EL PAíS › LA POLICIA DETUVO A DIECISEIS MILITANTES

Los Quebracho robaron cámara

Llamaron a todos los medios e insistieron, previendo la modorra del feriado optativo, en que “iba a haber quilombo”. Policías y movileros les creyeron y ayer la gente de Quebracho no defraudó. Junto a militantes del Movimiento Teresa Rodríguez y del PRT, enfilaron para el Obelisco. Allí, un cordón policial valló la avenida Diagonal Norte y Pasaje Carabelas y evitó que llegaran hasta la Casa de la Provincia de Neuquén. A metros, estaba la Casa de Salta, donde los docentes autoconvocados están en paro desde el 26 de febrero pasado. Pusieron las gomas sobre el asfalto y las incendiaron. La jornada de protesta por los incidentes en Neuquén prometía extenderse. Luego de que destrozaran un local del gobernador Jorge Sobisch, la policía detuvo a 16 personas, entre ellas el líder de la agrupación, Fernando Esteche.

Fuertemente custodiados, los militantes de Quebracho desconcentraron yendo por la 9 de Julio en dirección a la Avenida de Mayo, pintando sus consignas en las paredes aledañas. Los policías de la Federal creyeron que iban a Plaza de Mayo, pero los manifestantes cruzaron la avenida, llegaron a la esquina de Moreno y Lima y encontraron nada menos que un local partidario del propio Jorge Sobisch: el hombre que había inspirado el escrache. El lugar, a media cuadra del búnker de PRO, tiene unas gigantografías del candidato a presidente y gobernador de Neuquén.

Los militantes de Quebracho rompieron los vidrios de la planta baja del moderno edificio de tres pisos, encastrado en la esquina de Salta y Moreno. Entraron, y cuando recién empezaba la fogata llegó el camión hidrante, que cumplió la doble función de alejarlos del lugar y de apagar el incipiente incendio. Eran las 15.30.

Una hora después, la policía informaba la detención de siete integrantes de Quebracho en las inmediaciones del lugar, tras seguir las marcas de pintura que dejaron al huir. Los detenidos fueron derivados a la comisaría 4ª. Por la noche, en el destacamento aparecieron los agentes de GEO y montaron un cordón impresionante para trasladarlos a la Superintendencia de Investigaciones, en Madariaga y General Paz. Entre los detenidos faltaba el líder de la agrupación: Fernando Esteche. La policía fue hasta el local de Quebracho en San Cristóbal, donde la recibieron con piedras y ladrillos desde el techo para resistir un posible allanamiento. A Esteche lo encontraron a 10 cuadras de ahí. En ese momento, fuentes oficiales aclararon que la totalidad de los detenidos llegaba a 16, en tanto que un subcomisario y tres agentes terminaron heridos y con traumatismo de cráneo. La causa quedó radicada en el Juzgado Federal Nº4 del juez Ariel Lijo.

“Es una locura”, protestó el militante Leonardo del Grosso en el portón del local, mientras despedía con toda reverencia al sheik Abdala Madani. “Es la autoridad más importante de la Asociación Islámica argentina”, comentó. En la puerta esperaban integrantes de la Liga por los Derechos del Hombre y la Correpi. Se acercaron para hacer vigilia, mientras medio centenar de militantes iba en busca de sus compañeros marchando sobre dos carriles de la avenida San Juan. Llegaron a las 20.30 a la comisaría 4ª. Pese a la larga y agotadora jornada, y a la presencia inquietante del camión hidrante, los militantes de Quebracho cortaron la avenida Independencia. Los detenidos ya habían sido trasladados.

Informe: Emilio Ruchansky.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.