EL PAíS › EL MINISTRO DE CIENCIA Y TECNOLOGíA, LINO BARAñAO, SOBRE EL BANCO NACIONAL DE DATOS GENéTICOS

“Es para jerarquizar la institución”

Señaló que se cumplirán los protocolos para garantizar la “cadena de custodia” y que la Corte designará veedores.

 Por Ailín Bullentini

“No hay privatización del Banco Nacional de Datos Genéticos, al contrario, es una manera de jerarquizarlo”, aseguró el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, en relación con la polémica desatada desde hace unos días en torno del traspaso de la institución del lugar en donde actualmente funciona, el Hospital Durand, a un edificio bajo la órbita de la cartera. En diálogo con Página/12, el funcionario desmintió que el cambio de sede ponga en riesgo las muestras de familiares de de-saparecidos durante la última dictadura cívico-militar allí resguardadas y remarcó que “el Estado garantiza el derecho a la identidad de todos los ciudadanos a través de una decena de laboratorios judiciales gratuitos”.

La semana pasada, el juez Ernesto Marinelli suspendió de manera temporaria el traspaso del BNDG como producto de una medida cautelar que así lo requería. El recurso fue presentado por un conjunto de organismos defensores de los derechos humanos que desde hace bastante más tiempo expresan su preocupación por la puesta en peligro de las muestras genéticas archivadas en el organismo y su “utilización” por parte del Ejecutivo para investigaciones privadas. Barañao confirmó que mañana el ministerio presentará ante la Justicia un informe que certifica la “cadena de custodia” que asegura las muestras del banco y responderán al pedido de informes realizado por la senadora Norma Morandini (FAP), que dirigió el jueves pasado una audiencia pública sobre el tema.

En su edición del último domingo, el programa de televisión Periodismo Para Todos aprovechó para ligar el asunto al caso de los hijos presuntamente apropiados por la directora del diario Clarín, Ernestina Herrera de Noble, y acusar al gobierno nacional de querer entrecruzar las muestras de ADN del BNDG con el archivo de restos óseos del Equipo Argentino de Antropología Genética (EAAF) con el objetivo de obtener falsos positivos en el expediente Noble Herrera y “utilizarlos como bomba mediática”. “Esa suposición es gratuita, es ensuciar a dos instituciones que tienen un valor emblemático para la Argentina”, consideró el ministro, quien negó conocer “cuál es el motivo de hacer esta maniobra”.

–Algunas agrupaciones temen que se pongan en riesgo las muestras del BNDG. En PPT sostienen que el cambio de sede es una cuestión “política” para “sostener en agenda el caso Noble Herrera”. ¿Por qué el traspaso?

–El traspaso está incluido en la ley aprobada en 2009, como una manera de jerarquizar la institución. No es cierto que implica un riesgo para la muestra. Seguiremos los protocolos existentes para el traslado de muestras biológicas y además notificaremos a la Corte Suprema de la fecha en la que se llevará a cabo para que designen veedores. El traslado se da para darle más seguridad al archivo del BNDG, porque actualmente se encuentra en un servicio hospitalario que no cuenta con las medidas de seguridad requeridas.

–Hace décadas que funciona en el Hospital Durand. ¿Estuvo en peligro ese tiempo?

–Queremos mejorar el estado de su resguardo. La nueva sede dará un sector de archivo inventariado con acceso más sistemático de información, incorporando tecnología y seguridad.

–¿Y la relación entre el traspaso y los falsos positivos que sirvan para mantener en agenda el caso Noble Herrera?

–Es falaz. No se hacen cruzamientos masivos ni al azar de las muestras. Cada caso es cruzado con las muestras que coinciden con los condicionantes espacio-temporales que surgen de un trabajo previo al genético, el de investigación histórica. Se han cruzado datos del banco con los del EAAF, sí, porque es una obligación que nace de un pedido histórico de los organismos de derechos humanos: que se agoten las instancias de búsqueda. Pero siempre bajo normas establecidas por ley. Por otro lado, nunca ninguna de las dos entidades ha dado publicidad a datos preliminares sin tener en su haber el 99,9 por ciento de la certeza, así que no hay manera de que estas cuestiones se usen como bombas mediáticas. Suponer que van a manipular situaciones de coyuntura con estos datos es un ataque a las entidades prestigiosas que llevan años trabajando en estos temas.

–¿Por qué la dedicación exclusiva del BNDG a casos sucedidos entre 1976 y 1983 no afecta el derecho a la identidad de todas las personas?

–El criterio de la restricción temporal del trabajo del banco era darles prioridad a los casos de lesa humanidad, a la búsqueda de nietos apropiados para acelerar los tiempos y evitar así la competencia con otro tipo de situaciones que no fueron nunca el objetivo original de la institución. En un principio, el laboratorio del BNDG era el único en el país que realizaba análisis de filiación, pero ahora existe una decena de laboratorios públicos, muchos dependientes del Poder Judicial. Si una persona litiga por cuestiones de esa índole, podrá utilizar sin costos esas instituciones para resolver esos casos. Así, el derecho a la identidad está siendo asegurado por el Estado.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, defendió la mudanza del BNDG a una nueva sede.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.