial fuera la última en enunciarse, a sólo cuatro días de la inscripción de las candidaturas. Roberto Bacman, de CEOP, descarta que se haya tratado de una estrategia de marketing electoral al que, asegura, los Kirchner nunca fueron demasiado afectos, y sostiene que, en cambio, son factores netamente políticos los que subyacen. “Las elucubraciones de los opositores y algunas editoriales comenzaban a acotar el margen. Cristina esperó hasta que notó que se tensaba demasiado la cuerda.”

La consultora Doris Capurro, en cambio, considera que los aprietes de los sectores opositores no sólo no incidieron sobre los tiempos presidenciales sino que, además, la prolongación del plazo sirvió para que la oposición se erosionara sola en la disputa, dejando fuera de la pelea por la presidencia a varios candidatos, como Mauricio Macri, Pino Solanas o Felipe Solá, o generando alianzas que, para Capurro, dividieron más de lo que unieron. “Manejó un perfecto timing político”, sintetiza Capurro. En una línea similar, el analista Manuel Mora y Araujo interpreta que, como resultado de la dilación, durante este tiempo “Cristina permaneció en el centro de la atención pública”.

El único que no coincidió con este diagnóstico fue el consultor de OPSM, Enrique Zuleta Puceiro, para quien la extensión de la definición podría dar lugar a las críticas de la oposición, que podrían interpretar que fue un aprovechamiento del peso que tiene la figura de la Presidenta en el mapa político. Además consideró que para el votante independiente la dilación puede significar una acción especulativa “que no tiene nada que ver con lo mejor que tiene el kirchnerismo, que es su potencia salvaje para emprender la política con iniciativa y propuesta”. Para graficar quiénes son estos “votantes independientes”, Zuleta Puceiro comentó que el 10 por ciento del electorado de Mauricio Macri votaría a Cristina Kirchner en octubre.

La forma que eligió la Presidenta de confirmar su pelea por el segundo mandato fue leída por los analistas como la continuidad de la impronta que caracteriza al kirchnerismo y a la propia Cristina. Bacman piensa que la decisión de transmitir el anuncio por cadena nacional forma parte de un estilo en el que se busca quitarle el dramatismo a la comunicación oficial. “Así será también el anuncio del vice”, vaticinó. En un sentido similar, Capurro consideró que el anuncio se hizo “con la naturalidad de quien ya sabe que será candidata”. En cambio, Mora y Araujo criticó la aparición en cadena nacional, por interpretarlo como una “confusión” entre el rol de jefa de Estado y el de candidata.

Casi todos los analistas coinciden en que el anuncio no repercute sobre las mediciones de intención de voto que se hagan a partir de hoy. Sostienen que la base electoral de la Presidenta oscila entre el 41 por ciento (Zuleta) y el 48 por ciento (Bacman y Capurro), y que por lo tanto el electorado daba por hecho que la Presidenta volvería a presentarse. “El anuncio no hace más que reafirmar lo que la gente quería. Era un secreto a voces”, consideró Bacman. En la misma línea, para Capurro la definición sólo cambia el clima de expectativa política”, pero no configura un cambio para la opinión pública. “Cristina fue, es y será candidata”, graficó Zuleta Puceiro.

En cuanto a la incidencia que pueda tener el anuncio sobre las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires y el desempeño del senador Daniel Filmus, la mayoría de los consultores no vislumbró cambios. Sólo Capurro evaluó que “sería bueno” que Filmus modifique su eje de campaña: “Ahora debería pasar de la confrontación con el macrismo a una campaña más propositiva”, dijo.

Informe: Sol Prieto.

Compartir: 

Twitter
 

El suspenso, coinciden los consultores, le sirvió a Cristina Kirchner para mantener el centro de la escena.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.