EL PAíS › OFICIALISTAS Y OPOSITORES ANTE EL LANZAMIENTO DEL PROGRESAR

“Dar respuesta desde el Estado”

Gobernadores, funcionarios, legisladores y dirigentes de distintos partidos destacaron el programa lanzado por el Gobierno para alentar a los jóvenes desempleados o con bajos salarios a completar sus estudios.

epigrafe
Agustín Rossi.
Sergio Urribarri.
Ernesto Sanz.
Juan Carlos Molina.
Esteban Bullrich.
Julián Domínguez.
Imagenes:Carolina Camps, Télam, Sergio Goya y Bernardino Avila.

Desde el oficialismo y la oposición, gobernadores, legisladores, ministros y dirigentes expresaron su apoyo al Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (Progresar), que otorgará una asignación mensual de 600 pesos a cada joven de entre 18 y 24 años –desempleado o con un salario inferior al mínimo– que decida completar sus estudios. Con contadas excepciones, como la del ministro de Educación macrista, Esteban Bullrich, la medida fue considerada promotora de la igualdad y de inclusión social.

- Agustín Rossi, ministro de Defensa: “No es dar 600 pesos y quedarnos tranquilos, sino el inicio de una tarea de inclusión. Como todas las medidas de estas características, como la Asignación Universal por Hijo, la universalización de la inclusión jubilatoria, también tienen un fuerte efecto en el consumo y eso tiene efecto directo en el crecimiento económico. Son anuncios importantes que, de alguna manera, están en el ADN del Gobierno, porque se amplían derechos y se generan nuevos. En este caso, destinados a una franja etaria que todos los cientistas sociales venían analizando como una de las franjas en las que el Estado debía comprometerse más”.

- Sergio Urribarri, gobernador de Entre Ríos: “Desde Perón y Evita no se ponían en marcha políticas de Estado como las que definieron Néstor y Cristina. Con el plan Progresar seguimos saldando deudas sociales que quedaron pendientes durante décadas. Este programa no es una dádiva. Es una oportunidad. Marcará un hito en la historia de las políticas sociales, como la AUH. Estamos consolidando un modelo social sin precedentes”.

- Hugo Yasky, titular de la Central de Trabajadores de la Argentina: “El programa es positivo porque apunta al sector que aún sufre las consecuencias de políticas neoliberales. Las cifras de desocupación en otros países, en el sector de la juventud, son peores que las nuestras, por eso esta iniciativa de que el Estado les dé a los jóvenes la posibilidad de ingresar al circuito educativo, a diferentes procesos de formación, es muy importante”.

- Daniel Arroyo, ex subsecretario de Desarrollo Social, integrante del Frente Renovador: “Es una buena iniciativa porque el principal problema de la Argentina es la inclusión de los jóvenes. Darles apoyo económico y ayudarlos a que terminen la escuela secundaria es una buena medida. El programa va en la dirección correcta, aunque habrá que agregarle otras acciones, como el derecho al primer empleo o una red de tutores que los acompañe”.

- Jorge Capitanich, jefe de Gabinete: “El programa Progresar es un proyecto de vida. Argentina es uno de los países de América latina con mejor distribución del ingreso, la más equitativa, con lo que el programa traerá una reducción significativa de la tendencia de desempleo de carácter juvenil”.

- Julio Cobos, diputado de la UCR: “Veo como positivo el reconocimiento de que hay un millón y medio de chicos que están fuera del sistema laboral y educativo. De todos modos, no vamos a pretender que ese millón y medio de chicos, porque les dan 600 pesos, de un día para el otro van a estar en las aulas. Es bastante complejo el tema, acá tenemos que ir al fondo de la cuestión”.

- Esteban Bullrich, ministro de Educación porteño: “En un país donde, como dice la Presidenta, hay pleno empleo, la política de subsidios para trabajar y estudiar no debería existir. Llama la atención que el problema afecte a quienes la Presidenta llama los hijos del neoliberalismo. Para ser más precisos, los llamados ‘ni-ni’ no son hijos sino nietos del neoliberalismo: son hijos del kirchnerismo”.

- Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados: “La Presidenta es la que mejor interpreta el problema de los jóvenes que no trabajan ni estudian, al que sólo se puede dar respuesta desde el Estado y desde el compromiso afectivo de la familia. Esto es una preocupación de la mayoría de los padres, que muchas veces no sabemos qué hacer con nuestros hijos”.

- Ernesto Sanz, titular de la UCR: “Es un problema grave de la Argentina que un millón y medio de chicos no estudien ni trabajen. Muchos de ellos tenían 8 años cuando el kirchnerismo llegó al poder, estaban arrancando la escuela. Ese millón y medio de chicos excluidos es una de las dimensiones del retroceso del kirchnerismo. Deben hacerse cargo de su responsabilidad. Si queremos que este programa sea útil y realmente eficaz, debe promover la cultura del esfuerzo y el trabajo”.

- Luis Beder Herrera, gobernador de La Rioja: “Es otra medida que habla a las claras de la firme política de inclusión que tiene el gobierno nacional y a la que hay que apoyar totalmente. Hay muchos jóvenes en nuestro país que no estudian porque no pueden o que tienen trabajo muy precarizado y el Estado no se puede de-sentender de ello. Es importante porque tiende a que todos esos jóvenes completen sus estudios y puedan insertarse en el ámbito del trabajo. La educación es básica para que los jóvenes puedan aspirar a un futuro digno”.

- Juan Carlos Molina, titular de la Sedronar: “El gobierno nacional no desconoce la realidad, sino que la enfrenta. Lo hablábamos con la Presidenta: la inclusión es un derecho, estudiar es un derecho y Progresar es un proyecto de vida. Es un plan de redistribución y seguramente va a molestar a los que tienen la mirada del neoliberalismo”.

- Florencia Saintout, decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP: “Nunca los académicos que integramos el campo de estudios de juventud vimos medidas tan dignificantes para la juventud como las que ahora se están tomando. Los jóvenes no son hijos del neoliberalismo, han sido sus víctimas”.

- Martín Ferré, ministro de De-sarrollo Social bonaerense: “Es un valioso instrumento para promover la integración de los jóvenes. Seguramente, tendrá un impacto similar al que tuvo la Asignación Universal por Hijo. Se trata de una medida que consolida la política de promoción de derechos que se inició en 2003 y que representa un respaldo fundamental para miles de jóvenes de todo el país que buscan crecer y desarrollarse”.

- Mariano Cascallares, presidente del Instituto de Previsión Social bonaerense: “Constituye un acto de justicia social que iguala derechos y le da un impulso al enorme potencial de nuestros jóvenes. Junto con la Asignación Universal por Hijo y la Asignación para las Madres Embarazadas que otorga la Anses, ahora se suma este nuevo derecho que viene a ampliar el piso de seguridad social en la Argentina”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.