EL PAíS

Cientos de rosas rojas para las Madres de la Plaza

A treinta años de los secuestros en la Santa Cruz se realizó un homenaje para los doce desaparecidos por el operativo que se llevó a cabo gracias a la infiltración de Alfredo Astiz.

La Iglesia de la Santa Cruz estaba en absoluto silencio. Llena de pañuelos blancos, familiares de desaparecidos, sobrevivientes y amigos que compartían el dolor de recordar, a treinta años de su secuestro, a las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet; a las Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor, Mary Ponce de Bianco, Esther Ballestrino de Careaga; y a los militantes Angela Auad, Patricia Oviedo, Raquel Bulit, Gabriel Horane, Remo Berardo, Julio Fondovilla y Horacio Ebert. Ayer, pasadas las seis de la tarde, comenzó con un documental la ceremonia para aquellas doce personas capturadas en un operativo de la marina, que aún reclaman justicia. Más tarde, en la calle, cientos de rosas se levantaron en alto al grito de los nombres de decenas de desaparecidos.

El primer ministro francés Fran-çois Fillon, acompañado del canciller Jorge Taiana, participó de la conmemoración de las religiosas en una misa oficiada por Marc Stenger, presidente del comité episcopal Francia-América latina.

La ceremonia estuvo teñida de una emoción constante. Aquel 8 de diciembre de 1977 fue recordado, a través de los testimonios de familiares, sobrevivientes, testigos e integrantes de la Iglesia de la Santa Cruz. Al anochecer de ese día, cuando las Madres terminaban una de sus rondas que realizaban en reclamo de conocer el paradero de sus hijos, fueron a buscar un dinero que juntaban para publicar una solicitada en la prensa. En un operativo encabezado por el represor Alfredo Astiz –que se había infiltrado en el grupo–, fueron secuestradas Mary Ponce, Esther Careaga y la religiosa Alice Domon, al igual que los militantes de derechos humanos que también participaban del grupo que se juntaba en la iglesia. Dos días más tarde se logró publicar la solicitada con más de 2500 firmas mientras que los militares secuestraron a Villaflor y a Léonie Duquet.

Uno de los testimonios más conmovedores fue el de María del Rosario Cerruti quien relató como Es-ther Careaga “volvió a la muerte”, luego de llevar a su hija, Ana María al exilio. Ella había sido secuestrada a sus 16 años y liberada a los pocos meses. Al finalizar el documental, el párroco Carlos Saracini, que llevó a cabo la ceremonia, pidió hacer un momento de silencio que solo fue interrumpido por Ana María, que abrazó llorando a una de las Madres.

“La impotencia que implicaba estar adentro y saber que esto iba a pasar, que los iban a secuestrar, que los iban a desaparecer, que los iban a torturar, que iban a ser arrojados al mar”, contó a este diario Graciela Daleo, sobreviviente de la Escuela de Mecánica de la Armada, lugar donde fueron llevados los secuestrados y en la mayoría de los casos, luego tirados al mar en los “vuelos de la muerte”.

Al finalizar la proyección, cada uno fue saliendo con una rosa roja hacia la esquina de Estados Unidos y Urquiza, donde se improvisó sobre textos del Juan Gelman, canciones de Liliana Vitale y se reclamó por la condena para todos los genocidas y la aparición con vida de Jorge Julio López. Evelyn Lamartine, la madre superiora de las dos monjas francesas, Léonie Duquet y Alice Domon, presenció la misa y contempló las placas ubicadas en el jardín de la iglesia. A unos metros, una nena jugaba con la piedritas al lado de las inscripciones de las cuatro desaparecidas identificadas en el 2005 por el Equipo Argentino de Antropología Forence.

De la misa posterior participaron además de Fillon y Taiana, el secretario y el subsecretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde y Rodolfo Mattarollo, el fiscal de la causa ESMA, Eduardo Taiano, el embajador argentino en España, Carlos Bettini, el músico Miguel Angel Estrella, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el abogado Horacio Méndez Carrera, que representó al gobierno francés en la causa judicial por la desaparición de las religiosas.

Informe: Sebastián Abrevaya.

Compartir: 

Twitter
 

El 8 de Diciembre de 1977 fue recordado por familiares y sobrevivientes.
Estuvieron el primer ministro francés François Fillon y el canciller Taiana.
Imagen: Gustavo Mujica
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.