EL PAíS › EL OFICIALISMO Y SUS ALIADOS CONSERVARON LA MAYORíA CON 132 LEGISLADORES

El FpV sumó bancas en Diputados

El oficialismo cuenta con tres escaños por encima del quórum. El Frente Progresista será la segunda fuerza, con 53 bancas, a las que podrían sumar 7 de Unen. El massismo incorporó 16 diputados y el FIT debutará con 3 bancas.

 Por Miguel Jorquera

A pesar de la derrota en los cuatro principales distritos del país y de conseguir resultados dispares en el resto de las provincias que reparten menos bancas, el kirchnerismo ratificó su condición de primera minoría parlamentaria y mantendrá junto a sus aliados más incondicionales un ajustado quórum en la Cámara de Diputados. El Frente para la Victoria, con el aporte de diferentes partidos provinciales, como el santiagueño Frente Cívico y el misionero Frente por la Concordia, sumados a aliados como Nuevo Encuentro y otros monobloques, suma 132 bancas, apenas tres por encima de la mitad más uno de la Cámara baja, lo que le permite abrir una sesión por sus propios medios y dirimir a su favor cualquier votación por mayoría simple. Con la UCR a la cabeza y aporte del socialismo y de los partidos que integran en distintos distritos, el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) será la segunda fuerza de la Cámara baja, con 53 bancas, a las que se podrían sumar los 7 que integran la alianza porteña Unen, de la que también forman parte varias de las fuerzas del FPCyS. El Frente Renovador del massismo sumará 19 escaños propios, uno más que el PRO y sus aliados, que reunirán a 18. La irrupción del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), que llega por primera vez al Congreso con una bancada de tres diputados por distintas provincias, iguala la cantidad de otras fuerzas del peronismo anti K, como el delasotismo, el denarvaísmo y el ahora opositor MPN, dirigido por un petrolero alineado con la CGT opositora, que suman tres cada una. En medio, hay un archipiélago de distintas fuerzas y expresiones provinciales y monobloques que suman otras 15 bancas.

Los principales distritos electorales del país le fueron esquivos al oficialismo. Al cierre de esta edición y sin que todavía fueran escrutadas todas las mesas, el massismo amplió considerablemente su diferencia con respecto a las PASO y se alzó con 16 diputados, aunque tres de ellos responden al macrismo por la alianza que había sellado con los renovadores, pero terminarán tributando a la bancada PRO. El Frente para la Victoria, en tanto, retenía las 12 que ponía en juego. Al resto de las fuerzas opositoras bonaerenses tampoco les fue como esperaban: el FPCyS peleaba anoche por el quinto diputado que renueva, mientras la fuerza de De Narváez conseguía apenas dos de los cinco que ponía en juego. Donde si festejaban era en el FIT, que ingresaba por primera vez un diputado.

En el distrito porteño, el FpV consiguió un respiro pese a quedar tercero. El triunfo del macrismo le permitió sumar los cinco diputados que renovaba, lo mismo que sus escoltas de Unen, en tanto el kirchnerismo se alzaba con tres bancas, dos más que las que disponía. El FIT, en cambio, resignaba la posibilidad de entrar en el reparto por poco.

En Córdoba y Santa Fe, que reparten nueve diputados cada una, el resultado para el kirchnerismo fue dispar pese a quedar tercero en ambos casos. En Córdoba triunfó la delasotista Unión por Córdoba, la UCR se ubicó en segundo lugar, repartiéndose tres diputados cada uno; mientras el FpV recuperó el tercero –relegando al PRO– y obtuvo dos bancas, una más de la que tenía. En Santa Fe, en cambio, el PRO, con tres escaños, terminó escoltando al triunfante Frente Progresista, que llevaba como cabeza de lista al socialista Hermes Binner y obtuvo cinco. En tanto, el FpV consiguió dos, uno menos de los que renovaba.

Mendoza fue un triunfo para la UCR, con Julio Cobos como cabeza de lista, y tres bancas como trofeo. El FpV renovó la propia y el FIT se alzó con una banca y tercer puesto, relegando a otras fuerzas mendocinas tradicionales. En Entre Ríos, que también distribuye cinco bancas, el kirchnerismo revirtió la ecuación: triunfó ampliamente y consiguió tres bancas, dos más que las que renovaba, mientras que la UCR y la alianza PRO-PJ anti K se adjudicaba un diputado por cada fuerza.

En otras provincias, el oficialismo alternó buenas y malas. En Chaco, el triunfo fue rotundo, pero el reparto se mantuvo en iguales proporciones: dos bancas para el FpV y una para la UCR. En Río Negro, el FpV se alzó con las dos bancas que estaban en juego, una de ellas propia. En Formosa, pese al triunfo oficialista, el FpV también repartía con la UCR las dos bancas por la provincia. Los sanjuaninos del FpV lograron torcer la historia de las PASO y se impuso sobre el PJ disidente y retuvo sus dos bancas. Los aliados santiagueños del Frente Cívico retuvieron las tres bancas que la provincia ponía en juego. La UCR santacruceña se adjudicó la victoria y dos bancas propias en la provincia patagónica y el FpV la restante, dejando sin nada al PJ que responde al gobernador Daniel Peralta.

En Misiones, el oficialismo provincial retuvo las dos que ya tenía mientras que la UCR le arrebató la tercera en disputa al PJ disidente. En Salta, el FpV perdió una de sus dos bancas, mientras que las otras dos quedaron en manos del PJ disidente y el FIT. Tucumán y Tierra del Fuego terminaron empatados: el oficialismo tucumano repartió por igual con la UCR las cuatro bancas de la provincia, y el FpV fueguino retuvo la propia y el MPF se quedó con la otra.

En Jujuy, en cambio, el FpV no pudo revertir el resultado de las PASO y cayó ante el panradical Frente Jujeño, que le arrebató una de las dos bancas que ponía en juego. El aliado PJ pampeano también resignó una banca y repartió por partes iguales con la UCR y el PRO, una banca para cada uno. En La Rioja, el FpV finalmente derrotó al Frente Cívico que encabeza la UCR, pero repartieron por igual las dos bancas que renueva la provincia. En Neuquén, el FpV logró conservar una de las dos que estaban en manos del entonces aliado MPN. El PACH de Mario Das Neves relegó al FpV y se quedó con las dos bancas que se renovaban. En San Luis, el PJ de los hermanos Rodríguez Saá perdió una de las tres bancas que renovaba, a manos del Frente Progresista, que dejó sin nada al kirchnerismo puntano.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.