EL PAIS › FALLECIO EN ROSARIO EL CAMIONERO ABEL BEROIZ

Una muerte cerca de Moyano

Un estrecho colaborador del líder de la CGT murió baleado y apuñalado. En principio, los investigadores descartan la pista del robo: Beroiz tenía dinero, reloj y otras pertenencias.

Un cercano colaborador de Hugo Moyano, el tesorero de la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros, Abel Beroiz, murió ayer en un hospital de Rosario, después de sufrir graves heridas al ser atacado el lunes por dos jóvenes que lo balearon y apuñalaron. A raíz de la muerte de Beroiz, Moyano decidió suspender el acto que iba a realizar en el Estadio Obras, donde iba a sentar posición con respecto al pacto social que postula la futura presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

A los 70 años, Beroiz, secretario general del Sindicato de Camioneros de Venado Tuerto, había viajado a Rosario para negociar la compra de un sanatorio para la atención de los afiliados sindicales.

Según la policía, fue atacado por dos jóvenes en la mañana del lunes –alrededor de las 7–, cuando fue a retirar su auto, un Passat azul con vidrios polarizados, modelo ’97, estacionado en el subsuelo de las cocheras del Automóvil Club Argentino, en San Luis y cortada Barón de Mauá. “Este fue un hecho premeditado. Cuando abrió la puerta del auto lo sorprendieron y lo atacaron. Le aplicaron cinco puñaladas en el abdomen y tres disparos en el tórax”, explicó una fuente policial.

De acuerdo con el análisis de la escena, se estima que Beroiz se vio sorprendido e intentó resistirse. “Tomátelas, tomátelas. Fue lo que escuché, a los gritos, desde la vereda. Después sonaron los tiros y vi cómo dos tipos salían a toda carrera por San Juan hacia Sarmiento”, relató uno de los contados testigos que pasaban ocasionalmente por la cuadra. Beroiz quedó apoyado en el asiento de su auto, reclinado sobre el cemento de la calle interna, en medio de un enorme charco de sangre. Su hermana, Iliana, confirmó que recibió varios balazos y que además fue atacado con un cuchillo. “Fue un ataque brutal, estamos destrozados”, dijo.

En el lugar del crimen se encontró un cuchillo de importantes dimensiones que fue secuestrado por la policía. Los investigadores descartan en principio la pista del robo, ya que a Beroiz no le robaron nada de lo que llevaba: un reloj, dinero, tarjetas de crédito y un teléfono celular. Su hermana señaló: “No sé si fue un ataque dirigido para él. También vieron a unos muchachos que andaban por ahí. No podemos aventurar nada porque no tenemos otros datos”.

En el mismo sentido, el personal de la Brigada de Homicidios –que investiga el hecho por disposición del juez Osvaldo Barbero– halló una carpeta con una foto del dirigente asesinado, material que, presuntamente, pertenecería a los atacantes. Hasta ayer no había detenidos, pero sí trascendió que la policía había elaborado dos identikits.

“Luchó, se defendió. Estoy muy condolido –dijo el abogado de la CGT Héctor Recalde–, es una excelente persona, un hombre mayor, de 70 años, y se peleó con dos muchachos jóvenes, eso me mortifica más todavía, sobre todo porque yo tengo 69 años”, señaló el diputado kirchnerista, quien se manifestó “volcado a pensar” que se trató de “un robo”.

Compartir: 

Twitter
 

Por duelo, Moyano suspendió el acto que iba a realizar ayer en Obras Sanitarias.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.