EL PAíS › GREMIOS DE LA CGT Y LA CTA MARCHARON JUNTOS EL 24 DE MARZO Y CONSOLIDARON SU ACERCAMIENTO

La memoria como un paso hacia la unidad

“Los trabajadores somos la patria” fue la consigna que consensuaron medio centenar de sindicatos, que por primera vez se movilizaron bajo una misma bandera. Es el segundo paso después de la solicitada conjunta contra el acuerdo de pago a los fondos buitre.

“Esto es parte de una unidad que empezamos a sellar con el repudio a los buitres”, dijo Catalano, de ATE Capital.
Imagen: Joaquín Salguero.

“Ya lo veo/ ya lo veo/ los desaparecidos/ son nuestros compañeros”, cantaron al unísono los trabajadores del medio centenar de gremios que acompañaron el jueves a los organismos de derechos humanos rumbo a Plaza de Mayo durante el 40 aniversario del golpe cívico militar. Al frente de la columna, una bandera con los sellos de la CGT y la CTA de los Trabajadores, sostenida por dirigentes de ambas centrales, rezaba: “La patria somos los trabajadores”. La consigna fue consensuada tras varias reuniones entre delegados y referentes que nunca antes habían compartido un 24 de marzo como un solo cuerpo, pero que hace dos semanas se juntaron para firmar una solicitada en rechazo a la aprobación en la Cámara de Diputados del acuerdo con los fondos buitre, que interpretaron como un ataque a “a la producción y al trabajo”. “Ya lo vivimos. No estamos dispuestos a repetir la misma historia”, suscribieron porturarios, farmacéuticos, estatales, docentes, judiciales, trabajadores del subte y una veintena de seccionales de la UOM, entre muchos otros. “Lo que se vio en la calle el 24 de marzo fue parte de la construcción de una unidad a partir de un marco de acuerdo amplio y concreto, que empezamos a sellar con la solicitada en repudio al acuerdo buitre”, sintetizó Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital. La unidad, “de abajo hacia arriba”, como la describió el secretario de DD.HH. de la CGT, Carlos Barbeito, “comienza a manifestarse como una respuesta de los trabajadores contra el ajuste”.

La unidad estalló a partir de un fusible: los despidos masivos en el sector público y privado a partir del cambio de gobierno. “Vamos caminando hacia la unidad con acciones concretas. Nos encontramos en la resistencia a los despidos en Siderca con los compañeros de la UOM y en las marchas de ATE contra los despidos masivos, y dimos un paso concreto con la solicitada contra los buitres y la marcha del 24”, explicó la secretaria general de SITRAJU-CABA, Vanesa Siley.

El proceso no tiene, por ahora, pretensiones de unificar sellos ni mover la estantería dentro del panorama de las centrales obreras, divido formalmente en cinco (tres CGT y dos CTA). “Eso lo determinan los gremios más grandes”, afirmó Siley. Por ahora, precisó, “se están conformando espacios de intercambio, como los que dieron origen a la marcha en conjunto, con el objetivo de que no sean islas sino que sea espacios permanentes”.

Hugo Yasky, uno de los referentes que encabezó la columna el jueves, aspira a “forjar una unidad en el corto plazo” con la CTA autónoma que conduce Pablo Michelli y tanto con la CGT de Caló como con la CGT que dirige Hugo Moyano. “Más allá del grado de cercanía que puedan tener políticamente con el Gobierno, o de su posición respecto del gobierno anterior, hay dos urgencias que están golpeando la puerta de todos los sindicatos: el ajuste y el despido, que plantean un panorama mucho más negro que el que se preveía incluso dentro de las propias centrales”. Yasky sostiene que el ajuste “está haciendo modificar la mirada” de algunos sindicatos con menor predisposición a posiciones confrontativas, lo que abre la puerta a nuevos acuerdos.

El secretario general de la CTA de los Trabajadores ubicó a los gremios que marcharon el jueves dentro de un espacio común que “comparte la misma lectura de la realidad” y consideró que la marcha en conjunto consolidó esa lectura. Y puso de ejemplo las mesas de coordinación en Capital Federal y Santa Fe entre ambas centrales.

Para el secretario adjunto de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti, “la unidad se va a dar indefectiblemente, es cuestión de tiempo”. “Algunas organizaciones comprenderán la unidad más urgentemente ante el gobierno oligárquico que tenemos enfrente, como lo hicimos quienes firmamos la solicitada. Y otros tardarán más. Pero es inevitable, salvo excepciones que seguro habrá de aquellos que negocien con el gobierno oligárquico”, caracterizó Amichetti.

“Entre todas las conquistas populares contra las que apunta el Gobierno, la más importante es el acercamiento que tuvimos a la política, algo que era impensado antes del gobierno de Néstor”, reflexionó Catalano sobre la situación organizativa actual del sector. Como secretario general de ATE, Catalano fue parte de los dirigentes que encabezaron los primeros dos paros nacionales contra el Gobierno de Cambiemos, que intentaron frenar la ola de despidos en el Estado, que trepó a 30 mil. Para Catalano, de todas formas, lo peor está por venir: “Detrás de los despidos a los estatales hay miles de despidos en el sector privado, que de seguir las políticas actuales van a seguir profundizándose”, afirmó.

“El proyecto oligárquico siempre atacó la organización de los trabajadores. El golpe es la prueba mas feroz. Pero hoy también nos atacan: la apertura de las importaciones afecta la industria nacional y a largo plazo destruye el trabajo y debilita a las organizaciones”, describió Amichetti. De todas formas, para el referente de los gráficos, la resistencia a las políticas de ajuste parte de un piso diferente al que encararon los sindicatos durante la década del 90. “Hoy estamos en una situación distinta porque venimos de 12 años de crecimiento, en los que recuperamos poder adquisitivo”, señaló.

“Hay un piso también distinto de organización”, aporta Siley. “Ahora bien, no es garantía de nada, porque muchos tenemos que entrenarnos en la resistencia. En mi caso, tengo 31 años, jamás había recibido palos en la calle”.

Para Yasky, “hay un componente nuevo en el mundo sindical”, que plantea “un mandato muy fuerte para defender las conquistas de estos doce años”. “La presencia de la juventud en la marcha en su conjunto, no sólo en la columna sindical, habla de que tenemos una fortaleza de cara a las futuras luchas, de un compromiso con el país y de una renovación de la política”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.