EL PAíS

Muy muy machos

Por H. V.

La Comisión bicameral de fiscalización de los organismos de inteligencia despertó y decidió interiorizarse de lo que ocurría con la inteligencia naval. Su mandato es comprobar que el funcionamiento de los organismos creados por la ley de inteligencia “se ajuste estrictamente a las normas constitucionales, legales y reglamentarias vigentes” y al Pacto de San José de Costa Rica. Para ello tiene la obligación de verificar “la estricta observancia y respeto de las garantías individuales consagradas en la Constitución Nacional”. Posee “amplias facultades para controlar e investigar de oficio” y “para la realización de las investigaciones que fueran pertinentes en los órganos y organismos” del Sistema de Inteligencia Nacional. Le hubiera bastado con trasponer la puerta de la casita de Trelew donde se guardaban los archivos secuestrados por el juez Pfleger para constatar que allí se violaban las taxativas prohibiciones de las leyes de Defensa, de Seguridad y de Inteligencia. El fichero titulado “Factores Chubut” contenía carpetas identificadas como Religión, Gremios, Indigenismo o Judicial y abundante información sobre organizaciones sociales y políticas, un organigrama completo del gobierno de Mario Das Neves y fichas ideológicas de sus integrantes. La Comisión nunca visitó el lugar. Sin embargo a mediados de esta semana convocó a funcionarios del ministerio de Defensa. La Comisión es uno de los refugios del duhaldismoresidual barrido en los comicios de octubre pasado y que la condujo durante años. Dos de sus integrantes, los diputados por San Nicolás José María Díaz Bancalari y por la estación Avellaneda, Oscar Rodríguez, intentaron mostrarse como los más machos. Díaz Bancalari bramó que debía pasar a retiro toda la cúpula naval, con el almirante Godoy a la cabeza. Según un legislador oficialista de la Comisión, los funcionarios le respondieron delicadamente que ésas eran facultades del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Rodríguez en cambio protestó y exigió explicaciones sobre el tema que más lo desvela: ¿por qué el denunciante recurrió al CELS? La respuesta es fácil y apropiada para estos días de memoria: por algo habrá sido.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.