SOCIEDAD › UN PANEL CONVOCADO POR CARTA ABIERTA, QUE INCLUYO A CARMEN ARGIBAY, RECLAMO DESPENALIZAR EL ABORTO

“Tendría que estar al alcance de todas”

El grupo de especialistas sumó argumentos en favor de la despenalización del aborto y pidió a los legisladores que abran la discusión en el Congreso. Hubo un reconocimiento al juez Lozada, de Bariloche, presente entre el público.

En el centro, Carmen Argibay. A sus lados, la periodista Mariana Carbajal y el filósofo Ricardo Forster.Imagen: Guadalupe Lombardo.

El aborto “tendría que estar al alcance de todas (las mujeres que lo requieran) y gratuitamente”, afirmó la jueza Carmen Argibay, integrante de la Corte Suprema de Justicia. Argibay volvió a referirse al problema del aborto en la Argentina, como parte de un panel convocado por el Espacio Carta Abierta, en el que hubo un claro respaldo a su despenalización y legalización, y un fuerte reclamo a los legisladores para que inicien la discusión en el Congreso, en línea con el pronunciamiento del Consejo Superior de la UBA. Entre el público estuvo el juez de Bariloche, Martín Lozada, sobre quien pende una amenaza de jury promovida por sectores conservadores por su aval a un aborto no punible. Lozada recibió una ovación de las más de doscientas personas que colmaron la Sala de Representantes de la Manzana de las Luces. Argibay aprovechó el momento para expresarle su apoyo. “Está perfectamente hecho lo que hizo Lozada. Si me necesita como defensora, voy”, le ofreció.

La ministra de la Corte estuvo acompañada en la mesa por el filósofo Ricardo Forster, de Carta Abierta; Claudio Morgado, titular del Inadi; el médico tocoginecólogo Mario Sebastiani, ex presidente del Comité de Bioética del Hospital Italiano; la periodista de Página/12, Mariana Carbajal, y Yamila Balbuena, de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Coordinó el panel la socióloga Cecilia Lipszyc, de la Comisión de Mujeres de Carta Abierta, promotora de la actividad. “Este es un momento muy importante en la Argentina, de ampliación de la democracia, y éste es un tema ineludible para ampliar la democracia en el país”, consideró Lipszyc. Los expositores coincidieron. Abundaron los argumentos jurídicos, legales y de derechos humanos para apoyar los proyectos que plantean despenalizar y legalizar el aborto dentro del primer trimestre de gestación, presentados este año en la Cámara de Diputados. Uno de ellos, consensuado en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, ya cuenta con cerca de 50 firmas de legisladoras y legisladores del oficialismo y la oposición. “En la Argentina, en América latina, vienen pasando cosas muy significativas que vuelven a abrir la posibilidad de construir puentes entre esas demandas justas que tienen que ver con la libre decisión de los cuerpos de cada uno, y que también se estrechan con una idea emancipadora”, opinó Forster. Avanzar con la despenalización y legalización del aborto significará una “ampliación fundamental de derecho a la igualdad”, apuntó el filósofo. Se repasaron las cifras del aborto: alrededor de 500 mil al año, que generan, –precisó Carbajal– que cada hora siete mujeres lleguen a un hospital público para ser atendidas por sus consecuencias en algún punto del país. Pero la criminalización, se coincidió en la mesa, afecta fundamentalmente a las mujeres de los sectores más vulnerables. “Las que pueden pagar, tienen un aborto, clandestino, pero seguro; las que no, ponen en riesgo su cuerpo y su vida”, destacó Carbajal. Y recordó con nombre y apellido las historias de varias jóvenes pobres que fallecieron a lo largo de 2009 por abortos inseguros. “El derecho al aborto es un tema de salud, de justicia social y claramente de derechos humanos”, apuntó Balbuena, y agregó que ningún gobierno desde el retorno de la democracia hasta hoy “ha tomado en cuenta la injusticia social que implica la ilegalidad del aborto”. “Una política pública que se jacte de equitativa debe contemplar el derecho al aborto por definición”, consideró.

El aborto, indicó Morgado, es “una decisión que tiene que ver con la libertad de conciencia, con la autodeterminación moral, la autonomía y la idea de persona de la mujer”. Argibay evaluó que hasta ahora no se ha discutido seriamente el tema desde el punto de vista jurídico. Y salió al cruce de los sectores conservadores que asimilan el aborto con un asesinato. “¿Cuándo se es persona para el Derecho? La ley dice que una persona es un ser capaz de adquirir derechos y obligaciones. Un feto puede adquirir derecho si nace vivo y es viable, pero no puede adquirir obligaciones. Todavía no hay persona. Es parte de la mujer y somos las mujeres las que tenemos que decidir sobre nuestro cuerpo”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared