EL PAíS › PUEDE QUE LA CAUSA NISMAN NO SEA TRAMITADA POR LA JUSTICIA FEDERAL

Un pase que está en veremos

La defensa de Diego Lagomarsino apelará esta semana la decisión de la Cámara del Crimen de enviar el expediente a Comodoro Py. Si su planteo es rechazado, recurrirá a la Cámara Nacional de Casación en lo Ciminal, que tendrá la última palabra.

 Por Raúl Kollmann

La causa Nisman no pasó a la Justicia federal y habrá que ver si finalmente pasa o no. La nueva Cámara Nacional de Casación en lo Criminal será la que seguramente decidirá si el expediente va a Comodoro Py o si queda en la instrucción ordinaria que está a cargo de la jueza Fabiana Palmaghini, con la participación de la fiscal Viviana Fein. En la semana que se inicia el lunes, la defensa de Diego Lagomarsino, ejercida por Gabriel Palmeiro, presentará el recurso ante la Casación lo que, tarde o temprano, llevará a que ese tribunal decida. La resolución no llevará mucho tiempo ya que la nueva Casación decide rápido, pese a que ni la Corte Suprema ni el Ministerio de Justicia la dotan del personal necesario.

Cuando parecía que estaba todo dicho y que la causa Nisman iba hacia los tribunales de Comodoro Py, sede de la justicia federal, el expediente afrontará todavía un episodio procesal con final incierto. Como es lógico, el recurso que firmará Palmeiro será tratado primero por la Cámara del Crimen, que ya ha dicho que el caso debe ser investigado por la Justicia federal. Lo más probable es que, entonces, ese recurso sea rechazado. Sin embargo, la defensa de Lagomarsino podrá recurrir en queja a la nueva Casación, un cuerpo al que se le tomó juramento el año pasado y que es la instancia superior en materia penal en la Capital Federal.

Todo indica que estas movidas procesales llevarán unos días, por lo que la nueva Casación recibirá el expediente en los primeros días de abril. Según se sabe, ese cuerpo tiene lo que se llama la sala de admisibilidad, integrada por tres jueces que resuelven en 48 horas si el recurso va a ser tratado o no. En abril esa sala estará integrada por Gustavo Bruzzone, Daniel Morin y Héctor Magariños. Si esos tres camaristas declaran inadmisible el recurso, el expediente quedará en forma definitiva en el fuero federal. Si, en cambio, los camaristas resuelven que el recurso es admisible, se sortea una de las salas de la nueva Casación para tratarlo. Según se dice, este último proceso es rápido. Se convoca a una audiencia a las partes y los magistrados toman la decisión en pocos días.

La Cámara del Crimen resolvió la semana pasada que el expediente Nisman pase a la Justicia federal. El camarista Mario Filosof argumentó que como Nisman era fiscal federal, así hubiera suicidio u homicidio, el expediente debía ser tratado en Comodoro Py. Además, Filosof sostuvo que la existencia de una custodia de Nisman demuestra que había un interés relacionado con la seguridad del Estado. Los otros dos magistrados, Marcelo Lucini y Rodolfo Pociello Argerich, emitieron un fallo asombroso en el que afirmaron que la hipótesis de que Nisman fue asesinado “es muy plausible”, por lo que consideraron que el caso debe ir a Comodoro Py porque se trataría del homicidio de un funcionario federal. Lucini y Pociello minimizaron las pruebas científicas, no explicaron cómo un supuesto homicida entró o salió del departamento y del baño y no fundamentaron su hipótesis en ninguna prueba directa. Los camaristas sí mencionan que la custodia tuvo un comportamiento extraño y que el día en que se encontró el cuerpo de Nisman hubo llamados no aclarados entre funcionarios de la Inteligencia; el fiscal Carlos Stornelli; el jefe de la Bonaerense, Hugo Matzkin; y el entonces titular del Ejército, César Milani. De forma indirecta, Pociello y Lucini le dieron peso a los testimonios del ex agente de inteligencia Horacio Stiuso, quien ostensiblemente cambió su declaración respecto de la que hizo un año atrás y la del también agente de inteligencia Carlos Moro Rodríguez, que ni siquiera estuvo en el país en la época de la muerte del fiscal. Los dos agentes afirmaron que a Nisman lo asesinaron, que detrás del homicidio estuvo Irán y Stiuso vinculó incluso al gobierno kirchnerista con el crimen, aunque no pudo aportar pruebas concretas de ninguna de sus afirmaciones.

Los casos de competencia no son muy propios de la Casación, que suele tratar expedientes que vienen con una sentencia definitiva. Sin embargo, la Cámara del Crimen se expidió bastante sobre el fondo al hablar de la hipótesis plausible de homicidio, lo que podría ser interpretado por los jueces como una base irreparable. La defensa de Lagomarsino seguramente va considerar que el fallo de la Cámara del Crimen constituye una aplicación errónea de la ley, que es arbitrario y viola garantías constitucionales. Habrá que ver si la nueva Cámara de Casación acepta o no estos argumentos. La querella que lideró siempre la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, que es jueza federal, bregó por el pase a su fuero, la Justicia federal, aunque quería que la resolución fuera aún más contundente: que los camaristas se pronunciaran categóricamente por la hipótesis del homicidio. En la misma línea actuó el abogado Pablo Lanusse, en representación de la madre de Nisman, Sandra Garfunkel. El fiscal Ricardo Sáenz hizo un copiado y pegado de los argumentos de la querella. Del otro lado, la defensa de Lagomarsino salió a responder los argumentos de la jueza Palmaghini quien, insólitamente, después de tener la causa en su juzgado 13 meses, sostuvo que alguien pudo haber entrado en la computadora de Nisman y que eso constituía un equivalente a la violación de correspondencia, un delito federal. También la Cámara del Crimen trató durante 2015 el caso Nisman y no consideró que el expediente debía ser tratado por la Justicia federal. Después del cambio de gobierno pareciera que el expediente dio un vuelco y se ha dicho, incluso, que se empezaba a apuntar contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La nueva Cámara Nacional de Casación en lo Criminal cumplió este mes un año de estar en funciones. El cuerpo fue creado hace ocho años pero no se ponía en funcionamiento. Empezó a actuar en marzo de 2015, luego de que se le tomara juramento a los diez jueces que la integran. Sin embargo, el reclamo desde entonces es que la Corte Suprema y el Ministerio de Justicia doten al tribunal de los empleados que necesita para resolver todos los recursos penales, no federales, del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Pese a la demanda, la nueva Casación funciona rápido y la resoluciones no tardan años como en otros tribunales.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La jueza Palmaghini podría quedar con la causa Nisman si así lo decide la Casación en lo Criminal.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.