EL PAIS › RENUNCIO EL VICECANCILLER GARCIA MORITAN Y DECIDEN SU REEMPLAZO

Una Cancillería con vacantes

Luego de la renuncia del director de Ceremonial por el escándalo de los autos, también dimitió el vicecanciller. Esgrimió motivos de salud y personales. Y aseguró que no tenía nada que ver con ninguno de los negociados que se vienen conociendo.

El vicecanciller Roberto García Moritán renunció a su cargo, y ayer entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el canciller Jorge Taiana decidían el nombre de su reemplazante. Dado que García Moritán presentó su dimisión el mismo día que lo hizo el director de Ceremonial, Marcelo Pujó, se dio por sentado que era un coletazo del affaire de los autos truchos. En la Cancillería lo negaban. Entre las razones de la dimisión, sostenían, se mezclaban motivos de salud y personales que tal vez lo llevaron a cometer algunos errores políticos que en los últimos tiempos provocaron enojos en la Casa Rosada.

Oficialmente hasta anoche la renuncia de García Moritán seguía “en trámite”. La salida del vicecanciller era algo que corría como rumor desde el cambio de gobierno, sin embargo luego fue confirmado en su cargo. Bobby –como se lo conoce en el mundillo diplomático– García Moritán ya había cumplido los 60 años, por lo que tenía edad para pedir su retiro. Funcionario de carrera, había escalado posiciones con Menem y luego fue ratificado por Duhalde y por Kirchner. Llegó a vicecanciller con el ascenso de Taiana como ministro, a fines de 2005. Curiosamente, por entonces actuaba como representante argentino ante la CARU, la comisión bilateral que controla lo que sucede en el río Uruguay que era muy cuestionada por los asambleístas de Gualeguaychú.

Taiana mantenía una buena relación con García Moritán, un hombre de “la Casa”, como se denomina en la jerga a los funcionarios de la línea diplomática, que muchas veces no suelen comulgar con lo que les marcan sus colegas que vienen del mundo político. Pero desde hacía unos meses que el vicecanciller arrastraba problemas de salud que se le mezclaron con algunas complicadas cuestiones personales. El cóctel de inconvenientes, explicaban en el Palacio San Martín, lo hizo delegar algunas funciones en hombres de la Casa cuyo desempeño no fue precisamente brillante.

A ellos adjudicaban, por ejemplo, la organización de la visita del dictador de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Presentada como una buena oportunidad para hacer negocios como un país africano rico en hidrocarburos, el viaje fue cuestionado por organismos de derechos humanos. Cristina Kirchner se vio obligada a recordarle en un acto en la Casa de Gobierno lo que había dictaminado la ONU sobre su gobierno. Obiang se fue del país furioso.

El traspié fue un trago amargo para la Presidenta, que busca que la defensa de los derechos humanos sea su carta de presentación ante la comunidad internacional. Hubo recriminaciones en la Cancillería y García Moritán ligó un tirón de orejas.

Por cierto, funcionarios de línea son también los protagonistas de los recurrentes escándalos que hoy son noticia en el Palacio San Martín. Tanto en los casos de los autos ingresados con franquicia diplomática, como los denunciados por los visados a ciudadanos chinos, como en los casos de venta irregular de pasajes los que están en el ojo de la tormenta son hombres de la Casa cuyo referente más visible es García Moritán.

Sin embargo, en la Cancillería se apresuraban a negar que los escándalos recientes tuvieran que ver en la dimisión, aunque la coincidencia de días hiciera poco creíble el argumento. Según esta versión, el martes Taiana no quiso tomarle la renuncia a García Moritán justamente porque unas horas antes el director de Ceremonial, Marcelo Pujó, había presentado su dimisión porque había sido llamado a indagatoria. “¿Vos estás loco?”, dicen que le dijo Taiana a García Moritán por forzar la coincidencia. Pero luego el propio Bobby se habría encargado de difundir la novedad, cuestión de que no fuera posible una marcha atrás. Hasta anoche, Cancillería mantenía en reserva el nombre del reemplazante.

Compartir: 

Twitter
 

Diplomático de carrera, Roberto García Moritán llegó a vicecanciller a fines de 2005.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.